Servicios en comunicación Intercultural

Revelación del libro "Qué dicen los khipus" de Alfonsina Barrionuevo

Fuente de la imagen: https://perumundodeleyendas.blogspot.com

El genocidio cultural de la destrucción del Khipucancha en Cusco

Barrionuevo da cuenta en “Que dicen los khipus” del final trágico del “Khipucancha”, comparable a la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, símbolo cultural del Egipto Antiguo.

Por Víctor Alvarado

30 de setiembre, 2019.- Desde el ingreso de los españoles al Cusco, el 14 de noviembre de 1533, en que procedieron a destruirlo hasta no dejar piedra sobre piedra con el fin de españolizarla, han pasado 486 años para tener noticias ciertas de que los “khipus”, considerados en los libros de historia, como un sistema contable de los incas, fueron principalmente un sistema de escritura en forma de cordeles y nudos que registraban la historia, economía, costumbres y la vida del pasado inca.

Mucha agua ha corrido bajo los puentes desde entonces hasta la reciente publicación del libro “Que dicen los khipus”, de la historiadora y escritora cusqueña Alfonsina Barrionuevo, en el que basada en fuentes históricas, revela la grandeza de este sistema de escritura de cordeles y nudos, confeccionados por los khipucamayoc, que se guardaban en un gigantesco complejo o universidad llamado “Khipucancha”.

Barrionuevo da cuenta en “Que dicen los khipus” del final trágico del “Khipucancha”, comparable a la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, símbolo cultural del Egipto Antiguo, destruido por las legiones romanas comandadas por Julio Cesar. En el caso del Incario, los bárbaros españoles, al reconocer que los khipus eran símbolo de la superioridad cultural inca, ordenaron incendiarlo, destruirlo, y eliminar a todos los khipukamayoc.

El libro fue presentado el jueves 26 a las 7 pm en el salón de actos de la Municipalidad de Miraflores (Av. Larco 400), por los doctores Paloma Carcedo de Mufarech y Juan Ossio Acuña.

Superioridad cultural

- ¿En qué momento se produjo el genocidio cultural del Incario vía la eliminación de los khipus?

En los años 1582 – 1583, el Tercer Concilio Limense, durante la Monarquía Católica de Felipe II y administración pastoral de Santo Toribio, recibió un informe laudatorio sobre la superioridad cultural del Incario hecho por el sacerdote jesuita José de Acosta. Al ser enterados de este informe, los sojuzgadores españoles resolvieron prohibir y desaparecer el Khipucancha con sus khipus y khipucamayoc, y a sus mentores los Amautas. Es decir, desaparecer la cultura inca.

- ¿Qué era el Khipucancha?

El Khipucancha era comparable a una gran universidad, conducida por los khipucamayoc, quienes no solo confeccionaban y leían los khipus, sino también preparaban aquí a los jóvenes que los sucederían en esta tarea. Los conquistadores irrumpieron con sus cañones, carabinas, arcabuces, espadas, protegidos por sus armadores e incendiaron cuanto encontraron y mataron a todos sus ocupantes, en particular a los khipucamayoc.

- ¿En qué parte del Cusco actual estaba ubicado el Khipucancha?

El Khipucancha fue destruido, no quedó piedra sobre piedra, y los miles de qhipus que guardaba, equivalentes a una gigantesca biblioteca, fueron reducidos a cenizas. Estaba localizado en el espacio que ahora ocupan las calles San Agustín, Santa Catalina, Maruri y Arequipa, en el centro del Cusco y del que sobreviven 8 piedras. Luego siguió el decomiso de los qhipus que guardaban los exdignatarios, y el asesinato de cuantos supieran leer los khipus.

Obra de Pachacútec

- ¿Fue un verdadero genocidio cultural?

Se trataba de desaparecer todo vestigio cultural del Incario, eliminar la memoria del Tahuantinsuyo, españolizar el Cusco, lo que no lo consiguieron totalmente, pero sí consumaron la destrucción del sistema escritural de los khipus.

- ¿En qué momento de la historia surge el Khipucancha? ¿Cómo funcionaba?

Hay aún un fondo de misterio de cómo se llega a este lenguaje escritural, los cronistas supieron que el complejo del Khipucancha fue construido durante el gobierno de Pachacútec, el creador del Imperio del Tahuantinsuyo. Los khipucamayoc eran el resultado de un proceso que seleccionaba a jóvenes de una gran memoria y los adiestraban igualmente en un proceso de enseñanza que duraba de 4 a 5 años y luego quedaban aptos para manejar este lenguaje.

- ¿Qué se guardaba en este lenguaje escritural?

Había dos clases de khipus: el contable y el escritural. El primero era un control numérico, contable y estadístico de lo que se producía, distribuía y consumía en el imperio; y el segundo, un registro de la historia, vida y costumbres del Inca, los nobles y del pueblo. Hay testimonios que explican la tremenda capacidad escritural de los khipus, de depositario, por ejemplo, de oraciones como el Padre Nuestro. El khipucamayoc podía leerlo como quién abre un libro o cuaderno.

Sigue genocidio

- ¿Hay algún vestigio que confirme esta capacidad escritural de los qhipus?

Hay muchos, pero uno en particular muy valioso. En San Francisco de Mangas (Chiquián) se halló un quipu colgado sobre una tabla y en el reverso la traducción de los nudos, en este caso, una relación de nombres que contenía.

- ¿Dirías que este genocidio cultural solo es una cosa del pasado?

No, yo diría que continúa, de otro modo no se puede explicar las destrucciones de lugares incas que deberían ser respetados y conservados y si es posible restaurados, como ocurrió con unas galerías levantadas donde existió el antiguo Acllahuasi inca o con ese hotel Sheraton, levantado sobre andenerías incas.

Perfil

La escritora Alfonsina Barrionuevo es autora de una veintena de libros, en su mayoría versados sobre la herencia cultural del Tahuantinsuyo, entre ellos Cusco Mágico, Cusco en los anillos del Tiempo, Habla Micaela, Hablando con los Apus, Machu Picchu y sus Templos Sagrados.

----
Fuente: Publicado en el diario La Razón el 24 de setiembre de 2019 y difundido por el autor en su cuenta de Facebook: https://www.facebook.com/victormanuel.alvaradosalazar/posts/2484266514965347
Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Alfonsina es una virtuosa estudiosa, admirada, querida y galardonada. Su trabajo brillante nos acerca a la historia verdadera de nuestros ancestros y de nuestra historia. Su academicismo nos enriquece y ofrece cosas valiosas que viven escondidas en el universo que destruyo el conquistador. Nos diezmo, destruyo nuestros tempos incas y adoratorios, sustra jo los elementos de escritura y matematica, se llevo consigo muchos valiosos elementos que nos hubieran dado un margen de conocer la historia profunda y de poder reconstruir el pasado glorioso del incario y su maravillosa cultura. Pero gracias a los academicos, esto se hace posible. Gracias Alfonsina por tu grandiosidad en descubrir y develar lo que estaba oculto. dra. bertha de peru

Interesante, pero tengo un par de dudas. Si lo que afirma la historiadora, una relacionada a la escritura, y la otra en relación a la existencia de especialistas en el registro y lectura de quipus, ella la presume y sostiene ser cierta. Va contra lo que se ha difundido relacionado a la escritura que se ha venido afirmando que estuvo prohibida en tiempos inkanos.

Añadir nuevo comentario