Servicios en comunicación Intercultural

Cerca de 2300 millones de personas carecen de saneamiento básico

Foto: Ecoticias

Servindi, 2 de octubre, 2018.- “En el mundo hay 2300 millones de personas que carecen de saneamiento básico, la mitad de las cuales se ven obligadas a defecar al aire libre”, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante la presentación de las primeras directrices mundiales sobre saneamiento y salud.

Además, estas personas se encuentran dentro de los 4500 millones que no cuentan con “acceso a servicios de saneamiento gestionados de forma segura, es decir, a una letrina conectada a una alcantarilla, pozo o fosa séptica que trate los desechos humanos”.

En este sentido, la OMS refirió que si los países adoptan las nuevas directrices, podrán reducir de manera significativa las 829 mil muertes anuales por diarrea producidas por las deficiencias del suministro de agua, saneamiento e higiene.

“La OMS estima que por cada US$ 1 invertido en saneamiento se obtendrá un rendimiento casi seis veces mayor, gracias a la reducción de los costos sanitarios, el aumento de la productividad y la reducción de las muertes prematuras”, sostiene la organización.

Por su parte, Soumya Swaminathan, directora general adjunta de la OMS para Programas, sostuvo que sin un acceso adecuado, millones de personas son privadas de la dignidad, seguridad y comodidad que supone de disponer de una letrina decente.

«El saneamiento es fundamental para la salud y el desarrollo humano y es una de las bases de la misión de la OMS y los ministerios de salud de todo el mundo. Las Directrices de la OMS sobre saneamiento y salud son esenciales para garantizar la salud y el bienestar para todos, en todas partes», declaró Swaminathan.

A su turno, Maria Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Ambientales y Sociales de la Salud de la OMS, sostuvo que el saneamiento deficiente contribuye a la transmisión de enfermedades tropicales como las helmintiasis intestinales, la esquistosomiasis o el tracoma.

“La transmisión de una gran cantidad de enfermedades, como el cólera, la diarrea, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis, está relacionada con el agua sucia y las aguas residuales tratadas de forma inadecuada”, afirmó Neira.

Nuevas directrices

De acuerdo con la OMS, las nuevas directrices recomiendan cuatro acciones principales. Entre ellas se detalla que las intervenciones de saneamiento deben “garantizar que comunidades enteras tengan acceso a letrinas que contengan las excretas de manera segura”.

Asimismo, señala que el saneamiento debe integrarse en la planificación y la prestación de servicios regulares de los gobiernos locales para evitar los costos más altos relacionados con el reacondicionamiento del saneamiento para garantizar la sostenibilidad.

“El sector de la salud debería invertir más y desempeñar una función coordinadora en la planificación del saneamiento para proteger la salud pública”, sostiene otra de las directrices.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario