Servicios en comunicación Intercultural

Huaycos, desastres y derecho de vivienda

Huayco Jicamarca enero 2017. Foto: Captura de vídeo youtube.

Por Antonio Peña Jumpa*

1 de febrero, 2017.- ¿Cuál es la causa principal por la que se producen los desastres con daños materiales y muertes tras los huaycos en las quebradas del Perú? Desde un enfoque humano y social la causa principal se encuentra en la necesidad de vivienda de la familia o personas que ocupan una zona de riesgo. Al no tener dónde vivir, por la migración o por los altos costos de viviendas seguras,  o al estar muy incómodos en el lugar previo que vivían (por la extensión de su familia nuclear), estas familias o personas pasan a ocupar lugares vulnerables a los huaycos.

Esto significa que la causa principal del desastre tras los huaycos no se encuentran ni en la lluvias –hoy temporalmente torrenciales-, ni en el desconocimiento por las propias familias o población de los lugares de riesgo. Las lluvias y los huaycos son fenómenos físicos que normalmente ocurren en distintos grados durante el verano costeño, y las rutas de los huaycos o zonas riesgosas también son conocidas en forma normal por los vecinos del lugar.

Foto: Expreso.

El problema central es la necesidad de vivienda o el derecho de vivienda que fuerza a una familia migrante o extendida a ocupar una zona de riesgo. Es una necesidad, pero curiosamente no necesariamente irracional. Como el huayco es temporal y no circula siempre por el mismo lugar, las familias necesitadas de vivienda se ven más convencidas (conscientes) de ocupar dichas zonas.

Entonces, la necesidad de vivienda se presenta como un problema humano y social que en países como el nuestro se materializa ocupando zonas riesgosas o vulnerables a fenómenos como los huaycos. Es más, esta necesidad ha conducido a que la vivienda se constituya en un derecho fundamental regulado en las Constituciones Políticas de 1979 y 1993.

¿Qué alternativas de solución corresponde aplicar a la causa humana y social de la vivienda en zonas de riesgo para prevenir los desastres tras los huaycos? La respuesta también es humana y social: entender y actuar al lado de las familias o personas que ocupan las zonas de riesgo.

En el caso de las familias migrantes, por ejemplo, es urgente comprender por qué migran. ¿Por qué dejan su lugar de origen prefiriendo ocupar una zona de riesgo? Comprendiendo estos intereses, se podrá atacar la causa de la migración y de la ocupación riesgosa.

En el caso de familias del lugar que se consolidan y extienden, cabe comprender por qué no tienen otro lugar donde vivir. ¿Por qué no se consolida el ascenso social familiar local, muy propio del desarrollo económico, que pudo permitir la construcción y ocupación de nuevas viviendas seguras? Igualmente, al comprender estas limitaciones sociales y económicas, se podrá atacar la causa de la falta de progreso local y de la ocupación riesgosa.

En suma, la causa principal que produce los desastres tras los huaycos, tiene tras de sí una necesidad humana y social reconocida como Derecho de Vivienda.

Ambos ejemplos son generales y complejos. Ambos dependen de políticas públicas de la autoridad local, regional y nacional. Sin embargo, también podemos sumar medidas concretas que desde la localidad vulnerable se pueden trabajar:

1. Empoderar (incluyendo organizar) a la población local para que delimite, proteja y controle sus zonas de riesgo.

2. Construir bajo el liderazgo de la población local y en forma comunitaria las obras públicas necesarias para prevenir y mitigar los desastres producidos por los huaycos.

3. Elaborar proyectos de vivienda, con participación de la población local, que favorezca a las familias en necesidad.

En suma, la causa principal que produce los desastres tras los huaycos, tiene tras de sí una necesidad humana y social reconocida como Derecho de Vivienda. Al ser un derecho fundamental, las autoridades del Estado están doblemente obligadas a comprender y atender a las familias necesitadas, pero, ante todo, es la propia población local la que tiene el derecho y obligación de prever y controlar la aplicación de ese derecho en sus zonas de riesgo. El derecho a la vivienda es prioritario, pero se limita ante los desastres que ocurren tras fenómenos naturales como los huaycos.

---
*Antonio Peña Jumpa es profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Abogado, magister en Ciencias Sociales, PhD. in Laws.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

El contexto social de la Gestión del Riesgo de Desastres es muy complejo, con lo cual estoy de acuerdo, pero permitame discrepar respetuosamente de la conclusión en que "la principal causa que produce los desastres es la necesidad humana y social de vivienda. reconocida como un Derecho Fundamental" ; lo cual no es cierto; Detrás de la ocupación de zonas de riesgo: Quebradas, Llanuras de Inundación, Dunas, areas inestables, etc, se esconden interese de mafias organizadas que lucran con una necesidad social.
No se puede justificar, bajo ningún argumento poner en riesgo la vida de la población, mas aún si entre ellos tenemos niños, adultos mayores y personas con capacidades disminuidas que son altamente vulnerables.
Por otra parte, es cierto que la Política nacional de Vivienda es débil y no llega a los sectores mas pobres; pero también es conveniente analizar por que los programas de vivienda social no son rentables para los inversionista inmobiliarios; Claro esta que la ilegalidad e informalidad institucionalizada es una de las grandes causas, el perro muerto a los prestamos sociales del Banco de Materiales, entre otros aspectos complementan y acrecientan la vulnerabilidad de estas poblaciones, sumemos le clientelismo político para la otorgación de títulos de propiedad, etc.

Finalmente, es preciso sumar esfuerzos para conducir el constructo social en miras de la sostenibilidad, con visiones holisticas, involucrando a las poblaciones, que cuentan con resiliencia económica y social dispersa, que a través de los años han construido ciudades como Villa El Salvador, Huaycán, Mi Perú, Pachacutec, entre otros.

El Perú es de Todos, y construirlos sosteniblemente nos compromete a recuperar la Institucionalizad, empoderar a nuestra ciudadanía para que sea motor de su desarrollo.

Añadir nuevo comentario