Servicios en comunicación Intercultural

Nos deja una gran mujer del pueblo Shipibo, que pierde a una lideresa más

Con enorme pesar el pueblo Shipibo-Konibo se despidió hoy de Priscila Maynas Romaina, quien fue enterrada el domingo a las 3.00 p.m en el cementerio del centro Poblado San Pablo de Tushmo.

Priscila falleció por problemas de salud y fue una de las lideresas claves del pueblo Shipibo-Konibo. Como lo destaca Néstor Paiva "ella formó parte de esa generación de líderes que mantuvo la actividad de las organizaciones indígenas en una época difícil durante la década del 2000".

Era una etapa compleja en la que había que adaptarse a un nuevo contexto de lucha frente a las amenazas al territorio y los recursos; y, sobre todo, abrir camino para empoderar a la mujer y a los jóvenes.

Compartimos una breve reseña sobre los aportes de Priscila Maynas escrita por Néstor Paiva en su cuenta de Facebook. 

Nos deja una gran mujer del pueblo Shipibo, que pierde a una lideresa más

Por Nestor Paiva

14 de marzo, 2021.- Priscila Maynas tuvo un rol importante como dirigente en las principales organizaciones indígenas de Ucayali y del pueblo Shipibo-Konibo, como la Organización Regional Aidesep Ucayali (ORAU), la Federación de Comunidades Nativas del Ucayali (FECONAU) y los espacios para el fortalecimiento de la mujer indígena.

En 2008 participó en el proceso de fortalecimiento que permitió a la FECONAU recuperar el espacio de representación política en la región con el saneamiento legal de la organización y el proceso de planificación estratégica que incorporaron para cumplir su función de representatividad y apoyo a las comunidades nativas.

En los años siguientes junto a otras líderesas promovió el fortalecimiento de la mujer indígena.

Con el apoyo del proyecto Iniciativa para la Conservación de la Amazonía Andina y el Instituto del Bien Común (IBC) organizaron el primer Koshi Shinanya Ainbobo Tsinkiti que tuvo tres ediciones.

Ella formó parte de esa generación de líderes que mantuvo la actividad de las organizaciones indígenas en una época difícil durante la década del 2000 en el que había que adaptarse al nuevo contexto de lucha frente a las amenazas al territorio y los recursos y el empoderamiento de la mujer indígena que sirvió de base para los dirigentes que les siguieron.

Aparte de escuchar sobre el trabajo que realizaban los líderes y dirigentes "hombres" a favor de las comunidades para la defensa de sus derechos me sorprendió que entre ellos estaba Priscila una mujer que llevaba la voz de las mujeres.

A finales de los años 90 y al principios del 2000 ella tuvo un rol protagónico en medio de prácticas discriminatorias y excluyente hacia las mujeres y jóvenes.

Un día tuve la oportunidad de conocer y participar en eventos y actividades institucionales, luego en todo el proceso y desarrollo de la Escuela Amazónica de AIDESEP.

Su voz fuerte y claro era clave para que las mujeres pudieran ser incluidas en las políticas públicas y participar en las organizaciones indígenas. Fue una mujer que abrió un camino para todo/s.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario