Servicios en comunicación Intercultural

Doblemente víctimas: niñas awajún sufren violaciones y no hallan justicia

Los jóvenes que manejan la lengua, a falta de profesores bilingües, asumen los cargos / FOTO: Renato Pajuelo

Solo en Condorcanqui, de acuerdo a La República, entre el 2012 y el 2017 se abrieron más de cien procesos por violencia sexual, 80 corresponden a los últimos dos años.

Servindi, 4 de abril, 2018.- Las niñas de las comunidades awajún de la provincia de Condorcanqui en el departamento de Amazonas, la mayoría de ellas menores de 15 años y en edad escolar, sufren violaciones sexuales por parte de sus propios profesores; sin embargo, no alcanzan justicia.

Solo en Condorcanqui, de acuerdo a un reportaje del diario La República, entre el 2012 y el 2017 se abrieron más de cien procesos por violencia sexual, 80 corresponden a los últimos dos años, cometidos por profesores y administrativos contra las menores de edad.

Durante el proceso solo se destituyó a diez docentes y la cifra es aún más alarmante cuando se descubre que Condorcanqui es la provincia que registra uno de los más altos índices de violencia sexual en las escuelas de todo el país.

En la provincia de Condorcanqui, 15 de cada 100 nacimientos son de madres adolescentes, el triple del promedio nacional / Gráfico: La República

Además, en dicha provincia amazónica, 15 de cada 100 nacimientos son de madres adolescentes, el triple del promedio nacional; mientras la mitad de casos de VIH se reporta en adolescentes de entre 15 y 19 años.

El obstáculo que enfrentan las víctimas y sus familiares en su derecho de alcanzar justicia es la ausencia de los operadores de justicia ordinaria como la Policía o la Fiscalía, ya que por falta de movilidad para trasladarse a través de los ríos no pueden ingresar a las zonas.

La investigación también señala que el promedio de edad de los profesores que ingresan a enseñar en las comunidades awajún es de 26 años y de ellos,  más de la mitad no tiene título profesional y tampoco son egresados de la carrera de educación. Se trata de jóvenes que manejan la lengua y a falta de profesores bilingües, asumen los cargos.

Una vez que se inician los procesos administrativos, si bien los profesores involucrados abandonan las aulas, siguen laborando en la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) o en alguna oficina afín y no pierden su salario.

Además, otro de los problemas es que los casos pueden prescribir en un año, tal como reportó la Defensoría del Pueblo que logró identificar que el 73 por ciento de los procesos administrativos por violencia sexual reportados en los últimos cinco años ya prescribieron.

El reportaje de La República recoge el testimonio la madre de una adolescente que fue violentada sexualmente a los 15 años por el profesor Luis Etsam Chigkim Catip quien, además la golpeó y la hizo abortar.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Como pueblo originario que es Awajún, que fortalezca su poder de jusiticia y aplique como le corresponde a los pueblos originarios.

Añadir nuevo comentario