Servicios en comunicación Intercultural

La brecha latente de la desigualdad en el Perú

Carátula del estudio Brechas Latentes, de Oxfam

Por Erick Moreno

Servindi, 3 de mayo, 2019.- El libro Brechas Latentes-índice de avance contra la desigualdad en el Perú 2017-2018, es una publicación hecha por OXFAM, confederación internacional de 19 organizaciones que trabajan junto a organizaciones socias y comunidades locales en más de 90 países, entre ellas el Perú.

Para contextualizar el contenido de este libro, tenemos que retroceder al 2016, año en que se publicó la primera versión del Índice de Avance contra la Desigualdad.

Se indicaba que el Perú era un país marcado y condicionado por las desigualdades; diferencias injustificadas y extremas en el acceso a recursos y oportunidades que dividen a todos los peruanos.

Luego del fin del prolongado auge económico y fiscal sustentado en los altos precios de las materias primas, hasta el 2013, las políticas públicas contra la desigualdad debía ser la prioridad en la agenda del entonces gobierno de Pedro Pablo Kuczynski.

La agenda que proponía el ex mandatario con miras al Bicentenario en el 2021, establecían ambiciosas y expectantes metas en el ámbito social, proyectándose a lograr importantes avances contra la desigualdad.  

Sin embargo, como ya se ha hecho costumbre en los gobiernos de regímenes neoliberales, estas metas sociales quedaron relegadas. ¿El motivo? Armando Mendoza Nava, economista e investigador de Oxfam y autor de este estudio, lo explica así:  

“Como tantas veces en el pasado, a una combinación de desidia, imprevisión y plana incompetencia, se sumaron la inestabilidad política y la pérdida de legitimidad, producto de serias denuncias por corrupción contra el Gobierno. Ello se tradujo en una situación general de paralización y precariedad de las políticas públicas, incluyendo aquellas que son claves para la lucha contra la desigualdad.”

Como consecuencia, a partir de este 2016 el Perú ha sido un país donde la pobreza, la informalidad laboral y las brechas entre hombres y mujeres se han agudizado aún más.

Entonces, lo que propone el autor es enfocarse, de ahora y en adelante, en reformas estructurales para aplastar las grandes desigualdades.

Para lograr ello, se necesita de un periodo de prolongado plazo, excediendo el limitante 2021. Así, debe empezarse por establecer las bases en el actual gobierno de Martin Vizcarra, para así tener un progreso consistente en la solución de las principales problemáticas del país.

Estas problemáticas serian: el acceso universal a la salud y educación, la reducción de la pobreza, la generación de empleo decente y cerrar las brechas económicas entre hombres y mujeres, entre otras.

En esta segunda edición del Índice de Avance contra la Desigualdad, tiene como objetivo colocar el tema en la agenda nacional. Este libro hace las veces de insumo para el monitoreo, análisis y evaluación de las políticas para enfrentar algunas de las principales facetas de la desigualdad en nuestro país.

Se propone un conjunto de indicadores relevantes agrupados en cinco ejes de análisis: Justicia tributaria, Inversión en las personas, Empleo digno, Derechos económicos de las mujeres y Gobernanza socioambiental y de los recursos naturales.

Cada uno de ellos es por separado, pero también en conjunto, de utilidad para entender hacia dónde marcha el Perú en términos de la desigualdad y cuáles son algunos de los principales desafíos que tenemos por delante.

A continuación compartimos el primer capítulo del estudio Brechas Latentes:

¿Por qué medir el avance contra la desigualdad?

Es vital para un Estado y una sociedad evaluar cómo se manifiesta la desigualdad en la vida de sus ciudadanos y ciudadanas. Asimismo, considerar la dinámica de la desigualdad y sus secuelas: si aumenta o decrece al interior de una sociedad y a quiénes perjudica. Identificar, medir y evaluar cómo la desigualdad evoluciona y afecta el bienestar y el desarrollo de las personas es esencial para diseñar e implementar políticas efectivas que la enfrenten.

Asimismo, el monitoreo del enfoque y la efectividad de las políticas públicas frente a la desigualdad resulta también una actividad indispensable. La desigualdad no es un fenómeno que desaparece de manera espontánea. Su reducción o erradicación requiere la aplicación de políticas específicas y medidas concretas. Solo así una sociedad puede aspirar a eliminar las disparidades extremas y crear iguales oportunidades y recursos para sus miembros, que garanticen sus derechos fundamentales a la educación, a la salud, a la seguridad, al trabajo digno, a una vida plena y productiva.

Para Oxfam, la lucha contra la desigualdad extrema es central en su trabajo, e indesligable de las iniciativas y programas que promueve y desarrolla en todo el mundo (Oxfam, 2017). La creciente concentración de la riqueza en pocas manos, el recorte en el acceso a los recursos y las oportunidades para los más vulnerables, y la insostenibilidad de un modelo global de crecimiento basado en la explotación y la exclusión de la mayoría son temas críticos sobre los que Oxfam alerta y reclama la atención de los gobiernos. Reconociendo que la desigualdad es un grave problema que afecta el bienestar y la estabilidad de la sociedad y que amenaza los derechos esenciales de las personas, Oxfam suma su voz a la de quienes exigen que las políticas públicas aborden el problema y lo resuelvan.

En ese esfuerzo, resultan fundamentales los mecanismos que contribuyan a monitorear y evaluar los avances contra la desigualdad. Así, el grado de cumplimiento de los compromisos que los gobernantes asumen en ese campo debe valorarse de manera neutral e independiente. Desde esa perspectiva, Oxfam desarrolla a nivel nacional y global propuestas de índices que permitan estimar el compromiso e impacto de las políticas públicas frente a la desigualdad. En ese marco, Oxfam en Perú presenta su Índice de Avance contra la Desigualdad 2017-2018 con la expectativa de contribuir al diálogo entre los actores políticos y la sociedad civil para avanzar en la reducción y la eliminación de las brechas y barreras que impone la desigualdad.

Esta nueva edición del Índice se enfoca en la evolución de la desigualdad en el Perú en los años transcurridos luego de publicarse el primer Índice, cuya base fue el año 2016. Este periodo 2017-2018 es de particular importancia, entre otras razones, porque es aproximadamente equivalente a la duración del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, que tan ambiciosas metas se planteó contra la desigualdad y tan rotundamente fracasó en cumplirlas. Asimismo, es en estos dos últimos años en donde se ha observado que en algunos rubros claves de la desigualdad, como la pobreza extrema o la anemia infantil, hemos pasado de una fase de estancamiento a una de abierto retroceso y sobre lo cual es urgente levantar la alarma.

Evaluar mediante un conjunto de indicadores —agrupados en la forma de índice— el estado y la evolución de un fenómeno, como podría ser la desigualdad, no es ninguna novedad. Por el contrario, el uso de índices con fines informativos y comparativos es una práctica ampliamente difundida entre gobiernos, agencias y organismos multilaterales. En ese sentido, Oxfam en Perú ha propuesto un Índice de Avance contra la Desigualdad que apunta a una lectura alternativa y complementaria de los índices existentes. Con un enfoque sustentado en principios de independencia, pertinencia del tema y potencial para la incidencia, se busca enriquecer el debate alrededor de la problemática de la desigualdad y sus impactos en el Perú con la finalidad de contribuir al desarrollo de políticas más efectivas en la materia.

El Índice de Avance contra la Desigualdad se organiza por niveles: el Índice mismo, ejes e indicadores. En cada uno de estos niveles existe información relevante sobre la desigualdad en el país. El análisis para los indicadores y los ejes puede hacerse tanto individualmente como en forma combinada, permitiendo lecturas transversales y complementarias sobre aspectos decisivos para la lucha contra la desigualdad en el Perú.

Aunque la desigualdad es un fenómeno muy diverso que se expresa en numerosas dimensiones, Oxfam en Perú busca enfocarse en algunas dimensiones críticas. Entendiendo la desigualdad como la diferencia extrema e injustificada en el acceso y disfrute de los recursos y las oportunidades por los ciudadanos, la finalidad es captar no solo la extensión y severidad de dichas diferencias, sino también de qué manera las políticas públicas abren o facilitan un acceso y disfrute más equitativo de tales recursos y oportunidades.

Así, se ha optado por evaluar los avances contra la desigualdad sobre un número limitado de áreas críticas o ejes. Los cinco ejes seleccionados son: Justicia tributaria, Inversión en las personas, Empleo digno, Derechos económicos de las mujeres y Gobernanza socioambiental y de los recursos naturales. La evolución de estos ejes, individualmente o ponderados como un índice, permite una aproximación a los avances o retrocesos para enfrentar la desigualdad en el Perú desde las políticas del Estado.

En la construcción del Índice se optó deliberadamente por sintetizar el análisis en un número reducido de indicadores, pero que tuvieran un fuerte poder explicativo. Por ello, los cinco ejes temáticos contienen a su vez entre cuatro y seis indicadores seleccionados. El Índice incluye un total de 22 indicadores, considerando los indicadores correspondientes al eje descriptivo de Gobernanza socioambiental y de los recursos naturales.

Materiales:

- Descarga el libro “Brechas latentes. Índice de avances contra la desigualdad en el Perú 2017-2018”: https://cng-cdn.oxfam.org/peru.oxfam.org/s3fs-public/file_attachments/Brechas-Latentes-Indice-2017-2018.pdf

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario