Servicios en comunicación Intercultural

El Fondo de Apoyo Empresarial (FAE-Agro) «está destinado al fracaso»

Servindi, 13 de julio, 2020.- El Fondo de Apoyo Empresarial (FAE) para el sector agrario lanzado por el gobierno está destinado al fracaso porque no se adapta a la realidad y a las necesidades de los campesinos, agricultores y sector ganadero.

El FAE Agro aplica el mismo criterio para las empresas urbanas sin considerar que el agro es muy distinto y que la producción sigue un proceso según el calendario climático, observa el especialista Milciades Ruiz.

Condicionar el crédito del modo concebido por el FAE «es incoherente y solo demuestra incapacidad (...) el FAE Agro, está destinado al fracaso» por que todos los campesinos con menos de 5 has «son pobres y no empresarios».

En lugar de los dos mil millones en «crédito» se debería efectuar un «programa de inversión social» donando semillas de alto rendimiento, fertilizantes, fitosanitarios y otros insumos al sector agrícola.

Lo que se invierta de manera social en el sector agrícola «se recuperará con creces en la cosecha», asegura Milciades Ruiz.

De no hacerlo así, el país deberá gastar divisas en importaciones de alimentos que no serán fáciles de conseguir por la recesión agropecuaria que se avecina a nivel internacional, advierte en un artículo que reproducimos a continuación:

Reactivación fuera de foco 

Por Milcíades Ruiz*

13 de julio, 2020.- Mientras el BCR en su quinta subasta asignaba S/. 2,651 millones a una tasa promedio de 1.83% en el marco del programa Reactiva Perú, para reposición de capital de trabajo, garantizado por el Estado peruano en un 98 y 95% desde micro hasta medianas empresas; por otro lado, el gobierno anunciaba la creación de un Fondo de Apoyo Empresarial “FAE-Agro”, a una tasa de 5 a 6%, para agricultores pobres de menos de 5 hectáreas (que no son empresarios) con la finalidad de financiar la campaña agrícola 2020/2021.

El ministro de Agricultura, Jorge Montenegro, detalló que el FAE-Agro cuenta con un fondo de S/ 2,000 millones (3,3% de ReactivaPerú) con el que se busca darle una “inyección de capital” a los pequeños agricultores, enfocado en aquellos que cuentan con menos de 5 hectáreas. “Este FAE-Agro va a permitir atender entre 270,000 a 300,000 agricultores productores en el país”, especificó (esta cifra corresponde solo a caficultores). (2 mil millones a 15 mil solo alcanza para 130 mil productores) (los minifundistas con unidades menores 5 hectáreas son 2 millones aproximadamente).

Montenegro explicó que existirán dos modalidades o segmentos de atención: el primer segmento de atención será para que productores agrícolas puedan disponer de recursos hasta por S/15,000, asociado al tipo de cultivo“Por ejemplo, cultivos que duren entre 4 a 6 meses, como el maíz, la quinua, cuyo costo de instalación es bastante bajo”, remarcó. En este caso, la garantía será del 98% (según el propio ministerio el costo de producción de quinua es S/ 7,964/ha. Que no es bajo. AA Majes)

Y, el segundo, abarcará a aquellos agricultores cuyo cultivo es mayor en tiempo de instalación o ciclo vegetativo, como el caso de la papa o el algodón (ambos son de 6 meses y menos, según variedad). Para estos agricultores, se les otorgará un crédito de hasta S/30,000, con una garantía del 95%” (el costo de producción de papa es de S/. 5,118/ha, con tecnología media y S/. 11 140/ha con tecnología alta: AA Huamachuco)

“El mecanismo del FAE-Agro es un mecanismo de subasta, similar a Reactiva Perú, donde vamos a motivar para que las tasas de interés sean las más bajas, estamos calculando entre 5% y  6% aproximadamente”. … ”La mira a futuro es que si se logran colocar los S/ 2,000 millones del FAE-Agro, se entraría a una segunda fase (FAE-Agro 2), tal como se realizó con el programa Reactiva Perú”, detalló el ministro.

Como podrán apreciar quienes conocen la situación del minifundio y el desarrollo del aparato productivo agrario, hay cierto desconocimiento de la realidad e ineptitud por parte de quienes gobiernan el país y el sector. Por ese desconocimiento, aplican el mismo criterio que tienen para empresas urbanas donde el financiamiento puede ser clave para reactivarlas en cualquier momento. Pero el agro es muy distinto y la producción sigue un proceso según calendario climático.

No hay división de segmentos por duración del ciclo de vida. No se cultiva primero los de menor duración y después los de mayor ciclo. Tampoco todos los cultivos arrancan al mismo tiempo para dirigir el crédito primero a los cultivos transitorios de hasta 6 meses y después a los de mayor duración. No señor. Nadie siembra sino hay agua y estas llegan en octubre con las lluvias dado que el área de riego es muy reducida en otras épocas. Los cultivos no se inician si la temperatura no es la adecuada.

condicionar el crédito del modo concebido por el FAE, es incoherente y solo demuestra incapacidad.

El trigo y la cebada se siembra mayormente entre diciembre y enero, mientras que la quinua se siembra mayormente en octubre, aunque ambos cultivos duren seis meses. Entonces condicionar el crédito del modo concebido por el FAE, es incoherente y solo demuestra incapacidad.

El programa está pensado para pequeños agricultores minifundistas sin mencionar a los pequeños ganaderos, muchos de los cuales no tienen tierra de cultivo. También hay que saber cuáles son los cultivos que tienen importancia determinante en la alimentación o, en la economía. Papa es un cultivo clave para la alimentación, pero hay producción comercial y aquella que es para autoconsumo. En cambio, café y cacao son fuentes de divisas. El cultivo de algodón ha sido destruido por el propio estado y está en cuarentena su innovación.

Los créditos otorgados indiscriminadamente no tienen una direccionalidad reactivadora. Hay cultivos que no tienen trascendencia en la recuperación sectorial y hay cultivos industriales como la caña de azúcar que, siendo importante, está bajo dominio de la empresa que financió la campaña política de Keiko. Los pequeños cañicultores cultivan exclusivamente para Gloria S. A. en la mayor zona. Si no hay selectividad, hasta los cocaleros que producen para el narcotráfico en pequeñas parcelas menores a 5 has serían los favorecidos.

Los que no conocen cómo funciona la economía agraria suponen que la clave de la reactivación agraria y la agricultura familiar es el crédito, como sucede con sectores urbanos. Esta es una apreciación equivocada. Ese no es el problema, menos aún en las unidades menores a 5 has, a las que se pretende otorgar “una inyección de capital” pues no es agricultura comercial. Los productores con unidades menores a 5 has desgraciados por la pandemia y la cuarentena, no están en capacidad de ser sujetos de crédito. No califican para este programa. Por consiguiente: No les sirve.

En el último censo agropecuario se preguntó casa por casa este asunto y estos fueron los resultados:

Aunque las condiciones han empeorado después del censo, se puede apreciar que, casi la totalidad de pequeños agricultores trabajan sin utilizar crédito, por razones diversas y corren el riesgo de perder su único patrimonio familiar, como ya ha sucedido con muchos. Por consiguiente, el FAE Agro, está destinado al fracaso, y “un fracaso más, si importa.” Entiendan: Todos los campesinos con menos de 5 has, son pobres y no empresarios.

el FAE Agro, está destinado al fracaso, y “un fracaso más, si importa.” Entiendan: Todos los campesinos con menos de 5 has, son pobres y no empresarios.

Si se quiere asegurar el abastecimiento alimentario porque la pandemia ha destrozado la fuente de producción alimentaria, el camino es otro. Los campesinos llevan muchos años subsidiando a los consumidores (Incluyendo ricos) sin compensación por los precios bajos de sus productos. En mérito a ello y por emergencia, dado que los minifundistas ni siquiera han recibido bono rural, lo que tiene que hacer el gobierno es inversión social para que haya suficiente abastecimiento de alimentos el próximo año y no haya hambruna.

Esos dos mil millones se necesitan no como crédito sino como inversión estatal que se recuperará con creces en la cosecha. De lo contrario prepárense para gastar divisas en importaciones, que no serán fáciles porque todos los países están en recesión agropecuaria. La mejor manera de hacerlo es mediante un programa de inversión social donando semillas de alto rendimiento, fertilizantes, fitosanitarios y otros insumos.

Salvo mejor parecer.

---
*Milcíades Ruiz es especialista en desarrollo rural. Dirige el portal República Equittiva: https://republicaequitativa.wordpress.com/

Te puede interesar:

 

 

 

 
Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario