Servicios en comunicación Intercultural

Día de los Humedales: desmitificando el concepto de «tierra baldía»

Humedales en Junín, Perú. Foto: Eco-Index

 

- Los humedales corren peligro como nunca antes, debido, principalmente, a los cambios en los usos del suelo para fines agrícolas, ganaderos o bien para el crecimiento de las ciudades o su infraestructura.

Servindi, 2 de febrero, 2016.- No todos lo saben pero los humedales limpian y depuran el agua, filtrando productos químicos y residuos peligrosos. También alimentan a casi la mitad de la humanidad, a través de los cultivos de arroz ubicados sobre áreas considerados como tal.   

Hoy es el Día Mundial de los Humedales y por ello compartimos algunas importantes ideas planteadas en el artículo "Día Mundial de los Humedales: desmitificando el concepto de «tierra baldía»", que acaba de publicar el diario español ABC en su página web. 

Es tal el poder de los humedales en la purificación del agua, que su capacidad en algunas regiones del mundo es solo comparable a lo que es capaz de hacer una costosa planta de tratamiento.

La Convención Ramsar -acuerdo intergubernamental sobre el uso racional de los humedales- menciona el caso del pantano de Nakivubo (Kampala, Uganda). El artículo señala que este pantano filtra aguas residuales y efluentes industriales de forma gratuita; mientras que cualquier planta de tratamiento necesitaría invertir dos millones de dólares anuales para obtener el mismo resultado.

Por eso, señala la nota, no cabe lugar a decir que los humedales son "tierra baldía". 

No obstante, pese a su enorme función y a la gran biodiversidad que acogen, los humedales corren peligro como nunca antes, debido, principalmente, a los cambios en los usos del suelo para fines agrícolas, ganaderos o bien para el crecimiento de las ciudades o su infraestructura.

Puede acceder al artículo publicado en ABC haciendo clic en el siguiente enlace:

http://www.abc.es/natural/20150202/abci-mundial-humedales-201502021024.html

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario