Servicios en comunicación Intercultural

Bolivia: Expertos aconsejarán cómo recuperar lagos Uru Uru y Poopó

Colectivo Casa

Ante el pedido de organizaciones y comunidades, expertos y expertas de la Secretaría de la Convención Ramsar evaluarán la degradación de los lagos para luego emitir un informe con recomendaciones técnicas para la recuperación de los ecosistemas.

Servindi, 15 de setiembre, 2021.- Un equipo de expertos visitará los lagos Uru Uru y Poopó para realizar un análisis técnico de su degradación y proponer recomendaciones al Estado boliviano para la recuperación de los ecosistemas.

Los miembros pertenecen a la Secretaría de la Convención Ramsar efectuará la visita del 20 al 24 de septiembre en los lagos ubicados en la parte central-este del altiplano boliviano,

En julio de 2019 —en el marco de la campaña #LagoPoopóEsVida—, comunidades locales y organizaciones ambientales, sociales y de mujeres solicitaron asistencia técnica a la Secretaría de Ramsar.

Luego, el gobierno boliviano formalizó la solicitud para hacer viable la visita, informó una nota informativa del Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL).

“Reconocemos la voluntad política de autoridades nacionales para obtener apoyo internacional ante la crisis ambiental por la que atraviesan los lagos" dijo Claudia Velarde, abogada de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA).

De la preservacion de esos lagos "dependen los modos de vida y medios de subsistencia de poblaciones campesinas e indígenas” dijo Velarde.

“Las misiones de Asesoramiento Ramsar son una herramienta eficaz para tener asesoramiento especializado e independiente orientado a la preservación de los humedales” agregó.

El Poopó es el segundo lago más grande de Bolivia. Su biodiversidad incluye aves endémicas, migratorias y la mayor cantidad de flamencos en Sudamérica.

En 2002 fue declarado Humedal de Importancia Internacional junto con el lago Uru Uru bajo la Convención Ramsar, un tratado intergubernamental para la protección de esos entornos naturales.

“Los lagos Uru Uru y Poopó garantizan la recarga hídrica de pozos y fuentes de agua, regulan el clima, son hábitat para la avifauna, permiten la seguridad y soberanía alimentaria de las poblaciones aledañas".

Además, "son el cobijo de culturas milenarias” manifestó Limbert Sánchez, del Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA).

Sin embargo, varios factores han llevado al lago Poopó a la situación catastrófica en la que se encuentra. Principalmente, las actividades mineras que no se han detenido durante la pandemia.

La minería genera permanentemente aguas ácidas y toneladas de desechos mineros. A esto se agrega el desvío de los afluentes como el río Mauri.

Todo ello daña el lago al punto de poner en riesgo los sistemas de vida que dependen de él. El Sistema Hídrico Titicaca-Desaguadero-Poopó-Salar (TDSP) no garantiza agua para toda la cuenca.

“En diciembre de 2015, los niveles de agua del lago Poopó se redujeron por completo, una de las mayores catástrofes ambientales del país" afirmó Yasin Peredo, del Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (CENDA).

"Actualmente, lo que queda del espejo de agua es prácticamente mínimo en comparación con los registros históricos”, corroboró Peredo. 

Además de un grave daño ambiental, lo que pasa con los lagos Poopó y Uru Uru es una seria vulneración del derecho al agua, a la salud, al territorio, a la alimentación y al trabajo de las comunidades aledañas.

“Con tristeza vemos como está desapareciendo el lago Poopó y el riesgo que corre nuestro lago Uru Uru”, expresó Margarita Aquino, coordinadora de la Red Nacional de Mujeres Defensoras de la Madre Tierra (RENAMAT).

“La contaminación minera nos está despojando de las fuentes de agua y está vulnerando los derechos de las mujeres y de las comunidades” manifestó Aquino.

De la salud de estos ecosistemas dependen comunidades indígenas aymaras y quechuas, así como los Uru Murato, una de las naciones originarias más antiguas de Bolivia.

Los miembros de ese pueblo milenario solían vivir de la pesca, pero la contaminación del Poopó y su casi incipiente cantidad de agua los ha forzado a migrar y a rebuscar formas para sobrevivir con otras actividades.

Don Pablo Flores, autoridad originaria de la comunidad Uru de Puñaca manifiesta: “En agosto, han llegado autoridades y con ellos hemos ido al lago y hemos constatado que ya no hay agua, el sector de la isla de Panza también está seco."

"Como Urus, ¿cómo estamos viviendo? Antes se iba por pariguanas, ahora no. En febrero ponían huevos, cambiaban de plumas. Este año no hay. Más bien los flamencos muertos están." prosiguió.

"El lago no existe ahora. Las tres comunidades Urus estamos sufriendo, vivíamos de la caza y pesca. Pedimos a las autoridades municipales, departamentales y nacionales mayor atención porque hasta ahora prácticamente no se hizo nada para salvar, proteger y recuperar nuestro lago Poopó” culmino Pablo Flores.

Al incluir a los lagos Uru Uru y Poopó como sitio Ramsar, el Estado boliviano se comprometió a conservar las características ecológicas de estos humedales. En ese sentido, la visita de la misión de expertos y expertas es una oportunidad clave para obtener recomendaciones objetivas y especializadas orientadas al cumplimiento de ese compromiso.

“Las organizaciones ambientales, las comunidades y la población en general estamos pendientes de la visita de la Misión Ramsar" señaló Ángela Cuenca, coordinadora del Colectivo CASA.

"Consideramos que debe tomarse en cuenta la situación actual del ecosistema, pero también los factores que siguen influyendo en su degradación" prosiguió Cuenca.

"Mientras no se adopten estrategias para combatir el cambio climático, no se ponga un alto a la contaminación minera y no se garantice la cantidad de agua necesaria para todo el TDPS, la situación crítica de nuestros lagos Uru Uru y Poopó no podrá ser revertida” concluyó la coordinadora del colectivo.

----
Fuente: Con información publicada por el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina (OCMAL): https://www.ocmal.org/se-consolida-asistencia-tecnica-internacional-para-recuperar-los-lagos-uru-uru-y-poopo/

 

Te puede interesar:

La contaminación minera devasta lo que queda del lago Poopó en Bolivia

Fuente de la imagen: El Salto diario

Fuente de la imagen: El Salto diario

Las mineras desvían los ríos que nutren al lago provocando desecación. A la vez, estas empresas contaminan con metales las aguas, lo que está provocando malformaciones entre los animales y daño en el ADN de los habitantes cercanos. A quienes vivían cerca del lago se les ha privado de su fuente de sustento, de su forma de vida, de su cultura y de su territorio ancestral, obligándoles a emigrar. Seguir leyendo...

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario