Papa eleva el tono frente a negacionistas climáticos

Servindi, 5 de octubre, 2023.- En una exhortación apostólica difundida el miércoles 4 de octubre el papa Francisco elevó el tono frente a los negacionistas de la crisis climática y culpó de esta crisis a las grandes industrias y a los líderes mundiales.

“A pesar de todos los intentos de negar, ocultar, maquillar o relativizar la cuestión, los signos del cambio climático están aquí y son cada vez más evidentes” escribió.

“Nadie puede ignorar que en los últimos años hemos sido testigos de fenómenos meteorológicos extremos, frecuentes periodos de calor inusual, sequías y otros gritos de protesta por parte de la tierra”.

Esas son solo algunas expresiones palpables de una enfermedad silenciosa que afecta a todo el mundo, prosiguió el papa Francisco, que compartió su mensaje antes de la cumbre climática de las Naciones Unidas (COP28), prevista del 30 de noviembre al 12 de diciembre en Dubai.

El cambio climático está “provocado por la humanidad” y probablemente no hará sino empeorar. Ignorarlo, dijo, aumentaría “la probabilidad de fenómenos extremos cada vez más frecuentes e intensos”.

Si consideramos que las emisiones por individuo en Estados Unidos son aproximadamente dos veces superiores a las de los individuos que viven en China, y unas siete veces superiores a la media de los países más pobres, podemos afirmar que un cambio amplio en el estilo de vida irresponsable ligado al modelo occidental tendría un impacto significativo a largo plazo"

Papa Francisco

Laudate Deum

A través del documento titulado Laudate Deum (Alabado sea Dios) el papa Francisco advirtió de que los efectos del cambio climático son “ya irreversibles” y devastadores para la humanidad.

El texto hace seguimiento de la carta encíclica Laudato Si de 2015, que fue el primer escrito pontificio dedicado a cuestiones ecológicas, y que ha sido un tema clave del papa Francisco.

“Algunos efectos de la crisis climática son ya irreversibles, al menos durante varios cientos de años, como el aumento de la temperatura global de los océanos, su acidificación y la disminución del oxígeno” escribió el pontífice.

El documento de 18 páginas se compone de seis capítulos: En el primero, titulado “la crisis climática global”, el papa advierte que el cambio climático es innegable y sus efectos se hacen cada vez más evidentes “a pesar de algunos intentos de minimizarlos o ridiculizarlos”.

En el segundo capítulo, el Santo Padre aborda el “paradigma tecnocrático” y subraya que la naturaleza no es un recurso a explotar sin fin, por lo que exhorta a reconocer que la ambición desmedida no es sostenible éticamente.

En el tercer capítulo, Francisco se refiere a “la debilidad de la política internacional” y destaca la urgente necesidad de la cooperación global a través de nuevos acuerdos multilaterales entre los Estados porque los enfoques actuales y pasados son insuficientes.

En el cuarto capítulo, el Papa reflexiona acerca de “las conferencias sobre el clima: avances y fracasos” y alienta a superar las posturas egoístas de los países en beneficio del bien común.

En el último capítulo, “las motivaciones espirituales”, el Santo Padre hace un llamado a las personas de todas las confesiones religiosas a reaccionar.

Finalmenteel Papa Francisco invita a caminar en comunión, juntos, sinodalmente, y al compromiso en la “reconciliación con el mundo que nos alberga”.

“La naturaleza nunca perdona”

El papa Francisco se distingue por ser un activo defensor de las cuestiones ambientales, y a menudo comenta los fenómenos meteorológicos extremos durante sus declaraciones públicas.

En su mensaje por el Día Mundial de la Tierra afirmó: “Si hasta ahora podíamos tener olas de calor varias veces al año, ¿Qué ocurrirá si la temperatura global aumenta 1,5° centígrado, a lo que nos estamos acercando?”.

“con el paso del tiempo, me he dado cuenta de que nuestras respuestas no han sido adecuadas, mientras que el mundo en el que vivimos se derrumba y puede estar acercándose al punto de ruptura", escribió el papa.

“Lamentablemente, la crisis climática no es precisamente un asunto que interese a las grandes potencias económicas, cuya preocupación es el mayor beneficio posible al mínimo coste y en el menor tiempo posible” enfatizó.

“Me siento obligado a hacer estas aclaraciones, que pueden parecer obvias, a causa de ciertas opiniones despectivas y poco razonables que encuentro, incluso dentro de la Iglesia católica” afirmó.

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.