Servicios en comunicación Intercultural

La CIA oculta lo que sabe sobre emblemático conflicto en la Amazonía

Una mujer en la conferencia climática de las Naciones Unidas en Lima en 2014 sostiene un cartel que dice "Bagua no será olvidado". Crédito: David Hill

Agencia de inteligencia de Estados Unidos dice que toda la información sobre violencia que sacudió a Perú está clasificada.

Por David Hill*

Hoy, 5 de junio, es un gran día para muchos peruanos. No porque sea el Día Mundial del Medio Ambiente de las Naciones Unidas, ni porque este año sea el día antes de que el país decida quién será su próximo presidente, sino porque hace 12 años, el 5 de junio de 2009, más de 30 personas murieron a raíz de una violencia extraordinaria. en la región norte del Amazonas. En ese momento, el director de la organización de derechos humanos para la que trabajaba, Survival International, lo llamó el "Tiananmen del Amazonas".

Al amanecer de ese día, la policía de las "fuerzas especiales" comenzó a despejar a los indígenas Awajún y Wampis que estaban bloqueando pacíficamente una carretera que desemboca en el Amazonas. Según los informes más fiables, el conflicto que se produjo, junto con la violencia que estalló en la cercana localidad de Bagua Grande, provocó la muerte de 11 policías, cinco indígenas y cinco no indígenas, mientras que en otro distrito de Amazonas otros 11 Los policías fueron ejecutados luego de ser tomados como rehenes, aparentemente en represalia por lo que se creía que estaba sucediendo a lo largo de la carretera. Más de 200 personas también resultaron heridas, muchas por disparos. Estos trágicos sucesos se conocieron como el "Baguazo". 

Ese bloqueo de la carretera fue parte de las protestas en toda la Amazonía peruana, denominadas "paro Amazónico", que efectivamente datan de agosto del año anterior, pero que se suspendieron y luego se reiniciaron el 9 de abril. ¿Las razones? Hubo muchas, dependiendo de la región, incluidas concesiones de petróleo, gas y minería, pero podría decirse que la más obvia, la más significativa y la más unificadora fue una serie de nuevas leyes promulgadas utilizando poderes temporales otorgados por el Congreso de Perú al Ejecutivo con el objetivo declarado de permitiendo al país cumplir con un nuevo “acuerdo de promoción comercial” firmado con los EE. UU. De hecho, una de las demandas que hizo el paro fue que se anulara ese acuerdo. 

“Respondimos pacíficamente a las leyes [del presidente Alan] García, pero García nos respondió violentamente”, me dijo el líder wampis, Wrays Pérez, algunos años después cuando visité Bagua y la región circundante. “No queremos tener que enfrentarnos a otros peruanos así nunca más”.

Según un "informe minoritario" de la comisión designada por el gobierno para investigar el Baguazo, redactado por dos miembros de la comisión que se negaron a poner sus nombres en el informe oficial, la principal preocupación de muchos manifestantes indígenas fue que algunas de esas nuevas leyes afectaban a su tierra, sustento y sus vidas. En pocas palabras, socavaron los derechos de los pueblos indígenas y facilitaron mucho el acceso y la explotación de sus territorios a otros, y sin embargo, no se les consultó sobre ninguno de ellos. 

“Pensar en las razones por las que lucharon nuestros hermanos en ese día histórico del 5 de junio de 2009 es lo mismo que pensar en aquello por lo que luchamos hoy”, decía un comunicado de la organización nacional indígena con sede en Lima, AIDESEP, posiblemente la principal convocante, que se lanzó en 2014 para conmemorar el quinto aniversario. “Hoy seguimos luchando por defender nuestra vida y nuestro territorio, que consideramos sagrado. Luchamos para que se reconozca legalmente el territorio del que dependemos para nuestra supervivencia, el territorio que nos ha pertenecido desde tiempos ancestrales y nos fue confiado por nuestros abuelos como la única forma de mantener vivos a nuestros pueblos y nuestra cultura. Con nuestra lucha le decimos al Estado: “No más violaciones de los derechos que nos otorga el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo”, “No más establecimiento de concesiones en nuestro territorio”, y “No más leyes que afecten la propiedad y el acceso de nuestra gente a lo que siempre nos ha pertenecido y que hemos aprendido a gestionar y proteger ”.

El “informe de minorías” de la comisión señaló que se habían promulgado 99 leyes utilizando esos poderes temporales, la mayoría de ellas nunca discutidas por el Congreso y sin conexión con el acuerdo comercial de Estados Unidos. Según la lectura de otro informe de un eminente abogado peruano, quien luego fue Ministro de Justicia y luego Presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el porcentaje de leyes realmente relacionadas con el acuerdo comercial “no fue mayor que 20%”. “Por lo tanto, es obvio que la opinión pública fue manipulada explotando un discurso de desarrollo en torno a los beneficios esperados de un tratado de libre comercio para legislar sin participación pública en temas que no tenían nada que ver con el acuerdo comercial sino que trataban de otras cosas, principalmente conectado a recursos en la región amazónica”, afirmó el informe minoritario.

 Si el Congreso y el presidente García ceden a la presión, habrá implicaciones para el Tratado de Libre Comercio Perú-Estados Unidos recientemente implementado [cable del embajador a la secretaría de Estado de EE.UU.]

Como reveló Wikileaks en 2014, el 1 de junio, cuatro días antes de que estallara la violencia en la carretera, el embajador de Estados Unidos en Perú, Michael McKinley, había escrito un cable a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, diciendo que “el gobierno la renuencia a usar la fuerza para despejar carreteras y bloqueos ”estaba“ contribuyendo a dar la impresión de que las comunidades cuentan con un apoyo más amplio del que realmente tienen. Si el Congreso y el presidente García ceden a la presión, habrá implicaciones para el Tratado de Libre Comercio Perú-Estados Unidos recientemente implementado”. Al día siguiente, la ministra del Interior de Perú, Mercedes Cabanillas, reemplazó al principal oficial de policía del país por otro que, al día siguiente, el 3 de junio, reemplazó efectivamente al general de policía que supervisaba las operaciones en Bagua. 

Esas decisiones en el personal policial superior fueron descritas como "cambios radicales" por el "informe de minorías". “Fueron de decisiva importancia para la forma en que se desarrollaron los hechos del 5 de junio en los alrededores de Bagua”, afirmó. “Efectivamente, reemplazar al general Uribe –un funcionario cuya misión, como él mismo señaló a la comisión, era dialogar hasta el final– con el general Muguruza indicó un cambio de actitud”.

¿Clinton, o uno de sus ayudantes, representantes o subordinados, respondió de alguna manera a ese cable de McKinley enviado el 1 de junio? Mis intentos de contactar a la exsecretaria a través de la Fundación Bill, Hillary y Chelsea Clinton en Nueva York y su oficina personal no tuvieron éxito, mientras que la ex embajadora me dijo por correo electrónico: "No podré ayudar con su consulta".

Dado todo esto, particularmente los vínculos obvios con el acuerdo comercial de Estados Unidos y el cable mucho menos conocido a Clinton, me pareció razonable preguntarme qué sabe la inteligencia estadounidense sobre el Baguazo. ¿Qué nunca se ha hecho público? ¿Cómo podría profundizar nuestra comprensión de lo que sucedió? ¿No merecen los peruanos, en particular todas aquellas familias que perdieron a sus seres queridos, saber lo más posible? Sin embargo, después de presentar una solicitud de Libertad de Información a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), me dijeron de manera algo notable que todo, absolutamente todo, lo que tienen sobre esos trágicos eventos está clasificado.

absolutamente todo, lo que tienen sobre esos trágicos eventos está clasificado.

“Completamos una búsqueda exhaustiva de registros en respuesta a su solicitud y localizamos material que determinamos que está clasificado actual y correctamente y debe ser denegado en su totalidad sobre la base de las exenciones de FOIA (b) (1) y (b) (3),” Me dice la CIA. “La exención (b) (3) se refiere a la información exenta de divulgación por ley. Los estatutos relevantes son la Sección 6 de la Ley de la Agencia Central de Inteligencia de 1949, según enmendada, y la Sección 102A (i) (l) de la Ley de Seguridad Nacional de 1947, según enmendada". 

Esa respuesta solo genera más preguntas pero, sean cuales sean las respuestas, lo que está claro por ahora es que nadie en Perú quiere otro Baguazo, como me han dicho indígenas como Wrays Pérez y otros a lo largo de los años, y como he visto garabateado en innumerables pancartas y carteles en protestas y manifestaciones en todo el país. No más Baguazo”. Quien sea elegido presidente mañana debe respetar los derechos de los pueblos indígenas y trabajar por un desarrollo genuinamente sostenible en la Amazonía, los Andes y otras partes del país, y otros gobiernos, bancos, corporaciones y todos los demás deben hacer lo que puedan para apoyar ese .

---
*David Hill es periodista especializado en derechos humanos, medio ambiente y cuestiones climáticas.

----
Fuente: Blog personal de David Hill: https://hilldavid.substack.com/p/the-cia-is-hiding-what-it-knows-about
 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario