Servicios en comunicación Intercultural

Debatirán impactos atroces de la pandemia y participación indígena

Servindi, 2 de octubre, 2020.- “El derecho a la participación de los pueblos indígenas y los impactos de la pandemia” es el nombre del conversatorio virtual que organiza la Confederación Nacional Agraria (CNA) para el sábado 3 de octubre a partir de las 4 p. m.

Tiene el objetivo de “visibilizar la importancia de la participación política y representación de los pueblos indígenas para el ejercicio de la ciudadanía indígena y la implementación de políticas interculturales”.

Como lo advierte la nota de convocatoria, los impactos de la pandemia son atroces en el Perú en salud, educación y en especial evidencia la ausencia de políticas agrarias y de agricultura familiar.

Los servicios de salud abandonados colapsaron, mientras que otros fueron privatizados; la población escolar de las comunidades y hogares pobres, no acceden a la educación virtual.

A ello se agrega la inexistencia de datos y registros diferenciados por pueblos indígenas y diversidad cultural.

Las familias agrarias perdieron sus cosechas no sólo por el impacto de la pandemia sino por las medidas de la emergencia sanitaria formuladas desde una visión urbana, sin la participación de los pueblos indígenas.

En este macabro escenario se hace más urgente fortalecer el ejercicio del derecho a la participación y representación de los pueblos indígenas en el Congreso y en las diferentes instancias del Estado.

El conversatorio virtual se realizará vía la plataforma zoom, pero también a través de las redes sociales institucionales de la CNA que cumple su 46 aniversario.

Para mayor información o requerir el acceso a zoom los interesados pueden dirigirse al correo: [email protected]

indicando nombre completo, medio / organización / institución.

Enlance del evento: https://fb.me/e/1SSxT4nLa?ti=wa

 

Historia de la CNA

La Confederación Nacional Agraria (CNA) nace en el contexto de la Reforma Agraria realizada por el entonces presidente Juan Velasco Alvarado. Así pues, la CNA se fundó el 3 de octubre de 1974 en el Congreso de la República. La misión de esta nueva organización era agremiar a los hombres y mujeres indígenas que trabajaban en el campo para que participen activamente en la política agraria nacional.

Posteriormente, en el gobierno de Morales Bermúdez se desmontan las reformas de Velasco. Frente a ello el pueblo se movilizó y organizó paros nacionales en 1977 y 1979; en estas protestas la CNA participó activamente. En respuesta, el General Morales Bermúdez despojó a este gremio agrario de sus locales y persiguió a sus dirigentes. Las bases salieron en defensa de la CNA y, con la finalidad de reconstruirla se reunieron en su II Congreso en octubre de 1979.

Ya en la década de los años ochenta, la CNA centró su gestión en la defensa de la Reforma Agraria. En 1981 convocó a una movilización campesina y al siguiente año, realizó el Primer Paro Nacional Agrario con el objetivo de exigir la renuncia del gabinete ministerial y lograr un cambio de la política agraria; estas cuestiones se lograron.

Aunado a ello, el surgimiento de los grupos subversivos trajo consigo años dolorosos de violencia para los dirigentes de la CNA porque sufrieron la persecución del gobierno y las acciones sanguinarias de Sendero Luminoso. De este tiempo datan muertes de nombres ilustres como: Jesús Oropeza, dirigente de la CNA, Toribia Flores de Cutida de Cusco, Juan Taipe de Huancavelica, Juan Alvarado de Huarmey y Juan Matell de Chillón.

En la década de los años noventa, la dictadura implantada por Alberto Fujimori llevó a cabo una serie de disposiciones legales con el fin de quebrar y liquidar a la organización y sus bases. Así surgieron leyes como la titulación individual de las tierras de las comunidades campesinas de la costa y de la sierra; la ley de tierras; la ley de privatización del agua, entre otras.

Después de todos estos años, los principios que guían el trabajo de la CNA siguen siendo la lucha por una sociedad democrática, equitativa y solidaria que reconozca y respete al campesino peruano y las comunidades indígenas a las que pertenecen; que respete los derechos y la dignidad de la persona; y que fortalezca actitudes humanas ante un mundo que se deshumaniza cada vez más.

Fuente: CNA

 

Te puede interesar:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario