Peligra Cañaveral de Guajira por minería de carbón

Son 975.7 hectáreas las que comprende la reserva del Manantial de Cañaverales, ocupadas por flora y fauna considerada en vía de extinción. Foto: cortesía de la comunidad de Cañaverales. Fuente: Consonante.org Son 975.7 hectáreas las que comprende la reserva del Manantial de Cañaverales, ocupadas por flora y fauna considerada en vía de extinción. Foto: cortesía de la comunidad de Cañaverales. Fuente: Consonante.org

“El incumplimiento de la empresa con la Sentencia sobre el Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) subraya la urgencia de abordar los impactos, enfatizando que las consecuencias adversas no son meras proyecciones futuras, sino que ya se están manifestando”.


Mensaje de la Comunidad de Cañaverales, San Juan del Cesar, La Guajira. difundido por http://www.notiwayuu.com/2019/03/no-queremos-que-extraigan-el-carbon-de....

Desvelando las Amenazas: Proyecto Propuesto de Minería de Carbón Pone en Peligro a Cañaveral de Guajira, Colombia

Por Daniela Saffie Budnik 

9 de mayo, 2024.- En el corazón de Cañaverales, La Guajira, un proyecto propuesto de minería de carbón por la Compañía Best Coal (BCC) se cierne en el horizonte, suscitando preocupaciones entre los residentes. A medida que se despliegan los posibles impactos ambientales y sociales de esta iniciativa controvertida, la lucha de la comunidad por salvaguardar su patrimonio agrícola y sus paisajes prístinos sigue escalando.

Fundada en 1780 por descendientes africanos en la Serranía del Perijá, Cañaverales La Guajira ha evolucionado desde sus raíces históricas como una comunidad de agricultores afrodescendientes hacia un asentamiento vibrante con una rica tradición agrícola.

La resistencia contra la minería de carbón se remonta a 2009, cobrando impulso con el reconocimiento y la creación del Consejo Comunitario Los Negros de Cañaverales en 2014. Las comunidades afrodescendientes en Colombia, incluidas las de Cañaverales, “Los Negros de Cañaverales”, han enfrentado históricamente discriminación, disputas territoriales y falta de reconocimiento de sus derechos culturales y territoriales arraigados en la historia del país de esclavitud y colonialismo.

Estas comunidades a menudo experimentan desplazamientos forzados y conflictos territoriales cuando áreas ricas en recursos son objeto de proyectos de desarrollo a gran escala. La representación política limitada plantea desafíos para influir en políticas que afectan su bienestar, mientras que los esfuerzos por preservar la identidad cultural enfrentan amenazas de borrado. La violencia e inseguridad, ligadas a disputas por tierras, recursos y poder político, contribuyen a abusos de derechos humanos. Se han logrado avances legales, pero persisten luchas continuas.

El conflicto con la empresa turca BCC tiene sus raíces en 2009 cuando la empresa brasileña CCX, parte del grupo EBX, obtuvo una concesión para exploración de carbón en la región. La implicación de BCC en la situación se remonta al mismo año. Ante las acusaciones de abuso vinculadas a sus operaciones planificadas en la región, BCC ha declarado que “Con respecto a este asunto, Best Coal Company nos informó que el proceso de consulta previa está progresando” y que la empresa “permanece abierta y comprometida a llevarlo a cabo dentro del marco del respeto, la buena fe y la confianza entre las partes”. Añadieron que todos los actores involucrados deberían tener acceso a información sobre el proceso (Mongabay, 2023).


Mapa de la zona de influencia del título minero Cañaverales. Foto: Empresa BCC

Es importante considerar el contexto actual del carbón en Colombia, especialmente a la luz de los recientes desarrollos globales. Iniciativas como la COP28 se han comprometido a alejarse de la producción de combustibles fósiles, marcando un cambio global hacia prácticas energéticas sostenibles. Este es un telón de fondo notable dado el largo historial de abusos vinculados a la producción de carbón en La Guajira.

Desde una perspectiva integrada, el hidrógeno se vislumbra como un remedio potencial para las responsabilidades a largo plazo del sector energético, alineándose con compromisos globales como el Acuerdo de París. Sin embargo, un estudio de DNV sugiere que para 2030, el hidrógeno podría contribuir solo con un 0,5% al consumo global de energía, aumentando al 5% para 2050, un déficit de dos tercios con respecto a los objetivos esenciales para lograr la neutralidad de carbono a largo plazo.

Las complejidades de esta transición se ven acentuadas tanto por el cambio de paradigma energético mundial como por los conflictos locales, como los que giran en torno al carbón colombiano. El desarrollo del hidrógeno en Colombia, especialmente sus vínculos con el sector extractivo, tiene impactos multifacéticos. El cambio de costos potencial puede incentivar métodos no convencionales como el fracking, escalando impactos sociales y ambientales vinculados a la producción de carbón. Mientras Europa recibe hidrógeno sin asumir costos socioambientales, las consecuencias recaen en regiones donde se extraen materias primas.

En línea con los objetivos de descarbonización de Europa, Colombia inicialmente apuntó a cerrar la extracción de carbón para 2030 y lograr un desmantelamiento total para 2050. Retardar este proceso extiende la transición, ya que las empresas mineras dudan en invertir temporalmente. La tecnología de hidrógeno azul, considerada más económica, podría ganar prominencia si Europa contempla un retorno al carbón y al gas.

El proyecto propuesto de minería de carbón no solo representa una amenaza directa para los medios de vida de nueve consejos comunitarios, sino que también genera preocupaciones sobre posibles repercusiones ambientales y sociales.

Es crucial destacar que la región tiene un historial de impacto por la minería de carbón, con empresas anteriores como Prodeco y Glencore (Cerrejón). Agregar este contexto proporciona una comprensión más amplia de las preocupaciones de la comunidad y las experiencias previas con actividades mineras de carbón. El proyecto propuesto de minería de carbón no solo representa una amenaza directa para los medios de vida de nueve consejos comunitarios, sino que también genera preocupaciones sobre posibles repercusiones ambientales y sociales.

La lucha de la comunidad ha ganado reconocimiento en el escenario internacional, especialmente a través de compromisos con organizaciones como OECD Watch en el VIII Foro Regional sobre Empresas y Derechos Humanos en América Latina y el Caribe en Santiago de Chile el año pasado. Los pueblos indígenas, incluidos líderes de la Comunidad Cañaveral, expresaron sus preocupaciones sobre el impacto del proyecto en sus tierras durante este foro. Las reuniones posteriores por Zoom facilitaron discusiones profundas, enfatizando la gravedad de la situación y buscando apoyo para abordar posibles violaciones de derechos humanos.

Otro escenario internacional significativo en el que la comunidad ha participado fue la visita del Relator Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Colombia entre el 25 de septiembre y el 5 de octubre de 2022. El propósito fue participar en eventos promocionales y académicos sobre derechos DESC, interactuar con autoridades y representantes de la sociedad civil, y recopilar información sobre la situación de los derechos DESC en el país, con un enfoque específico en el Departamento de La Guajira y la situación del Pueblo Wayuu.

A medida que la comunidad de Cañaveral de Guajira navega por las complejidades de preservar su patrimonio cultural e integridad ambiental, el apoyo internacional es fundamental. El proyecto propuesto de minería de carbón no solo pone en peligro el modo de vida local, sino que también plantea preguntas más amplias sobre desarrollo sostenible y responsabilidad corporativa. El llamado urgente a la consideración mundial de este asunto subraya la importancia de abordar temas oportunos e impactantes que se entrelazan con principios fundamentales de derechos humanos, conservación ambiental y conducta corporativa ética.

En vista de estas preocupaciones, se vuelve imperativo profundizar en las posibles consecuencias a largo plazo que el proyecto de minería de carbón podría infligir al entramado socioeconómico de Cañaveral, La Guajira. El equilibrio delicado entre desarrollo económico y sostenibilidad ambiental requiere un examen matizado, teniendo en cuenta las perspectivas de diversos actores, incluidas las comunidades locales, los ambientalistas y las entidades corporativas. Además, es crucial explorar estrategias alternativas y sostenibles de desarrollo para la región. Esto implica considerar fuentes de energía renovable, prácticas agrícolas ecológicas e iniciativas basadas en la comunidad que se alineen con los principios de ciudadanía corporativa responsable. Al visualizar e implementar soluciones holísticas, es posible fomentar un futuro para Cañaveral de Guajira que prospere económicamente mientras preserva su patrimonio natural y cultural.

La comunidad global, incluidas organizaciones internacionales, inversionistas y defensores de los derechos humanos, debe desempeñar un papel proactivo en amplificar las voces de la comunidad afectada y escrutar los impactos ambientales y sociales del proyecto de minería de carbón. Este esfuerzo colectivo es esencial para asegurar que la iniciativa propuesta se alinee con prácticas éticas y sostenibles, evitando daños irreversibles al ecosistema y al bienestar de la población local.

Los desafíos intrincados presentados por el proyecto de minería de carbón propuesto en Cañaveral de Guajira exigen un enfoque integral y colaborativo con atención internacional, intervención oportuna y soluciones sostenibles. A medida que se despliegan los posibles impactos ambientales y sociales de esta iniciativa controvertida, se vuelve imperativo subrayar la lucha en escalada de la comunidad por proteger su patrimonio agrícola y paisajes prístinos. Especialmente, el incumplimiento de la empresa con la Sentencia sobre el Consentimiento Libre, Previo e Informado (CLPI) subraya la urgencia de abordar los impactos, enfatizando que las consecuencias adversas no son meras proyecciones futuras, sino que ya se están manifestando. Al resaltar el incumplimiento continuo y el impacto inmediato, buscamos llamar la atención sobre la lucha de la comunidad por la preservación ambiental y social en Cañaveral, La Guajira.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.