Servicios en comunicación Intercultural

Las cuarentenas de Gil Inoach

Fuente de la imagen: Facebook de Gil Inoach

Compartimos una crónica de Gil Inoch Shawit, abogado originario del pueblo Awajún, y ex presidente y dirigente ejemplar de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) y que publicó en su cuenta de Facebook.

Por Gil Inoach Shawit*

Una razón más para morir de viejo en mi territorio

23 de marzo, 2020.- Es la segunda vez que experimento en mi vida una cuarentena. La primera vez fue cuando tenía 7 años de edad con alerta de sarampión. Mis padres me llevaron bosque adentro, a un bonito lugar. Acampamos a la orilla del río, con unos familiares que habían seguido a mi padre; realmente era impresionante ver como traían comida al campamento, no faltaba pescado y carne del monte. El paisaje repleto de fauna, jaguares rugiendo a medio kilómetro, los niños jugando en el pedregal, deleitándose de las aguas diáfanas del río Yurapaga, el cielo celeste en el día y en las noches las estrellas que parecian tocarte la nariz, ohhh. Toda una alegría, pero también una gran escuela, porque uno aprendía atratapar cashca de las rocas que se hundian en el verdor de las aguas profundas. Pasamos lindos momentos.

45 años después, ahora en Lima, encerrado en cuarentena, pero nada que ver en comparacion con la primera huida. Acá, encerrado en cuatro paredes, con pocas cosas para entretenerse; seguir trabajando con ayuda de la tecnologia de comunicación por medio de mi laptop, leer, ver noticias y –a veces– contadas películas; pero de ahí no va más. Todo esto en un paisaje de la vida doméstica a donde solo puedes toparte con sala, comedor, cocina y dormitorio. Salir a dos cuadras para comprar algo de comer. En las noches, no puedo salir mas allá del umbral de la puerta, todo se reduce a una virtual cárcel. Es la voluntad de quedarse en casa. Tenemos que cuidarnos, es para bien de uno y de la comunidad, no me quejo de esto. Lo que quiero decir, es cuán diametralmente opuesta y diferente es la libertad que te ofrece la selva para seguir disfrutándola, andando a kilómetros mientras esperas que pase el coronavirus.

la lección que saco es que (...) los pueblos originarios debemos proteger y asegurar esa gran despensa que nos sirve a todos, traducida en bosque, ríos, humedales, fauna y biodiversidad.

Si la medida se extrema, pienso que la ciudad ya no puede aguantar más aislamiento, esto sobre todo cuando ya no haya más dinero con qué seguir comprando comida. Aunque para unos cuantos esto no será problema porque desde su casa trabajando pueden seguir cobrando su mes. Para muchos, que trabajamos de manera independiente, las cosas van a ser dolorosas. He ahí, la cuarentena en la selva cobra importancia, porque allí los impactos negativos de la economía no se van a sentir casi nada en comparación a la crisis financiera que el mundo puede experimentar. Los expertos dicen que el coronavirus debilitará la economía mundial, bajará el PBI, esto puede golpear críticamente el bolsillo. Aún estas cosas no lleguen a este extremo, una vez más la lección que saco es que –con más razón– los pueblos originarios debemos proteger y asegurar esa gran despensa que nos sirve a todos, traducida en bosque, ríos, humedales, fauna y biodiversidad. Las comunidades originarias están catalogados como pobres extremos, pero a la hora de la verdad, vivir y enfrentar cualquier crisis desde nuestro territorio es mil veces más vital que aguardar la salud en cuatro paredes, donde no puedes correr más. Si sales, eres catalogado como irresponsable, en cambio la selva y la vida en el paisaje comunitario te da libertad. Una razón más para morir de viejo en mi territorio. Que el coronavirus no nos alcance.

---
* Gil Inoach Shawit, es indígena del pueblo Awajun y se desempeñó como Presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) durante dos periodos consecutivos, de 1996 al 2002.

----
Fuente: Cuenta de Facebook de Gil Inoach: https://www.facebook.com/gil.inoachshawit/posts/10220641888853002

Una hermosa fotografía del album de Gil Inoach, en esta ocasión con el legendario Pedro García Hierro, "Perico", abogado y defensor histórico de las causas indígenas.  

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario