Servicios en comunicación Intercultural

Castillo en Satipo: la agenda indígena

El presidente junto a ministros en el evento con comunidades nativas. Foto: Andina

Representantes de comunidades expresaron al gobierno las principales demandas de la población indígena de Satipo. A continuación, algunos de los puntos tratados.

Servindi, 1 de setiembre, 2021.- Ante el friaje que golpea a Satipo, el presidente Pedro Castillo visitó la zona para participar en entrega de viviendas bioclimáticas en el centro poblado de Gloriabamba, en la región Junín.

Como parte de las actividades, el mandatario asistió a un encuentro con comunidades ashaninkas y nomatsiguengas de la zona, donde junto a ministros, recogió las principales demandas de la población indígena.

En diálogo con el gobierno, los pueblos indígenas manifestaron su preocupación ante la tala indiscriminada y el deficiente sistema de salud. A su vez, pidieron un verdadero reconocimiento de sus culturas por parte del Estado.

En la siguiente nota, desarrollamos algunos puntos que las comunidades de Satipo buscan priorizar.

Encuentro con el gobierno

El último martes 31 de agosto, el presidente participó en el ‘Primer Encuentro con las Comunidades Nativas Nomatsiguengas y Asháninkas’ en Satipo, a donde acudió acompañado de los ministros de Cultura, del Interior, de Defensa y Vivienda.

En el evento, Fredy Gerónimo Chumpate, presidente de la Unión Asháninka y Nomatsiguenga del Valle de Pangoa (Kanuja), le expresó su saludo y apoyo en representación de las comunidades.

Resaltando el olvido general frente de la población indígena, el dirigente le solicitó la implementación de una mesa de trabajo para plantear las principales necesidades de las comunidades de la zona.

Asimismo, señaló la importancia de implementar espacios educativos adecuados y de reforzar campañas de información sobre la vacunación con personal que conozca el idioma y la cultura de las comunidades.

Por su parte, el presidente Castillo llamó a fortalecer la organización de la población para apoyar y fiscalizar las obras y programas que se promuevan.

En su alocución frente a las comitivas de cientos de comunidades, Castillo hizo especial énfasis en la conexión y comunicación de los pueblos. Por ello, anunció que la prioridad será la construcción de una carretera central.

Finalmente, reiteró la disposición del gobierno para atender a las necesidades de las comunidades de la Selva Central.
 

Primeros acercamientos

Servindi se comunicó con representantes de las comunidades que estuvieron en el encuentro y recogió algunas de las principales demandas que le hicieron llegar al presidente y su equipo de gobierno.

Como manifestaron, en el evento se generó un impase con el personal militar por la imposición del protocolo en la recepción y resguardo, que no dejó espacio para un diálogo fluido con el Presidente.

No obstante, días previos, el ministro de Cultura, Ciro Gálvez, entabló una extensa reunión con representantes indígenas en el “I Encuentro de Líderes y autoridades Comunales Indígenas del VRAEM con el Estado Peruano”.

Ante el ministro Gálvez se expusieron las problemáticas de salud, agricultura y medioambiente, así como la necesaria revaloración cultural. Dentro de ello, se propuso tener a representantes de cada pueblo en el Ministerio de Cultura.

En la misma línea, se resaltó la necesidad de contratar a profesionales indígenas del lugar para atender los problemas de cada comunidad, en vez de recurrir a personal de Lima o de Huancayo.

De igual forma, se propuso el desarrollo de una justicia indígena, que permita resolver los problemas de los pueblos de manera adecuada y sin mayores retrasos.

Problemas de fondo

Actualmente, los casos de violaciones de menores y de trata de personas están incrementando. Ante estos problemas, las comunidades no cuentan con respuesta rápida por parte de las autoridades judiciales.

Para estos casos, el principal apoyo que reciben las comunidades de la zona viene de parte del Centro de Emergencia Mujer Flora Tristán.

Por otro lado, la deficiente atención sanitaria en Satipo ha sido uno de los principales reclamos de la población. Como sostiene la población, la mayoría del personal de salud está en su Servicio Rural y Urbano Marginal de Salud (SERUM).

Además, varios puestos de salud se encuentran sin el debido equipamiento.

La escasa experiencia del personal genera incomodidad en la población. Incluso, se han registrado desencuentros por el manejo de la pandemia y el trato desigual a miembros de pueblos indígenas.

Durante la pandemia, se registraron casos de personal de salud que prohibía el uso de plantas tradicionales como complemento al tratamiento de los pacientes con Covid-19.

En medio de estos casos de trato hostil, en la población predomina una desconfianza ante el cuerpo médico, así como una preferencia por el tratamiento en casa.

En ese contexto, donde ciertas campañas de desinformación también han tenido un fuerte alcance, las jornadas de vacunación que se han realizado han registrado un bajo número de afluencia.

Frente a esta situación, se evidencia la necesidad de reforzar las campañas de información sobre la vacunación desde la mirada de las mismas comunidades.

“Yo no sé si me vacunaré. De repente con el tiempo lo haré, porque hay muchas incógnitas que debemos de saber. Ahora no hay una buena información”, señala un poblador a Servindi.

Creciente deforestación

En Satipo, las comunidades ven cómo el caudal del río, que es la principal fuente de agua en la zona, va disminuyendo progresivamente, “hasta el punto de parecer un camino”.

El inusual friaje que viene afrontando la región, que paralelamente atraviesa una alarmante deforestación en los últimos meses son aspectos que igualmente precupan a la población.

La situación de la tala ilegal es una de las principales problemáticas que enfrenta Satipo. Como denuncian los pobladores, empresas madereras arrasan con extensas áreas y no cumplen con su deber de reforestar.

Similar situación es la que se produce por el monocultivo destinado al kión y la piña. El uso exhaustivo de los suelos y el empleo de químicos impide posteriores cultivos en la tierra.

Si bien los principales responsables de estas actividades son empresas, desde las comunidades de Satipo también señalan problemas con las concesiones y fiscalización de parte de autoridades estatales y municipales.

El problema, como indican, es a nivel provincial. Desde las comunidades, pueden ver a diario como se llevan cargas de madera.

Como denuncian, muchas de estas actividades se dan alrededor de las comunidades. Sin embargo, se dan casos de alquiler de tierra, donde les pagan a comuneros para ceder su terreno.

“Como dicen: ‘les dan el sencillo y ya’; pero no piensan en cuánto tiempo va a recuperar eso”, señala una dirigente.

Estos problemas generan molestias al interior de las comunidades. Además del miedo ante represalias de algunas empresas. Por esa razón, al momento de declarar sobre estos temas, prefieren que sus identidades se mantengan en reserva.

Tras la llegada del presidente a la zona, la población mantiene la esperanza en que este gobierno atienda a la agenda indígena.

 

Te puede interesar:

Revelan violento impacto de deforestación en tierras indígenas


Ilustración: Kipu Visual/Mongabay Latam

Servindi, 12 de julio, 2021.- Desde marzo de 2020 hasta la fecha, 724 557 alertas de deforestación han sido detectadas en espacios protegidos de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, revela un informe de Mongabay Latam. Seguir leyendo...                                      

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario