Testimonio de la iniciación del maestro Amaringo

Ricardo Amaringo. Ricardo Amaringo.

Compartimos un breve testimonio del maestro ayahuasquero Ricardo Amaringo recogido por el comunicador shipibo Policarpo Sánchez.

Trayectoria del maestro Ricardo Amaringo. Breve testimonio de su iniciación

Por Policarpo Sánchez Rodríguez*

16 de mayo,2024.- En mi paso por el Centro Espiritual Nihue Rao, ubicado en las afueras de la ciudad de Iquitos, en la cuenca del río Nanay, me encontré con el hermano Ricardo Amaringo Benetillo, “Sani” en nombre shipibo, reconocido maestro ayahuasquero shipibo, con 58 años de edad, proveniente de la Comunidad Nativa Vista Alegre de Masisea, alto Ucayali.

Comparto a continuación su fascinante testimonio de iniciación en el mundo del conocimiento ancestral de la medicina tradicional y la práctica del shamanismo shipibo.

El maestro Ricardo Amaringo, empieza este testimonio, señalando que tuvo una infancia y juventud con muchas dificultades, carencias y hasta de afecto directo de sus
padres biológicos: mi padre Raúl Amaringo Benetillo y mi madre Ercilia Ahuanari (fallecida a los 30 años). Ellos, por desconocimiento y ante la imposibilidad de asumir las responsabilidades de su crianza, lo dieron en adopción a unos tíos para que lo criaran en su seno familiar.

Continua, diciendo que: me inicié en los primeros pasos del shamanismo como a los 14 años de edad. Antes, allá por 1980, en el alto Ucayali, como es parte de nuestra cultura me ofrecieron para casamiento a una chica shipiba de 12 años más o menos, el cual tuve que rechazar, porque mi interior me decía que tenía que cumplir una misión, por lo que asumir una responsabilidad familiar en ese entonces, todavía no era parte de vida.

A los 17 años ya tomaba ayahuasca con regularidad. Pero quiero manifestar que antes de este gran paso en mi vida, era incrédulo del shamanismo. Como todo joven
desligado y abandonado de mis padres biológicos, estando en la ciudad de Pucallpa, pasé por el consumo de marihuana y cocaína, sufría grandes sufrimientos, lloraba
bastante en mi soledad, en esos momentos recurría a las drogas. Con voz entre la garganta, medio sollozando, Amaringo dice: “Dios mío por qué me has hecho así,lloraba”. Tenía mucho odio a las personas, a los niños y jóvenes de mi edad, un gran resentimiento.

En esos tiempos también pasé por la casa del maestro Guillermo Arévalo, en Yarinacocha. Veía que su familia vivía feliz, comían bien, sus hijos estaban en mejores
condiciones que yo. Entonces, le pido a Guillermo Arévalo para que me enseñara el shamanismo. Voy a pensar bien me asintió. Me dijo esto porque él sabía que yo era en
ese momento un muchacho con malos pensamientos (rami shinanya, en shipibo).

Guillermo Arévalo, me negó ser mi maestro espiritual, mi iniciador, pues sabía que tenía malos pensamientos. En ese entonces, pensaba que los shamanes, onanyabo, merayabo, necesariamente tenían que tener un maestro iniciador, que solo a través de los maestros o por la guía de los mismos provenía el conocimiento shamánico. Entonces, preguntando a otros ancianos, me dijeron que antiguamente los principiantes del shamanismo dietaban (samati en shipibo) sin maestro, sino del poder de las mismas plantas maestras, de las propiedades de las plantas (raobo en shipibo). Si claro, obviamente se necesita el acompañamiento espiritual de alguien con experiencia y ordenado espiritualmente para tal fin.

Una mujer adulta llamada María, me dijo, empieza la dieta con la planta “marrosa”(nombre en shipibo) (1). Empecé a dietar. Grande fue mi sorpresa, que con la dieta de la
morrasa me olvidaba de las drogas, del alcohol, me despejaba la mente de mis disturbios mentales. Antes estaba totalmente traumado, me sentía cansado, aburrido, con flojera (chikishires, en shipibo).

El maestro Ricardo Amaringo señala con contundencia y seguridad que gracias a la dieta de las plantas se libró totalmente de sus adiciones a las drogas y los cuadros
o desequilibrios mentales. “Samatax ea benxoa iki”, señala con sonrisa en los labios don Ricardo Amaringo. Mi chacra, mi mente se había bloqueado, tenía tanta duda,
desconfianza, rencor, confusión de mi vida (shinan tsokax, en shipibo), hasta había llegado al pensamiento de suicido. La adición a las drogas tiene solución, con los ícaros
y la ingesta de ayahuasca se sana, nos manifiesta con experiencia y como testimonio personal, el maestro Ricardo Amaringo.

La ayahuasca (2) y las plantas maestras me transformaron, han centrado mi vida, la ayahuasca mismo me ha curado, el espíritu mismo de la ayahuasca, señala enfáticamente el maestro Ricardo Amaringo. Entonces, el cuerpo, el alma y el espíritu se encuentran incluso en condiciones para encontrarse con los dioses. Las plantas maestras y sagradas nos llevan al poder de Dios. Después hice dieta de Toé (3) con flores blancas.

Planta del Toé

Luego hice dieta con Nihue Rao (nombre en shipibo), medicina del aire en español. Esta planta la había conseguido en una quebrada que pasa por los terrenos o monte en donde actualmente se asienta el centro poblado Tushmo, en Yarinacocha. “Nihue Rao samati riki nete kepenti”, es decir, con esta planta se abren las posibilidades y poderes para encontrar los diversos mundos de sanación y bondad, según nos manifiesta don Ricardo Amaringo.

Planta de Nihue Rao

Después de un año de dieta con estas plantas maestras, enterado Guillermo Arévalo, me mandó a llamar. Le había dicho que yo recién estaba iniciándome, pero el maestro
Guillermo Arévalo, ya me había visto a través de la ayahuasca y consideraba que ya me encontraba en condiciones de curar o llevar sesiones o rituales de la ayahuasca. Así comencé a trabajar en Yarinacocha con el maestro Guillermo Arévalo.

Actualmente, don Ricardo Amaringo Benetillo, es un prestigioso maestro ayahuasquero, connotado líder espiritual, viene gerenciando por más de 15 años el crecimiento y posicionamiento del Centro Espiritual Nihue Rao, sin haber cursado estudios mayores de formación académica occidental.

Su éxito empresarial es digno de asombro y admiración. Se ha casado después de los 35 años con la señora Dany Estela Muñoz Vásquez y tiene tres hijos relativamente jóvenes, Carlos Andrés de 17 años, Ricardo de 15 años y Lali de 13 años. Señala que hasta el momento ha atendido y ha sanado en su trayectoria como shamán a más de 2,800 personas entre nacionales y extranjeros.

Centro Espiritual Nihue Rao

Un centro curativo basado en Ayahuasca en la selva amazónica (Iquitos) para curar el alma.

El Centro Espiritual Nihue Rao se ubica en el Caserío Llanchama, por carretera a 90 minutos fuera de la ciudad de Iquitos, Perú. Correo electrónico: nihuerao@gmail.com

Su sitio web es: https://nihuerao.com/our-pricings/ y su cuenta de facebook: https://www.facebook.com/NihueRao.

Notas:

(1) Nombre científico Bougainvillea sp
(2) Nombre científico Banisteriopsis caapi
(3) Nombre científico Brugmansia suaveolens

---
* Policarpo Sánchez Rodríguez es facilitador y comunicador indígena en procesos de desarrollo local y de los pueblos indígenas, con experiencia en articulación intercultural de los pueblos indígenas en las políticas públicas y con sectores privados; especializado en desarrollar metodologías de trabajos con enfoque intercultural, socio ambiental, forestal, integración y participación de pueblos indígenas en contextos actuales. Posee más de 35 años de experiencia en acompañamiento técnico y facilitación de los procesos sociales de los pueblos indígenas. Correo electrónico: wbpolicarpo@gmail.com

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.