Servicios en comunicación Intercultural

Llaman a defender la movilización social por la vida en Ecuador

Foto de archivo del Instituto de Estudios Ecuatorianos (IEE).

Servindi, 11 de febrero, 2021.- Diversas agrupaciones sociales y personas expresaron su defensa al proceso de movilización social por la vida en contra el capitalismo extractivo patriarcal y colonial en Ecuador.

"No es solo a Yaku Peréz, ni siquiera al movimiento Pachakutik-CONAIE lo que defendemos en este proceso electoral, es la movilización social por la defensa de la vida humana y no humana" indican.

Saltos por Comuna, Montecristi Vive, la Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES) y la Colectiva de Antropólogas del Ecuador enfatizan la necesidad de defender la comunidad y cuidar los territorios.

La movilización social en defensa de la vida se expresa en la protección de otras especies animales, en los territorios de vida, las culturas ancestrales, el mundo campesino, en las comunidades y la democracia comunitaria.

Asimismo, en la defensa del trabajo, del agua, de los páramos, en la despenalización del aborto y en la soberanía de los cuerpos y las subjetividades de la mujeres, en el trabajo.

Las falsas ilusiones del progresismo conservador

En el pronunciamiento que viene ganando cada vez más adhesiones, advierten la falsa contradicción entre el progresismo conservador y el liberalismo conservador como las únicas opciones viables electoralmente.

Advierten que el progresismo conservador que encarna el correísta Andrés Arauz representa un "progresismo conservador patriarcal, colonial y extractivista" similar al de Ortega en Nicaragua y Maduro en Venezuela.

Ello debido a que el Movimiento Revolución Ciudadana liderado por el expresidente Rafael Correa, defraudó la movilización social de las nacionalidades y pueblos indígenas y de las organizaciones populares y barriales.

"Cuando la izquierda es conservadora deja de ser movilización y deseo social y se convierte en un partido (Alianza País), en una fórmula ideológica (Revolución Ciudadana), en un caudillo (Rafael Correa) que contiene y destruye la resistencia y la movilización social".

Remarcan que existe "una trayectoria distinta al liberalismo conservador, patriarcal, colonial y extractivista" que encarnan Lasso (Ecuador), Macri (Argentina), Guaidó (Venezuela) y Añez (Bolivia).

"No somos blanco y negro, somos diversos colores en un espectro bello como la whipala" indican en el pronunciamiento, que destaca la trayectoria de movilización social que Pachakutik expresa en este momento tan complejo en la historia ecuatoriana" concluye el pronunciamiento.

Fuente de la imagen: https://www.investigacion.ups.edu.ec/noticias/

 

Desde Ecuador para los pueblos, las izquierdas y las mujeres del mundo

La izquierda no es un sujeto, un partido, un movimiento, un gobierno es una movilización humana permanente que reinventa y transforma la sociedad en búsqueda de la defensa de la vida afirmando y ensanchando la dignidad, la justicia y la libertad humana sin agredir a las otras especies y dañar el planeta. La izquierda no está en una fórmula ideológica, en un modelo de gobierno, en una teoría política, en un pensador y peor aún en un hombre. La izquierda está en la capacidad humana de inventar y reinventar la vida social de manera permanente; en el deseo de los pueblos de ir tejiendo su destino de manera autónoma, sin imposiciones coloniales, patriarcales y capitalistas; en el corazón de las comunidades que cuidan sus territorios físicos y subjetivos y a los seres que habitan en ellos, donde no existe una división entre seres humanos y naturaleza como lo asume Occidente, sino que los seres humanos son parte de un continuum que los hace ser igualmente de importantes que los montes, la tierra, el agua, los bosques. Además, no es en singular sino en plural porque diversa y cambiante es la humanidad, porque las condiciones y contextos donde esta movilización humana acontece son múltiples.

El progresismo ecuatoriano fue izquierda cuando allá por el 2006 expresaba una movilización social que buscaba construir un destino distinto al marcado por el capitalismo patriarcal y colonial imperante en el Ecuador y en América Latina. Sin embargo, en el momento que al contrario de expresar esa movilización social la saboteaba, la asfixiaba, la perseguía, la silenciaba, dejó de ser izquierda. Cuando la izquierda es conservadora deja de ser movilización y deseo social y se convierte en un partido (Alianza País) en una fórmula ideológica (Revolución Ciudadana) en un caudillo (Rafael Correa) que contiene y destruye la resistencia y la movilización social, y detiene la historia en su reinvención de mundos humanos más gratos.

A diferencia de los otros países latinoamericanos, donde el progresismo conservador pudo seguir como la opción de izquierda frente al liberalismo conservador, en el Ecuador la movilización social de las nacionalidades y pueblos indígenas, de las organizaciones populares y barriales, de las mujeres feministas y de los y las jóvenes ecologistas y del pueblo afroecuatoriano abrió la nueva trayectoria de la izquierda en el país. La falsa contradicción entre progresismo conservador y liberalismo conservador como las únicas opciones fue denunciada por la fuerte presencia de la movilización social en defensa de la vida expresada en las otras especies animales, en los territorios de vida, en el agua, en los páramos, las culturas ancestrales, el mundo campesino, en las comunidades, de la democracia comunitaria, en la despenalización del aborto, en la soberanía de los cuerpos y subjetividades de la mujeres, en el trabajo, en defensa de la vida y en contra del capitalismo extractivo patriarcal y colonial que caracterizó al gobierno progresista de Rafael Correa.

No es solo a Yaku Peréz, ni siquiera al movimiento Pachakutik-CONAIE lo que defendemos en este proceso electoral, es la movilización social por la defensa de la vida humana y no humana, por la defensa de la comunidad, del cuidado, de los territorios y sobre todo de los derechos de las mujeres para decidir su vida. Existe una trayectoria distinta al progresismo conservador patriarcal, colonial y extractivista de Arauz, Ortega y Maduro y al liberalismo conservador, patriarcal, colonial y extractivista de Lasso, Macri, Guaidó, Añez. No somos blanco y negro, somos diversos colores en un espectro bello como la whipala. La trayectoria de la movilización de los pueblos y nacionalidades indígenas y populares que apoyan lo que Pachakutik expresa en este momento tan complejo en la historia ecuatoriana.

Quito, febrero 2021

Agrupaciones:

Natalia Sierra y Napoleón Saltos por Comuna

Juan Cuvi y Alberto Acosta por Montecristi Vive.

Erika Arteaga y Xavier Maldonado por ALAMES

Kati Alvarez y Marisol Rodríguez por Colectiva de Antropólogas del Ecuador

Individualidades

María Paula Granda

(siguen adhesiones)

 

Te puede interesar:

Ecuador: ¿Quiénes le temen a Yaku Pérez y su supuesto "salto al vacío"?

Imagen de Facebook de la Lista 18

Imagen de Facebook de la Lista 18

Servindi, 9 de febrero, 2021.- "La diferencia política entre liberales y progresistas, ambos conservadores, termina cuando tienen que enfrentar lo que no calza en sus coordenadas Estado-mercado".

Así lo destaca la socióloga Natalia Sierra, al comentar como los seguidores de Rafael Correa y los derechistas detrás de Guillermo Lasso coinciden en calificar la opción de gobierno que encarna Yaku Pérez Guartambel como "salto al vacío".Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario