Servicios en comunicación Intercultural

¿Cuándo la Constitución fujimorista se volvió democrática?

Por Jorge Agurto

Servindi, 27 de julio, 2021.- La necesidad de cambiar la Constitución Política por medio de una Asamblea Constituyente es una demanda de diversos sectores ciudadanos que fue recogida por Pedro Castillo Terrones en su campaña electoral.

Sin embargo, sectores políticos de derecha y el poder mediático –luego de sufrir una derrota electoral– ahora enfilan sus ataques a cualquier intento de modificar la Constitución por atentar contra "la democracia".

Habría que recordar que la Constitución de 1993 fue heredera del autogolpe de estado de 1992 provocado por el dictador Alberto Fujimori y fue elaborada por el Congreso Constituyente Democrático (CCD) convocado por él.

El origen ilegítimo y viciado de la Constitución fujimorista es tal que una ley promulgada en 2001 retiró la firma de Fujimori de la citada Constitución Política, que fue la base de un régimen autoritario.

La implementación del régimen de excepción descansó en una cúpula de poder integrada por el triunvirato conformado por Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos y el general Hermoza Ríos.

El triunvirato del poder fujimorista: Alberto Fujimori Fujimori, el asesor plenipotenciario en la sombre Vladimiro Montesinos Torres y el Comandante General del Ejército Nicolás de Bari Hermoza Ríos, operador de los macabros planes que lo dieron protagonismo a las Fuerzas Armadas. Los tres purgan prisión por sus delitos y fueron ellos quienes patrocinaron la Constitución Política de 1993.

Ellos adaptaron y aplicaron las líneas maestras del Plan Verde (1), un proyecto militar-civil de larga duración gestado en 1989 que se propuso:

«construir una Democracia dirigida y una Economía de Mercado para el próximo milenio, luego que se constituya un gobierno cívico-militar, en el cual las FF.AA. asumen el compromiso de dirigir los destinos de la Patria».(2)

De ahí que una condición indispensable para la sobrevivencia de este modelo autoritario fue la intención de perpetuar en sus cargos a los actores principales que sellaron una alianza antidemocrática para el autogolpe del cinco de abril de 1992.

Ellos:

«Aplicaron un plan político-militar, conocido en los medios de comunicación como el “Plan Verde”, que buscó establecer un gobierno militar secreto, de poder real o “dominio estratégico” no susceptible de desgaste político, que gobernara efectivamente el país oculto tras el gobierno elegido. Se crearon con esta finalidad una serie de instancias de gobierno especiales, de fachada y de poder real. Estableció que éste sería el remedio para los males que tenía el país» (3)

Las líneas matrices del Plan Verde eran bastante nítidas:

«En lo económico, se tendría un plan destinado a la atracción de la inversión privada y el capital extranjero, la creación de un sistema privado de pensiones similar al instaurado en Chile durante la dictadura de Pinochet y, sobre todo, se buscaría la reducción de la inflación para legitimar al gobierno» (4).

El Plan Verde contenía un diagnóstico poblacional racista y proponía detener el crecimiento demográfico, sobre todo, "de los grupos culturalmente atrasados y económicamente pauperizados" como luego ocurrió con el caso de las esterilizaciones masivas.

El autogolpe del 5 de abril y la Constitución Fujimorista de 1993 son dos caras de una misma moneda y buscaron imponer "un gobierno de facto, con el control de los medios de comunicación, a través de campañas psicológicas, censura e invitación a la autocensura a los empresarios" (5).

Entre sus características está la imposición del modelo neoliberal que reduce el Estado a su mínima expresión en aras de favorecer el mercado y el debilitamiento de los derechos sociales (a la salud y a la educación, por ejemplo) y los derechos laborales.

Especial mención merece el debilitamiento del régimen de protección de las tierras comunales que en la Constitución de 1979 eran inexpropiables, inembargables e inalienables. La Constitución fujimorista solo reconococe que son imprescriptibles, "salvo en caso de abandono". 

En síntesis, la Constitución de 1993 fue diseñada para fortalecer un régimen político corrupto y nefasto, centralista, autoritario, y favorecer el interés privado en desmedro del interés nacional. Se le introdujo algunos "candados" para evitar ser cambiada. Mayor razón para hacerlo, apenas las condiciones lo permitan.

Notas:

(1) El Plan Verde fue denunciado el 12 de julio de 1993 por la revista Oiga, dirigida por Francisco Igartua, en un extenso reporte titulado: “Historia de una traición o el “Plan Verde”. Este desconocido por la opinión pública nacional e internacional se elaboró en 1989 al interior de un instituto castrense. Con la denuncia la revista sufrió una posterior persecución, perdió su línea editorial y desapareció en 1995. En internet se encuentran transcripciones de la valiente denuncia periodística de Oigahttp://www.resistencia.org/documentos/el_plan_verde/historia_de_una_traicion.pdf

(2) Alberto Adrianzén: El Plan Verde: https://www.desco.org.pe/recursos/sites/indice/314/1018.pdf

(3) Sara Cuentas Rodriguez, en Fujimori y el "Plan Verde": https://elcomejen.com/2020/08/11/fujimori-y-el-plan-verde/

(4) José Alejandro Godoy: El último dictador. Vida y gobierno de Alberto Fujimori, Debate, julio de 2021, Lima, Perú, página 109.

(5) José Alejandro Godoy: El último dictador. Vida y gobierno de Alberto Fujimori, Debate, julio de 2021, Lima, Perú, página 109-1100.

 

 

Te puede interesar:

Momento constitucional y económico para el profesor Castillo

Fuente de la imagen: Facebook Pedro Castillo Presidente 2021.

En su Mensaje a la Nación del 28 de julio, el Presidente Castillo deberá decir algo respecto al tema del cambio constitucional, el mismo que será un proceso largo y con una correlación de fuerzas diferente a la que se tiene hoy día. Seguir leyendo...

 

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario