Servicios en comunicación Intercultural

Myanmar: Golpe militar suma 18 muertos en protestas

Traslado de un hombre herido después de la que la policía reprimiera a los manifestantes en una protesta en Mandalay (Myanmar), este domingo. Foto: KAUNG ZAW HEIN / EFE

Muerte de manifestantes que exigían la restitución de la democracia en el país asiático debe llevar a la comunidad internacional a ejercer una rotunda presión para sacar a militares del poder.

Servindi, 1 de marzo, 2021.- A casi un mes del golpe de Estado perpetrado por los militares en Myanmar, una jornada violenta vuelve a poner la atención del mundo sobre este país.

Al menos 18 personas murieron y otras 30 resultaron heridas en las manifestaciones registradas el domingo 28 de febrero que fue duramente reprimida por militares y policías.

Mientras la población continúa exigiendo el retorno de la democracia, la Organización de las Naciones Unidas llamó a la comunidad internacional a ejercer presión para que los militares respeten la voluntad popular.

El día más sangriento

Según la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, las 18 muertes se reportaron en seis ciudades ya que la policía y los militares utilizaron balas reales y gases lacrimógenos.

El informe también da cuenta del uso de granadas aturdidoras y explosivas por parte de las fuerzas de seguridad, que también detuvieron al menos a 85 profesionales médicos, estudiantes y periodistas.

La escalada de violencia registrada el 28 de febrero ha llevado a considerar este día como el más mortífero de las manifestaciones contra el golpe de Estado.

Como se recuerda, los militares tomaron el control del país asiático el 1 de febrero alegando que hubo fraude en las elecciones de noviembre de 2020.
 

 

Esas elecciones las ganó por una aplastante mayoría el partido Liga Nacional para la Democracia (NLD) de Aung San Suu Kyi, quien gobernaba desde el 2015.

Sin embargo, los militares desconocieron los resultados y se hicieron con el poder que ya antes habían mantenido durante la dictadura militar que duró casi 50 años, entre 1962 y 2010.

Es así que la población —que conoce lo que es estar bajo el régimen militar— decidió salir a las calles para condenar el golpe de Estado y exigir el retorno de la democracia.

No obstante, los militares que gobiernan bajo el liderazgo del jefe de las Fuerzas Armadas, Min Aung Hlaing, no han dado su brazo a torcer.

Por el contrario, todo parece indicar que están dispuestos a seguir derramando la sangre de sus compatriotas con el fin de mantenerse en el poder.

Comunidad internacional debe presionar

La extremada violencia contra los manifestantes reportada el 28 de febrero en Myanmar ha sido condenada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Condenamos enérgicamente la escalada de violencia contra las protestas en Myanmar y pedimos al ejército que detenga de inmediato el uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos”.

Así lo señaló en un primer comunicado la portavoz de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, Ravina Shamdasani, que fue emitido el mismo 28 de febrero.
 

Antoónio Guterres, secretario general de la ONU: la comunidad internacional debe enviar un mensaje claro a los militares en Myanmar.

El secretario general de la ONU, António Guterres, también se unió a la condena por los hechos recientes e incluso fue un punto más allá.

Guterres invocó a la comunidad internacional a unirse y enviar “una señal clara a los militares de que deben respetar la voluntad del pueblo de Myanmar expresada en las elecciones”.

Este pedido fue expresado ya antes por el Consejo de Seguridad de la ONU, que el 4 de febrero realizó un enérgico llamado al regreso a la democracia en Myanmar.

Ahora es el momento en que la comunidad internacional debe cierre filas contra una dictadura que está dispuesta a matar para quedarse en el poder.

Y es necesario que, desde el Consejo de Seguridad de la ONU —como ya se ha pedido— se adopten medidas efectivas para frenar las violaciones graves de las garantías fundamentales en Myanmar.

____

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario