Servicios en comunicación Intercultural

Tragedia educativa: deserción escolar y universitaria durante la pandemia

Aprendo en casa. Foto: Minedu / CDN

Más de 200 mil escolares no están registrados en el sistema educativo y 174 544 universitarios dejaron sus estudios durante la pandemia del COVID-19, revela el Ministerio de Educación. Además, en el Perú hay más de 1 millón de estudiantes indígenas del nivel escolar, que en parte se han visto afectados por la situación, advierte la Defensoría del Pueblo.

Por Josué Orosco Leguia

Servindi, 30 de setiembre, 2020.- La deserción estudiantil, escolar y universitaria, se ha incrementado en el presente año por el contexto de la pandemia del COVID-19, según brinda información el Ministerio de Educación (Minedu).

Sobre la deserción de nivel básico, el ministro de Educación, Martín Benavides, detalló en la semana anterior que alrededor de 200 mil escolares no están matriculados en el sistema.

Esto tanto en “primaria y secundaria, al 31 de agosto con los datos que tenemos registrados en relación a los matriculados del año 2019”, indicó Benavides en una entrevista para Exitosa.

Los datos oficiales de las estadísticas del sector educativo, a julio del 2020, revelan que hay 7 834 543 matriculados en la educación básico regular (inicial, primaria y secundaria).

De esa cantidad, 6 637 116 alumnos se encuentran en zonas urbanas, y 1 197 427 en áreas rurales.

Fuente: Ministerio de Cultura

Asimismo, 6 124 377 pertenecen a colegios públicos y 1 710 166 a particulares. Y cabe destacar que el total de matriculados de este sector fue de 8 024 672 en el 2019.

Si hacemos un cálculo entre el 2019 y en lo que va del 2020, y solo en la educación básico regular (EBR), hay 190 129 menos escolares matriculados.

Dicha cantidad bordea los 200 mil indicado por el titular del Minedu; no obstante, hay alumnos que no están mapeados.

además de la deserción hay un número adicional que está “fuera del sistema y que nunca se llegó a matricular”.

Así lo reconoció el ministro en la entrevista que concedió al medio en mención, razón por la cual además de la deserción hay un número adicional que está “fuera del sistema y que nunca se llegó a matricular”. 

La interrupción de los estudios de los escolares no es un problema que ha surgido por el coronavirus, pero sí lo ha agudizado.

La suspensión de las clases presenciales por la pandemia, y el inicio del año escolar en abril de manera remota, afectaron el normal desarrollo de las matrículas.

La propagación del virus, en los primeros días de marzo, y la posterior declaratoria del estado de emergencia en el mismo mes, afectó también el orden social y económico.

En este contexto, son más de 200 mil menores de la EBR que no están matriculados, o sea, excluidos del sistema educativo peruano.

Golpe a la educación superior

Semejante situación sucede en la educación superior. El ministro de Educación puntualizó que hay un 20 % del total de universitarios que no está registrado en el sistema.

“La mitad (10 %) es por el COVID y la otra mitad es un grupo que ha desertado”, adujo en la entrevista señalada.

En contraste y según Jorge Mori, director general de Educación Superior del Minedu, unos 174 544 estudiantes tuvieron que interrumpir sus estudios en la universidad durante el 2020.

En una entrevista en TV Perú, el funcionario expresó que ello se representa en una tasa de 18.2 %, a diferencia del 12 % que se registró en el 2019.

Asimismo, manifestó que la deserción universitaria tiene un mayor impacto en las universidades privadas que en la públicas.

"Este es un problema bastante serio y que el Minedu lo ha abordado desde el inicio de la pandemia. La meta es que estos jóvenes puedan volver a las clases en su respectiva universidad", complementó.

Foto: Andina

¿Qué sucede con los más vulnerables?

Nos referimos a los pertenecientes a comunidades indígenas y/o zonas rurales, cuyos servicios básicos son limitados, o nulos, y tienen condición de pobreza.

En el informe La educación frente a la emergencia sanitaria de la Defensoría del Pueblo, se refiere que las condiciones socioeconómicas adversas promueven la deserción.

Además de crear brechas en los aprendizajes. Por eso, aquel estudio indica la factibilidad de que muchos jóvenes dejaron sus estudios para asumir labores productivas durante la pandemia.

El documento de la Defensoría del Pueblo calcula que 15 de cada 100 estudiantes en la educación básica regular estudia en una institución ubicada en zona rurales o campesinas.

Fuente: La República

Ese universo representa más o menos 1 millón 200 mil niños, niñas y adolescentes, afectados en parte por las condiciones actuales del estado de emergencia y la educación a distancia.

“[…] aproximadamente 1 millón 200 mil estudiantes indígenas han dejado de acudir a casi 27 mil instituciones educativas donde se imparte el servicio educativo intercultural bilingüe”, reza el estudio.

Y en el caso de que tengan acceso al servicio educativo remoto, ¿cuántos se ven obstaculizados por la tecnología o el simple acceso a la televisión y radio?

Un informe del diario La República revela que solo en la región Junín, más de 30 mil estudiantes (12.4 %) aún no acceden a la estrategia Aprendo en Casa.

En base a la Dirección Regional de Educación, el medio detalla que la mayoría de afectados son de comunidades amazónicas, como los asháninka.

Héctor Sinche, dirigente del Sutep Junín, confirma la crisis educativa por la coyuntura actual en las zonas altoandinas o de selva:

“No tienen conectividad o saldo, salen a trabajar para ayudar a sus familias […] Otros van al campo por el inicio del proceso de siembra”, refiere en el diario.

Foto: Andina

Respuestas del sector Educación

El ministro Martín Benavides señaló que se evitó una tragedia en la enseñanza escolar gracias a la educación a distancia.

El sistema multicanal de televisión y radio ha permitido sostener a un 90 % de las familias, a través de la estrategia Aprendo en Casa, indicó.

En ese marco, comentó que el Gobierno está dando mayor apertura en las regiones para ampliar la conectividad con finalidad educativa.

Asimismo, un total de 1 056 430 tablets serán entregados a estudiantes y docentes de instituciones focalizadas de zonas rurales y urbanas.

El Minedu anunció que el primer lote de estos dispositivos será distribuido de forma gradual, a nivel nacional, a partir de la segunda semana de octubre.

Los alumnos que cursan desde el cuarto grado de primaria hasta el quinto de secundaria serán los primeros beneficiados.

Benavides comunicó que el año escolar culmina el 22 de diciembre. No obstante, la evaluación y rendimiento de los escolares se complementa en el 2021.

En el verano siguiente, el sector ha decidido que Aprendo en Casa continuará y se implementará Nivelatec. Ambos programas están orientados a nivelar, reforzar y recuperar aprendizajes esenciales.

Asimismo, se ha diseñado un sistema de alerta temprana para detectar a estudiantes que están en riesgo de interrumpir sus estudios.

En lo que concierne al nivel superior, cabe señalar que todas las universidades públicas han iniciado sus clases de manera remota.

Además, en torno a los universitarios que han desertado, el Ministerio de Educación ha implementado 4 lineamientos para apoyarlos:

  • Financiamiento de la conectividad.
  • Fortalecimiento de las capacidades didácticas de los docentes.
  • Financiamiento directo con los estudiantes a través de créditos y becas.
  • Reforzar el aspecto de bienestar y salud mental.

Según detalló Mori, Minedu tiene la expectativa de que estos jóvenes vuelvan a las aulas y está en agenda un monitoreo de la misma con las universidades.

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario