Servicios en comunicación Intercultural

La crisis del pensamiento autoritario frente al pensamiento flexible

Vicealmirante en retiro Jorge Montoya Manrique. Foto: Agencia Andina

 

En este artículo revisamos las características de las mentes rígidas y el pensamiento autoritario frente al pensamiento abierto y flexible. Partimos del caso del vicealmirante en retiro y congresista Jorge Montoya Manrique pero el pensamiento rígido y autoritario no es patrimonio exclusivo de la ultraderecha o el fujimorismo. El pensamiento autoritario causa dolor y sufrimiento propio y ajeno; mientras que el pensamiento flexible favorece actitudes democráticas.

 

Por Jorge Agurto

Servindi, 12 de agosto, 2021.- El caso del actual Jorge Montoya Manrique, exvicealmirante de la Marina de Guerra del Perú y actual congresista por Renovación Popular es sumamente ejemplar sobre la crisis del pensamiento rígido, inflexible y autoritario frente al pensamiento flexible.

Jorge Montoya fue un adlátere de Keiko Fujimori en la fallida campaña por anular el triunfo electoral de Pedro Castillo Terrones y uno de los más agresivos en acusar de «caviar, rojo, comunista, senderista y terrorista» (todo esto en progresión sucesiva) a todo aliado o cercano al profesor Castillo.

También fue uno de los miembros de la comitiva que hizo el ridículo en Washington, Estados Unidos, para denunciar el imaginario fraude electoral ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Jorge Montoya volvió a hacer un papelón cuando insistió tercamente en postular a la presidencia del Congreso, a pesar que sus cercanos le aconsejaban ser más realista en participar de una lista de consenso opositora a Perú Libre.

De mente obtusa, Jorge Montoya insistió hasta el final en inscribir su lista tomando como base los doce miembros de la bancada de Renovación Popular, de la cual es el vocero. El resultado fue que obtuvo solo 9 votos, es decir menos de los que conformaban su bancada.

Perú Libre –a pesar de ser el partido con mayor cantidad de congresistas– perdió toda opción de integrar la mesa directiva por una leguleyada normativa que impidió su inscripción por un asunto de trámite. Jorge Montoya, pegado a las reglas, defendió esta tramoya legislativa.

De la misma forma, Montoya defendió la maniobra de María del Carmen Alva, actual presidenta del Congreso y miembro de Acción Popular, quien desairó al expresidente Francisco Sagasti al hacer que entregue la banda presidencial prácticamente en la calle, ante la puerta del Congreso.

No se hizo lo que suele hacerse en otras situaciones: invitar al presidente saliente a entregar la banda presidencial en la misma sesión plenaria y agradecer el gesto democrático de una transición, muy necesario en una democracia tan frágil como la peruana. 

A inicios de julio, el congresista Héctor Valer fue separado de Renovación Popular por afirmar "que en un proceso electoral se tiene que respetar el Estado de derecho" al ser uno de los primeros en admitir el triunfo electoral de Pedro Castillo.

Esta semana, el tozudo Jorge Montoya Manrique, recibió un nuevo desplante de la realidad, cuando tres congresistas de la república renunciaron a la bancada de Renovación Popular.

Impertérrito, Jorge Montoya Manrique minimizó el hecho. "Son cosas que pasan en todos los partidos", dijo, e insistió en que la “línea de Renovación Popular no ha cambiado en lo más mínimo y es pública".

Cortó la entrevista con un: "No deseo comentar más sobre el tema”.

Análisis del pensamiento autoritario

El psicólogo clínico y profesor en terapia cognitiva Walter Riso tiene un libro de divulgación sumamente valioso y recomendable titulado: El poder del pensamiento flexible. De una mente rígida, a una mente libre y abierta al cambio (1)  

Riso identifica las mentes rígidas como aquellas que se caracterizan por el dogmatismo, la solemnidad, se apegan a la normatividad, a los prejuicios, a la simplicidad –que no es lo mismo que sencillez– y que suelen derivar en autoritarismo.

Riso, quien tiene una maestria en bioética y numerosos aportes al humanismo, profesa las virtudes de las mentes flexibles que se caracterizan por el análisis crítico, el humor y la afección a lo lúdico, el inconformismo, la imparcialidad, la complejidad y el pluralismo.

 

De una mente rígida, a una mente libre y abierta al cambio.

“La fuerza del pensamiento flexible radica en que a pesar de la resistencia y los obstáculos, nos permite inventarnos a nosotros mismos y fluir con los eventos de la vida sin lastimar ni lastimarse. Como podrá verse en este libro, la rigidez psicológica enferma, genera sufrimiento (estrés, depresión, ansiedad, hostilidad) y promueve una violencia individual y social significativa. Por eso, es incomprensible que muchas culturas avalen y promuevan el dogmatismo y el fundamentalismo en cualquiera de sus manifestaciones principales como un estandarte a seguir. Si decides aferrarte a tus dogmas de manera irracional, tendrás una vida empobrecida y dolorosa.

La mente flexible fortalece el “yo”, actúa como un factor de protección contra las enfermedades psicológicas, genera más bienestar y mejores relaciones interpersonales, y nos acerca a una vida más tranquila y feliz. Si decides ser flexible, te quitarás un enorme peso de encima al ver que nada está predeterminado y que puedes ser el último juez de tu propia conducta”.

 

La mente rígida de la cual hace gala Jorge Montoya Manrique tiene sin duda un arraigo en su formación castrense. No olvidemos que fue presidente del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas de 2007 a 2008.

Fue además uno de los que firmó la denominada "acta de sujecion" suscrita por toda la plana de oficiales de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para defender la vigencia de las leyes de amnistía y acciones posteriores al autogolpe del 5 de abril de 1992. 

Montoya, quien fue candidato a la vicepresidencia de la República del Perú por Renovación Popular, negó haber firmado el "acta de sujecion", pero ante las evidencias fotográficas y en vìdeo, lo justificó diciendo que solo era un registro de asistencia a una reunión obligatoria a la que no podía negarse.

El problema es que las mentes rígidas incubadas por los exmilitares vinculadas al acta de sujeción se han manifestado activas buscando imponer su visión particular de la democracia.

Así lo evidencia una carta difundida en junio de 2021 en la que se aboga a favor de un golpe de estado que bloquee la implantación del comunismo en el Perú (2)

El dilema democrático

Lo cierto y real es que las mentes rigidas se basan en creencias cerradas y dogmáticas. Las que las poseen se creen dueñas de la verdad. Por esto caen con facilidad en la irracionalidad y tienen distorsiones cognitivas. 

Según el perfil de las mentes rígidas que expone Walter Riso las mentes rígidas incuban miedos "que impiden una actitud dispuesta al cambio" y desarrollan estrategias de mantenimiento y autoengaño para defender sus esquemas rígidos.

El perfil de las mentes flexibles aboga por creencias o esquemas basados en una mente abierta, con pensamientos racionales que facilitan la apertura mental y convicciones en contra del miedo que favorecen una buena disposición al cambio.

La mente flexible adopta como estrategia práctica la flexibilidad, explora la realidad, se mantiene actualizada, investiga y profundiza diversos temas, adquiere experiencias nuevas, escucha a los opositores y contraviene argumentos y no ataca a las personas.

La consecuencia es que las mentes rígidas y autoritarias causan dolor, engaño, sufrimiento –propio y ajeno– y no favorecen las actitudes democráticas ni la democracia como sistema. 

Mientras que, las mentes flexibles son un índice de madurez psicológica y política y deben ser promovidas como parte del desarrollo de relaciones horizontales, plurales y democráticas.

Una acotación final

Esta vez hemos partido por analizar el caso Jorge Montoya Manrique, pero debemos advertir que el pensamiento rígido y autoritario no es patrimonio exclusivo de la ultraderecha o el fujimorismo. También está presente en la izquierda, pero esto lo desarrollaremos en otra oportunidad.   

Nota:

(1) Riso, Walter: El poder del pensamiento flexible. De una mente rígida, a una mente libre y abierta al cambio. Editorial Planeta, Lima, 2013.

(2) Servindi: Carta golpista fue suscrita por firmantes de acta de sujeción: https://www.servindi.org/actualidad-noticias/28/06/2021/revelaciones-de-la-carta-golpista

(3) Riso, Walter: ob. cit. p. 202-203.

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Es muy cierto que el cachaco Montoya, tiene un pensamiento rígido que seguramente lo puso en práctica durante su carrera militar; sin embargo, una vez métido en política, a sufrido traspiés tras traspiés, y pareciera que a cambiado algo, después de su conversación con Bellido.

Añadir nuevo comentario