Servicios en comunicación Intercultural

Panamá reconoce los derechos de la naturaleza

Mientras el gobierno negocia por un lado un nuevo contrato con Minera Panamá y planea expandir el inventario de tierras para la extracción, por el otro aprueba la ley que reconoce los derechos de la naturaleza, un hito en la región que sigue los pasos que tomaron Ecuador y Bolivia hace una década.

Servindi, 3 de marzo, 2022.- El presidente de Panamá Laurentino Cortizo Cohen promulgó una ley que reconoce los derechos legales de la naturaleza que define como una “comunidad única, indivisible y autorregulada de seres vivos”.

La norma que entrará en vigencia dentro de un año garantiza los derechos de la naturaleza a preservar su biodiversidad y a ser restaurada después de haber sido dañada por la actividad humana.

La ley reconoce “los derechos de la Naturaleza y las obligaciones del Estado relacionadas con estos derechos” a través de la Ley 287 del 24 de febrero de 2022, publicada en la Gaceta la semana pasada.

Algunos de los Derechos de la Naturaleza reconocidos en la ley incluyen los derechos a existir, persistir y regenerar sus ciclos vitales; el derecho de la naturaleza a una restauración oportuna y efectiva; y el derecho de la naturaleza a la preservación de sus ciclos del agua.

Uno de los aspectos más relevantes de la norma es que establece que la cosmovisión y los conocimientos ancestrales de los pueblos indígenas deben ser parte integral de la interpretación y aplicación de los Derechos de la Naturaleza.

Además cuenta con un glosario con términos indígenas a fin de que los contenidos de esta ley sen consistentes con muchas tradiciones.

Cambio de paradigma

Reconocer los derechos de la naturaleza implica “un cambio de paradigma donde debemos considerar la naturaleza como una entidad viviente que tiene derechos y no exclusivamente como un objeto al que se le puede explotar y utilizar”.

Asi reza la exposición de motivos que sostuvo el diputado Juan Diego Vásquez al presentar el anteproyecto en septiembre de 2020.

Diputado independiente Juan Diego Vásquez. Fuente de la imagen: Entiempopanama.com

Se trata entonces de reinterpretar –y reinterpretarnos– en una naturaleza como un todo del que somos parte y dejar de verla como un gran inventario de recursos prestos a “explotar”.

La ley reconoce así a la naturaleza como un ente colectivo, indivisible y autorregulado, conformado por biodiversidad y ecosistemas interrelacionados entre sí.

El artículo 5 faculta a cualquier persona, natural o jurídica, o en asociación, a exigir el cumplimiento de los derechos de la naturaleza ante cualquier instancia administrativa o judicial.

El nuevo cuerpo legal también otorga a la naturaleza “protección y respeto por parte del Estado”, instando a los habitantes del país a “asistir a las autoridades cuando tengan conocimiento de posibles acciones o hechos que puedan generar riesgo o daño ambiental”, a fin de asegurar su restauración, mantenimiento y regeneración de los ciclos vitales, además de la conservación de las estructuras y funciones ecológicas.

Los principios que regirán la ley –que aún debe regularse por parte del Ejecutivo– incluyen el interés superior de la naturaleza, el in dubio pro natura (principio de precaución y prevención a favor de la naturaleza), in dubio pro aqua (precaución a favor de los recursos hídricos) y los principios de prevención en general, precaución y restauración.

Lo más importante quizás, y lo más contradictorio a la vez, es el artículo 7 de la ley, el cual indica:

El Estado velará por la aplicación de todas las medidas administrativas, legales y/o técnicas necesarias para prevenir y restringir los efectos de actividades humanas que puedan contribuir a la extinción de especies, a la destrucción de ecosistemas o a la alteración permanente de los ciclos naturales y del clima, incluidos, pero no limitándose a la extracción insostenible de recursos naturales, la pesca insostenible (…) la emisión de gases de efecto invernadero, la deforestación y otras actividades humanas que afecten a la Naturaleza”.

Reconocimiento internacional

De esta manera, Panamá se suma a los diversos países que reconocen los Derechos de la Naturaleza. La lista incluye a Bolivia, que aprobó la Ley de los Derechos de la Madre Tierra (071) en 2010 y la Ley de la Madre Tierra y Desarrollo Integral para Vivir Bien (300) en 2012.

Asimismo Ecuador, que codificó los Derechos de la Naturaleza (Pachamama) en su constitución el 2008.

Uganda ha adoptado también una norma nacional que reconoce los Derechos de la Naturaleza destinada a proteger ciertas áreas designadas. Asimismo, Chile está considerando incorporar los Derechos de la Naturaleza en su nueva constitución.

 

Te puede interesar:

Corte Constitucional respalda derechos de la naturaleza en Ecuador

Los suelos, el agua y los territorios de los pueblos y nacionalidades indígenas de la Amazonía del Ecuador recibieron importante respaldo de máximo organismo constitucional. Crédito de la imagen: Emilio Bermeo/Alianza Ceibo.

Máximo organismo legal ecuatoriano sentencia a favor de derechos indígenas y de la naturaleza mediante fallo constitucional que sienta precedente sobre derecho a libre consentimiento informado previo. Ecuador es el único país de la región que reconoce a la naturaleza como sujeto de derechos. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario