Servicios en comunicación Intercultural

Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?

Fuente de la imagen: diario Uno.

Servindi, 10 de abril, 2020.- La sublime grandeza expresiva del genial poeta César Vallejo, refleja la situación actual en su poema "Los nueve monstruos" y que compartimos a continuación en vídeo y texto. Recita: Jorge Montoro.

 

 

Los nueve monstruos

Y, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de ser, dolernos doblemente.

Jamás, hombres humanos,
hubo tanto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tanto cariño doloroso,
jamás tanta cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tanta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.

Crece la desdicha, hermanos hombres,
más pronto que la máquina, a diez máquinas, y crece
con la res de Rosseau, con nuestras barbas;
crece el mal por razones que ignoramos
y es una inundación con propios líquidos,
con propio barro y propia nube sólida!

Invierte el sufrimiento posiciones, da función
en que el humor acuoso es vertical
al pavimento,
el ojo es visto y esta oreja oída,
y esta oreja da nueve campanadas a la hora
del rayo, y nueve carcajadas
a la hora del trigo, y nueve sones hembras
a la hora del llanto, y nueve cánticos
a la hora del hambre y nueve truenos
y nueve látigos, menos un grito.

El dolor nos agarra, hermanos hombres,
por detrás, de perfil,
y nos aloca en los cinemas,
nos clava en los gramófonos,
nos desclava en los lechos, cae perpendicularmente
a nuestros boletos, a nuestras cartas;
y es muy grave sufrir, puede uno orar...
Pues de resultas
del dolor, hay algunos
que nacen, otros crecen, otros mueren,
y otros que nacen y no mueren, otros
que sin haber nacido, mueren, y otros
que no nacen ni mueren (son los más).
Y también de resultas
del sufrimiento, estoy triste
hasta la cabeza, y más triste hasta el tobillo,
de ver al pan, crucificado, al nabo,
ensangrentado,
llorando, a la cebolla,
al cereal, en general, harina,
a la sal, hecha polvo, al agua, huyendo,
al vino, un ecce-homo,
tan pálida a la nieve, al sol tan ardido¹!
¡Cómo, hermanos humanos,
no deciros que ya no puedo y
ya no puedo con tanto cajón,
tanto minuto, tanta
lagartija y tanta
inversión, tanto lejos y tanta sed de sed!
Señor Ministro de Salud: ¿qué hacer?
¡Ah! desgraciadamente, hombre humanos,
hay, hermanos, muchísimo que hacer.

Sobre César Vallejo

César Abraham Vallejo Mendoza, conocido como el "Cholo Vallejo", nació en Santiago de Chuco, en la sierra de La Libertad el 16 de marzo de 1892. Murió en París, el 15 de abril de 1938.

El aporte literario de Vallejo marca un hito en la evolución de la poesía mundial. De estirpe indígena, Vallejo representa el nacimiento de una nueva sensibilidad, de un arte nuevo y rebelde... precursor del nuevo espíritu y de la nueva conciencia universal, afirma José Carlos Mariátegui La Chira.

"Vallejo es el poeta de una estirpe, de una raza. En Vallejo se encuentra, por primera vez en nuestra literatura, sentimiento indígena virginalmente expresado" prosigue Mariátegui en su ensayo sobre la literatura peruana.

"El sentimiento indígena tiene en sus versos una modulación propia. Su canto es íntegramente suyo. Al poeta no le basta traer un mensaje nuevo. Necesita traer una técnica y un lenguaje nuevos también" prosigue el autor de los Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana.

"Vallejo es un creador absoluto. Los Heraldos Negros podía haber sido su obra única. No por eso Vallejo habría dejado de inaugurar en el proceso de nuestra literatura una nueva época. En estos versos del pórtico de Los Heraldos Negros principia acaso la poesía peruana (Peruana, en el sentido de indígena)" concluye Mariátegui.

 

Te puede interesar:

COVID-19: los respiradores que el Perú necesita

Países de todo el mundo continúan dando batalla a la pandemia por el COVID-19. La crisis ha comprometido diversos sectores, tanto sociales, políticos, económicos y laborales. Sin embargo, la consecuencia más grave del COVID-19 es el colpaso de los sistemas de salud. La insuficiencia respiratoria es la fase más delicada que requiere de los servicios médicos de cuidados intensivos con el fin de seguir salvando vidas. ¿Perú está preparado para esto? Seguir leyendo...
 

El desafío de salvar vidas con un sistema de salud en colapso

Considerando que la pandemia se expande por el país y afecta a regiones alejadas ¿tendrán tiempo los afectados en estado crítico o de alto riesgo para alcanzar una cama UCI y recibir la atención que salve sus vidas? ¿Qué harán las personas que viven alejadas y con pocos recursos para llegar a la ciudad de Lima? Seguir leyendo...


Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario