Servicios en comunicación Intercultural

El mapa de las relaciones entre la sociedad humana-naturaleza

Por Rodrigo Arce Rojas

22 de agosto, 2019.- Si la posición del biocentrismo es poner la vida en el centro de las alternativas al desarrollo entonces es necesario un mejor entendimiento de lo que ello implica (Arce, 2019a, 2019b). Definir la vida no es nada sencillo y los autores concuerdan que lo que existen son definiciones contextuales pues con nuevos elementos que aparecen en la ciencia aparecen cambios significativos. A ello se suma adicionalmente las diversas ontologías existentes respecto a cómo se concibe las relaciones entre la sociedad humana-naturaleza.

El presente artículo pretende contribuir con una aproximación sobre las diversas ontologías que existen en las relaciones sociedad humana-naturaleza que lo hemos llamado el mapa de las relaciones. La importancia de contar con un mapa de relaciones radica en que podemos reconocer cómo los humanos actuales, en sus múltiples manifestaciones vitales, desarrollan relaciones de afecto, de reconocimiento o de afectación a la vida no humana. En tanto estas relaciones son complejas no es una tarea sencilla, sin embargo avanzamos en esta dirección en la esperanza que con la participación activa de otros actores involucrados pueda ser enriquecido. El mapa de las relaciones entre la sociedad humana-naturaleza presenta, a modo de propuesta, las siguientes categorías:

1.- En el marco de una ontología disyuntiva

1.1.- Sociedad humana

1.2.- Naturaleza

2.- En el marco de relaciones de continuidad entre la sociedad humana-naturaleza

2.1.- Relaciones según el grado de sintiencia de otros seres vivos no humanos

2.1.1.- Seres comprobadamente sintientes

2.1.2.- Seres posiblemente sintientes

2.1.3.- Seres no sintientes

2.2.- Relaciones según el grado de conciencia de otros seres vivos no humanos

2.2.1.- Seres autoconscientes

2.2.2.-Seres conscientes (pero no autoconscientes)

2.2.3.- Seres no conscientes

2.3.- Relaciones según el grado de afectación a la salud e integridad humana

2.3.1.- Inocuos

2.3.2.-Simbióticos

2.3.3.- Potencialmente peligrosos

2.3.4.-Patógenos

2.4.- Relaciones según el grado de afectación a otros seres vivos vinculados al bienestar humano

2.4.1.-Inocuos

2.4.2.-Potencialmente peligrosos

2.4.3.- Peligrosos

2.5.- Los seres tierra

Desarrollemos lo que implica cada una de estas grandes categorías.

1.- En el marco de una ontología disyuntiva: Aquí simplemente la sociedad humana y la naturaleza constituyen entes totalmente separados. Es la ontología predominante en la sociedad actual.

2.- En el marco de relaciones de continuidad entre la sociedad humana-naturaleza

2.1.- Relaciones según el grado de sintiencia de otros seres vivos no humanos: está relacionado con la capacidad de sufrir y sentir dolor de otros seres vivos no humanos. Se considera que esto está en función del grado de desarrollo del sistema nervioso central o equivalentes. Se requiere base científica para discriminar el grado de sintiencia porque a la fecha no existe total seguridad (Mateos, 2003, 73). Está por entenderse mejor los alcances de la neurobiología vegetal. Contrario a la creencia generalizada que las plantas solo vegetan, Morales (2018, 38) nos dice que:

Las investigaciones modernas en fisiología vegetal indican que las plantas poseen sistemas sensoriales sofisticados, descentralizados. Por tanto, igual que otros seres vivos, viven activamente y procuran florecer: nacer, crecer y reproducirse. Tienen su propia organización y controlan su mundo y sus interacciones con el ambiente.

2.2.- Relaciones según el grado de conciencia de otros seres vivos no humanos: este punto también requiere base científica para hacer afirmaciones fuertes (Singer, 1979).

2.3.- Relaciones según el grado de afectación a la salud e integridad humana: implica reconocer que las relaciones con otros seres vivos pueden ser de simbiosis (microbioma) o ser causa de enfermedades humanas. En casos de agentes patógenos actuando sobre el ser humano entonces prima el bienestar de los humanos.

2.4.- Relaciones según el grado de afectación a otros seres vivos vinculados al bienestar humano: Aquí hablamos de seres vivos que pueden ocasionar daños a los cultivos, ganado u otras actividades humanas.

2.5.- Los seres tierra: cosmovisión andina (generalizable para otros concepciones indígenas en el mundo) que considera que los no humanos no sólo están conformados por plantas y animales sino también en las montañas, los ríos, las rocas quienes también tienen vida (de la Cadena, 2015). Además considera que no hay una disyunción entre los humanos y no humanos pues todos forman parte de una trama universal.

El mapa de relaciones sociedad humana-naturaleza nos permite hacer afirmaciones más afinadas respecto a la propuesta de poner la vida en el centro de las alternativas al desarrollo. Podemos reconocer entonces que existen tanto relaciones afectivas como conflictivas que es necesario abordar desde una perspectiva de la bioética.

Si bien es cierto la biofilia es definida por Kellert y Wilson (1993) como “la afinidad innata por todo lo viviente, la necesidad de afiliarse con otras formas de vida, el sentido de conexión con la naturaleza y la vinculación emocional con otros sistemas vivos, con el hábitat y con el entorno”, también es preciso reconocer que el amor a la vida no puede ser ingenuo respecto a situaciones donde la vida humana y la vida no humana entran en pugna.

Para enfrentar las tensiones entre la vida humana y la vida no humana, propongo, de manera inicial, los siguientes principios:

Principio 1: Toda vida tiene un valor intrínseco, independientemente del grado de utilidad humana.

Principio 2: Los diversos grados de sintiencia en la vida no humana nos generan la obligación moral de eliminar o reducir tanto como sea posible el daño y el sufrimiento.

Principio 3: El respeto a la vida no humana está condicionada por el mantenimiento de las condiciones de salud e integridad humana.

Principio 4: Todos los seres humanos tenemos la obligación de respetar las diversas ontologías respecto a las relaciones entre sociedad humana-naturaleza.

Quiere decir entonces que para que fluyan las relaciones entre la vida humana y la vida no humana se requieren elementos de amor y de respeto pero también de prudencia. Los principios no pueden aplicarse aislados sino que requieren ser entendidos como sistemas.

Nos reafirmamos entonces en las propuestas de las alternativas al desarrollo para poner como eje central la vida. Estos significa una revisión y transformación profunda de mucho de lo que hasta ahora habíamos, creído, pensado, sentido, dicho o actuado.

Referencias bibliográficas:

- Arce, Rodrigo (18 de agosto, 2019a). Influencia de los enfoques ontológicos en la relación sociedad bosques. [Mensaje en un blog]. SERVINDI. Disponible en: https://www.servindi.org/actualidad-opinion/18/08/2019/la-relacion-entre-sociedad-y-bosques-es-disyuntiva-o-continua

- Arce, Rodrigo (2 de agosto, 2019b). Implicancias de poner la vida como el centro del bienestar. [Mensaje en un blog]. SERVINDI. Disponible en: https://www.servindi.org/actualidad-noticias/02/08/2019/implicancias-de-poner-la-vida-como-el-centro-del-bienestar-en-las

- De la Cadena, Marisol. (2015). Earth Beings. Ecologies of Practice Across Andean Worlds. Durham: Duke University Press

- Kellert, S. R. Y Wilson, E. O. (1993). The Biophilia Hypothesis. Washington, D. C.: Island Press. Pág. 42.

- Mateos Montero, Concha (2003). Bienestar animal, sufrimiento y consciencia. Cáceres: Universidad de Extremadura, Servicio de Publicaciones, 2003. Disponible en: https://mascvuex.unex.es/ebooks/sites/mascvuex.unex.es.mascvuex.ebooks/files/files/file/BienestarAnimal_8477235643_2.pdf

- Morales, Carlos. (2018). Nociones de Filosofía Botánica. San José, Universidad de Costa Rica. Disponible en: http://biologia.ucr.ac.cr/profesores/Morales%20Carlos/Filosof%C3%ADa%20bot%C3%A1nica-Nociones-jun2018.pdf

- Singer, Peter (1979). Practical Ethics. Cambridge: Cambridge University Press.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Muy importante y necesario reflexionar sobre la relación de humanidad con el entorno natural y los otros seres no humanos, sin olvidar que nosotros como humanos somos también naturaleza.

Añadir nuevo comentario