Servicios en comunicación Intercultural

Milciades Ruiz: Paradojas políticas en sufragio

Por la presente intento aportar argumentos políticos para la campaña electoral de los candidatos de la izquierda popular. El propósito es ayudar a mejorar el desempeño, con una sustentación apropiada, claramente diferente a las propuestas de los partidos de derecha. En esta oportunidad, con referencia a la política alimentaria.

Paradojas políticas en sufragio

Por Milcíades Ruiz*

6 de febrero, 2021.- Una de las principales características de una campaña electoral es la estafa al electorado. Es legal y no tiene castigo. Los candidatos salen al mercado electoral y ofrecen mercadería política adulterada, pero en vez de reclamarles, se les aplaude. El pueblo sabe que es una pantomima, pero, paradójicamente los oprimidos siempre terminan eligiendo a los candidatos de sus opresores. Es una cuestión de consciencia política. Esta es la clave de la liberación social.

Esto viene sucediendo a lo largo de la vieja república bicentenaria. Y no es que el pueblo sea masoquista, sino porque, el régimen electoral está ex profesamente diseñado para burlar la voluntad popular. Tenemos entonces, una democracia fraudulenta. El fundamento de esta democracia son los partidos políticos, pero paradójicamente, estos, son antidemocráticos. Se han deteriorado profundamente, hasta el nivel delincuencial.

Los corruptos siguen postulando como si nada. Abundan los candidatos mafiosos, sicarios y gente de mal vivir, con antecedentes delictivos. Buscamos lo mejor para nuestra patria, pero paradójicamente, elegimos a lo peor de nuestra sociedad. No interesa los méritos del candidato, sino el cálculo político. De esta forma, Arlette Contreras, famosa por protagonizar un escándalo sexual, salió elegida congresista por el Frente Amplio, sin tener nada que ver con la ideología de esta agrupación. Posesionada de su curul, se alejó.

Pero el propósito de esta nota no es llevarlos al muro de los lamentos. Dado que la campaña electoral ya empezó, no está demás aportar ideas para que los candidatos de los sectores populares, tengan un mejor desempeño. La campaña electoral en curso, nos muestra el nivel político de los postulantes, haciéndonos perder la esperanza de mejoría política. Son repetitivos porque no manejan un mayor espectro político. No saben lo que es gobernar un país, pero paradójicamente, gobernarán a los que saben.

A diferencia de los candidatos de derecha, los candidatos de izquierda deberán dar muestras de que están en condiciones de gobernar. Tenemos fundamento ideológico para nuestras propuestas y no es dable quedarnos en el simple activismo, que no sale de las consignas cotidianas. Tenemos que dar a los problemas sensibles, el enfoque de políticas de estado. Allí está la diferencia entre las concepciones de izquierda y derecha.

Tenemos que dar a los problemas sensibles, el enfoque de políticas de estado.

En estos momentos estamos viviendo un dramático episodio derivado de la pandemia. El sufrimiento de los indefensos es enorme, en pérdidas de familiares y falta de medios de subsistencia. Esta situación no puede ser omitida en el mensaje político a nuestro pueblo. Las vacunas no eliminarán la pandemia prontamente, y el próximo gobierno tendrá que asumir la responsabilidad de afrontarla. Rusia viene vacunando desde el año pasado, pero aún mueren diariamente medio millar.

En esta perspectiva, la bandera alimentaria podría ser enarbolada políticamente, para propugnar cambios fundamentales. Lo que más produce nuestro país, son los alimentos. ¿Dudas? Paradójicamente, los más pobres y desnutridos, son los que los producen. ¿Dudas? Todos los estudios y comprobaciones formales lo acreditan. Sin embrago, somos un país desnutrido, que exporta alimentos. Es una paradoja estúpida, pero es política de estado, de la que muchos están orgullosos, para felicidad de los agroexportadores.

Pero esta política de estado tiene reacciones en cadena. Al exportar alimentos sin límites, se deja desabastecido el mercado interno y así, por ejemplo, la palta que costaba dos soles el kilo ahora la obtenemos pagando sobre los diez soles. Lo mismo sucede con la quinua, leche, tomate, camote, ají, etc. Entonces, la población tiene que utilizar más dinero en alimentarse, pero se va quedando sin liquidez.

Al perder capacidad adquisitiva por esta política de estado, los pobres comen menos (más hambre) y ya no alcanza para los gastos de educación ni para comprar medicinas. Menos para adquirir tecnologías y aumentar la productividad. Con esto, la política de estado le corta el futuro a los niños y jóvenes. Pero hay más reacciones en cadena. Al perder la población su capacidad adquisitiva, baja la demanda (compras) y esto, perjudica la producción de bienes y servicios, los negocios caen y la economía nacional se deteriora. Así, mientras la población se empobrece, las transnacionales de la agroexportación se enriquecen. Y siguen las consecuencias.

Pero esto es lo que hace una sola política de estado. Es de imaginarse lo que ocasionan todas las políticas de estado en conjunto. En su mensaje al Congreso, el actual presidente dijo que su gobierno impulsará el programa “Hambre Cero”. Los aplausos no se hicieron esperar. Pero los problemas no se arreglan con puro lirismo, sino con políticas de estado coherentes. Hay que saber gobernar. En toda gestión, un mal manejo de situaciones repercute en el destino de millones de gobernados, como sucede con el manejo de la salud pública.

Según datos de Agrodata, Sierra Exportadora y del Ministerio sectorial, en plena pandemia, el Perú exportó en el 2020, más 3 millones de toneladas de alimentos, para alimentar gringos, mientras los más pobres no tenían insumos para las ollas comunes. De un total de 169 destinos, mayormente se envió a EE UU (US$ 3.933 millones) y Europa, aunque también a Asia, y otros países de nuestro continente, pero no a Cuba y Venezuela, por orden del amo gringo.

Aunque parezca dramático, se envió para afuera 67,183.5 toneladas de leche (procesada). Más de 50 mil toneladas de quinua fueron a EE UU y Europa fundamentalmente. Se exportaron 6,755.6 toneladas de maíz morado, 8,115 toneladas de maíz cancha, y 6,911.5 toneladas de maíz blanco del Cusco. Pero también unas 1700 toneladas de papa (preparada). La lista es larga, cacao y chocolates, palta, orégano, camote, plátano, cebolla, etc. Ver el siguiente cuadro de los principales alimentos exportados.

PERÚ:PRINCIPALES PRODUCTOS DE EXPORTACIÓN AGROPECUARIA

 

2019

2020*

VARIACIÓN

2019

2020*

VARIACIÓN

PARTICIPACIÓN

PRODUCTOS

TONELADAS**

2020/2019

MILES US$-FOB

 

2020/2019

2020%

TOTAL GENERAL

 

 

 

7 462 048

7 678 279

2,9%

100%

ARANDANOS ROJOS, FRESCOS

124 876

160 772

28,7%

820 394

991 592

20,9%

12,9%

UVAS FRESCAS

375 291

401 774

7,1%

875 478

950 906

8,6%

12,4%

AGUACATES (PALTAS) , FRESCAS

312 539

410 878

31,5%

752 454

759 978

1,0%

9,9%

CAFE EN GRANO SIN TOSTAR,

232 138

209 673

-9,7%

634 909

627 779

-1,1%

8,2%

ESPARRAGOS, FRESCOS

133 813

123 986

-7,3%

400 116

373 068

-6,8%

4,9%

MANGOS Y MANGOSTANES, FRESCOS

200 936

233 946

16,4%

262 968

273 850

4,1%

3,6%

LOS DEMAS CITRICOS HIBRIDOS

100 069

146 574

46,5%

127 866

181 844

42,2%

2,4%

BANANAS TIPO "CAVENDISH V." FRESC

221 494

209 188

-5,6%

152 378

146 392

-3,9%

1,9%

PREPARACIONES P' ALIMENTACION AN

184 012

137 065

-25,5%

195 901

133 055

-32,1%

1,7%

CACAO EN GRANO

54 211

47 234

-12,9%

138 091

126 456

-8,4%

1,6%

LOS DEMAS QUINUA, EXC. P SIEMBRA

49 256

50 572

2,7%

135 519

123 473

-8,9%

1,6%

MANGO CONGELADO C/AZUCAR

48 852

71 029

45,4%

80 515

115 534

43,5%

1,5%

JENGIBRE SIN TRITURAR NI PULV.

23 097

49 081

112,5%

40 864

103 079

152,3%

1,3%

LAS DEMAS FRUTAS CONGELADAS

26 122

34 360

31,5%

84 845

100 210

18,1%

1,3%

ESPARRAGOS PREPARADOS O CONSER

32 166

32 593

1,3%

97 670

98 413

0,8%

1,3%

ALCACHOFAS PREPARADOS

38 420

39 407

2,6%

92 592

95 241

2,9%

1,2%

CEBOLLAS Y CHALOTES, FRESCOS

248 793

253 609

1,9%

87 941

95 066

8,1%

1,2%

ALCOHOL ETILICO MAYOR O IGUAL A 8

144 424

121 700

-15,7%

105 869

93 867

-11,3%

1,2%

HORTALIZAS PREPARADAS SIN CONGE

51 284

50 587

-1,4%

78 460

81 924

4,4%

1,1%

HORTALIZAS, FRUTAS Y DEMAS PARTE

34 954

32 073

-8,2%

82 958

73 707

-11,2%

1,0%

LECHE EVAPORADA

67 071

54 752

-18,4%

80 072

69 134

-13,7%

0,9%

PAPRIKA SECA

22 599

26 131

15,6%

65 963

66 763

1,2%

0,9%

LOS DEMAS FRUTAS U OTROS FRUTOS

40 208

36 545

-9,1%

65 821

62 886

-4,5%

0,8%

PROD. PANADERÍA, PASTEL O GALLET.

35 683

36 057

1,0%

62 313

60 529

-2,9%

0,8%

AZUCARES DE CAÑA REFINADOS

95 130

109 758

15,4%

40 624

57 804

42,3%

0,8%

ACEITE DE PALMA EN BRUTO

67 416

70 818

5,0%

38 039

47 180

24,0%

0,6%

MANDARINAS (INCLUIDAS TANGERINA

33 614

42 588

26,7%

34 074

45 046

32,2%

0,6%

OTROS PRODUCTOS

     

1 827 355

1 723 505

-5,7%

22,4%

* Cifras preliminares, estimado diciembre
         
** No se totaliza por cuanto no se dispone de equivalencias para homogeneizar la información presentada en diferentes unidades de medidas
Fuente: SUNAT   Elaboración: DGPA-DEEIA- MIDAGRI
       

Ni qué decir de la riqueza alimentaria natural de nuestro mar, que los depredadores mayormente extranjeros se llevan fuera. Alrededor de dos millones de toneladas en productos frescos, harina de pescado para alimentar a cerdos (el 70 % es para China) y otros. Según el ministerio del ramo, la exportación de productos pesqueros destinado al Consumo Humano Indirecto (CHI) ascendió a 1.24 millones de TM el 2019, en tanto que al consumo directo se envían mayormente congelados (China 22%). Hasta la pota y las conchas de abanico se van para alimentar a los extranjeros, mientras aquí, se sufre en ollas comunes.

Pero hay toda la gama de productos industriales que se van fuera del país, sin que se haga nada por impedir esta perversidad. Visto de esta manera no hay razón para que gran parte de nuestro pueblo tenga que sufrir hambre. Es la degeneración de la república bicentenaria la que nos ha traído este mal, por el lucro y la corrupción política. Ni en la colonia ni en el Tahuantinsuyo había este problema nacional. Quizá por eso, se nos induce a celebrar el bicentenario de la independencia.

Bueno pues. ¿Y cuál sería nuestra propuesta electoral? Pues una política alimentaria sin hambre. Equidad en el comercio exterior: Exportación de alimentos sin perjudicar el consumo interno. Hay muchas medidas administrativas, legales, tributarias, técnicas y de seguridad nacional, que se podría aplicar para contrarrestar esta maldad. Establecer franjas de cuotas, medidas de estímulo, etc. No se trata de vociferar a puño en alto, protestando sin sustento. Si no de gobernar con equidad.

Para la emergencia, es importante que la Marina asuma un rol más protagónico en esta guerra contra la desgracia. Así como el Ejército sale a patrullar para evitar contagios, bien podría la naval salir de pesca con sus embarcaciones para ayudar a paliar las necesidades alimentarias de la población. El pescado salado, tradicional por su duración, podría llegar hasta los lugares más alejados.

No sigo porque ya me excedí, pero la idea está planteada. Salvo mejor parecer.

(Escrito el 5 de febrero de 2021)

---
*Milcíades Ruiz es especialista en desarrollo rural. Dirige el portal República Equittiva: https://republicaequitativa.wordpress.com/

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario