Prevalece violencia contra indígenas en Colombia

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos compartió un reciente informe en el que devela las continuas amenazas hacia la vida de los pueblos étnicos de Colombia.

Servindi, 29 de febrero, 2024.- Si bien el último informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre Colombia, anota que en 2023 disminuyeron ciertos indicadores de violencia, la subsistencia de los pueblos étnicos sigue en riesgo.

Ello a raíz de violencia territorial ejercida por grupos armados no estatales y organizaciones criminales sobre la población civil. También se registró violencia arbitraria por parte de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Se pudieron verificar 98 masacres, en las cuales se han registrado 320 víctimas. De este total de víctimas, 18 pertenecían a pueblos étnicos: 15 indígenas y 3 a afrodescendientes.

Ello representa un aumento de 6,5 por ciento respecto de las masacres verificadas en 2022 siendo los departamentos más afectados: Antioquia, Atlántico, Cauca, Magdalena, Nariño y Valle del Cauca.

En el 93% de las masacres verificadas, la presunta autoría recayó en grupos armados no estatales y organizaciones criminales.


Descargue informe de 15 páginas en el siguiente enlace: https://acortar.link/L2yFKZ

Desplazamiento y confinamientos

Sobre desplazamientos y confinamientos territoriales, aproximadamente 62.967 personas fueron desplazadas y 87.646 confinadas.

De esas, 55% de las personas desplazadas y un 79% de las confinadas pertenecen a pueblos étnicos.

Estas cifras resultan preocupantes, a pesar de representar una disminución del 22.9% en desplazamientos y del 14,3% en confinamientos respecto a 2022.

Violencia de género, menores y personas LGTBIQ+


Manifestación de mujeres en Bogotá, Colombia, para exigir el fin de la violencia contra mujeres y niñas. Facebook de ONU Mujeres.

El informe registró además violencia de género contra mujeres, personas LGTBIQ+ y reclutamiento de menores en el conflicto armado.

En tal sentido, se registraron 134 casos –con un alto subregistro– de menores reclutados. De estas víctimas, 75 pertenecían a grupos étnicos (71 indígenas y 4 afrodescendientes).

Las niñas, niños y adolescentes sufrieron, en 37 de los casos, múltiples violaciones de derechos.

Sobre la situación de personas defensoras de derechos humanos, la Oficina recibió 233 alegaciones de homicidios. En 105 de los  casos se verificó que existía un vínculo entre su muerte y su labor en defensa de los derechos fundamentales.

La ONU recomienda al Estado colombiano desplegar una presencia integral en puntos estratégicos del país para proteger a la población civil e indígena.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.