Servicios en comunicación Intercultural

Colectivo CASA: "Ni Evo, ni Mesa, ni Camacho"

Foto: https://globalproject.info/it

La profunda crisis política de Bolivia: "Ni Evo, ni Mesa, ni Camacho"

Por Colectivo CASA*

Bolivia vive momentos cruciales y escribe páginas negras de la historia de América Latina. En momentos de desazón y confusión queremos recordar que somos un pueblo guerrero, más no violento; combativo, pero no asesino. En octubre 2003 unimos nuestras fuerzas, polleras, aguayos y wipalas para expulsar un gobierno saqueador, sellamos ese pacto con la sangre de nuestras hermanas y hermanos.

Lastimosamente, este proceso lo hemos venido perdiendo desde el año 2008, cuando el gobierno del MAS hizo el primer gran pacto con la derecha oligárquica y racista, una derecha que creíamos vencida, en esos momentos volvían al palacio y hoy lo toman con biblias y discursos de odio.

En su momento, colectivos ambientalistas, organizaciones campesinas, indígenas y trabajadores alertamos al presidente Evo y a su gobierno, sobre los peligros de darle continuidad a un modelo de estado nación en unidad con los ricos, empresarios y transnacionales, y el pueblo sintió que el presidente Evo llegó a cegarse con el poder, tercializando a la Madre Tierra, sin respetar los derechos de los pueblos indígenas, ya no había democracia y lo más duro fue que dividió a las organizaciones sociales y que en estos días de crisis muchas de ellas lo han dejado solo.

Sabemos que desde fuera cuesta entender todo el malestar que se ha generado en el país y resulta hasta incompresible cómo se puede dar la espalda a un gobierno indígena y de izquierda, pero quienes estamos en el país sabemos que hubo muchos motivos para que los malestares fueran creciendo entre ellos el fraude.

Sin embargo, frente a la oleada fascista y racista de odio y confusión, condenamos los discursos y acciones violentas contra sedes, dirigentes ex autoridades, y acciones misóginas contra mujeres. El ingreso de grupos fundamentalistas y conservadores al gobierno, y el intento de imponer un gobierno cívico militar liderado por Luis Fernando Camacho y Carlos de Mesa.

En estas horas inciertas, hacemos un llamado hacia la pacificación del país. Numerosos saqueos y acciones de odio están proliferando por las calles de nuestras ciudades. Apostamos por la independencia partidaria de los sectores populares, nos sumamos al sentimiento de indignación ante muertes y dolor innecesarios de la población en general. Y hacemos un llamado al repliegue popular para disminuir la escalada violenta promovida por ambos bandos.

---
* El Colectivo CASA (Colectivo de Coordinación de Acciones Socio Ambientales) es una institución sin fines de lucro, cuya sede está ubicada en el Departamento de Oruro. Apoya en el fortalecimiento de las organizaciones sociales que participan de los movimientos en defensa de los derechos ambientales a través del afianzamiento de las capacidades de liderazgo desde el enfoque de la Ecología Política y la Gestión de Conflictos Socio Ambientales.

----
Fuente: http://oiedc.blogspot.com/2019/11/la-profunda-crisis-politica-de-bolivia.html

 

Te puede interesar:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Muy interesante este artículo. De hecho, parece ocurrir en Bolivia un proceso semejante ( no igual) al que conocimos en Brasil, cuando la presidente Dilma se alió a los enemigos del pueblo para obtener base gobernamental, lo que dió fuerza a los enemigos para dar su golpe. Hoy en Brasil padecemos horrores por causa de aquella opción dilmista. No basta un gobierno decir-se de izquierda, hay que seguir un programa que sirva realmente los intereses populares.

"Izquierdista" cualquiera es ahora. Lo que manda es el Programa Democrático Popular que atienda las necesidades según la diversidad de las fuerzas productivas : indígenas conservadores productivos, campesinos de productividad tecnológica, asalariados urbanos de productividad tecnológica, empresarios de distribución de ingresos según el trabajo del asalariado. Lo mismo, "socialista" cualquiera es ahora. Lo que manda es el Programa, pero dirigido por un Presidente coherente y no seducible por las adulaciones de esos "izquierdistas" y "socialistas".

Añadir nuevo comentario