Servicios en comunicación Intercultural

Chile proclama su política nacional oceánica

En su último fin de semana como en el gobierno, Michelle Bachelet emitió un decreto supremo aumentando la protección del espacio marino chileno. De esta manera el país sureño tendrá una política definida de conversación y uso sustentable de los recursos oceánicos. Esto sumado a tener la más grande red de parques naturales de la región colocan a Chile en la vanguardia de políticas ambientales en Latinoamérica.

Por José Díaz

Servindi, 12 de marzo, 2018.- En su último fin de semana como presidenta de Chile, Michelle Bachelet emitió un decreto supremo que estableció la política nacional oceánica en el país del sur. Con esta medida ejecutiva el territorio chileno dispondrá de nuevas áreas marinas protegidas sumando un total de 1.4 millones de kilómetros cuadrados bajo su soberanía.

El objetivo principal de esta medida es sentar las bases para las políticas públicas de conservación y protección del ecosistema marino. Del mismo modo, se espera establecer criterio de uso sostenible de los recursos del mar, así como evitar escenarios negativos como la proliferación de la pesca ilegal y el impacto del cambio climático en el océano.

Es importante entender que el oceáno es parte vital del desarrollo nacional, declaró Michelle Bachelet.

“Lo que somos y podemos ser está inevitablemente amarrado a una costa de más de 6.400 kilómetros. Por eso, es tan importante entender que el océano es parte vital del desarrollo nacional”, declaró Michelle Bachelet a poco de dejar definitivamente sus funciones del Palacio de la Moneda.

El balance final en materia ambiental resultó ser positivo bajo la segunda gestión de Bachelet al frente de Chile. Esto debido a que a este decreto se le debe sumar la creación de la red de parques naturales más grande de Sudamérica al sumar 4.5 millones de kilómetros cuadrados con la adhesión de terrenos protegidos en la Patagonia.

Una administración verde

Pese a cierta inestabilidad política vivida a mediados de su gestión, el gobierno de Michelle Bachelet se caracterizó por ser uno de los más progresistas en materia ambiental dentro de la región. Esto le sirvió para recibir en 2017 el premio “Campeonas de la Tierra” por parte de las Naciones Unidas en reconocimiento por su labor de protección ecológica e impulso de energías renovables.

Y en esa línea, poco antes de dejar la administración del país sureño, la gestión Bachelet argumentó que uno de los principales motivos por los cuales promulgó la política oceánica en su país se debe a que la protección de un territorio puede “quintuplicar la cantidad de especies marinas en su entorno”.

Como se recuerda, una reciente investigación reveló que en el mundo más de 3.000 millones de personas dependen de las especies marinas y los recursos oceánicos para subsistir.

Desde este pasado fin de semana, quien asumió la presidencia del Gobierno de Chile fue el ex mandatario Sebastián Piñera, quien en su anterior gestión no se caracterizó precisamente por impulsar políticas verdes, y cuyo bagaje empresarial lo acera más a las políticas extractivistas. ¿Seguirá avanzando Chile en este terreno?

Te puede interesar

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario