Servicios en comunicación Intercultural

¿Qué falacias inmovilizan pensamientos y voluntades en Guatemala?

Foto: http://cpr-urbana.blogspot.com

Por Ollantay Itzamná*

14 de enero, 2016.- En este maravilloso y contrastante país, cuya extensión territorial apenas alcanza al tamaño de algunos municipios de países de América del Sur, se desencadenan apasionantes historias inconclusas, edulcoradas con estridentes falacias.

Y el asunto no es que (quienes detentan la hegemonía cultural en el país) conviertan sus mentiras en verdades infalibles mediante su maquinaria mediática, sino que siempre hay “pueblo” que cree y defiende esas falacias como verdades casi dogmáticas.

Por algún capricho histórico, a este policromático y megadiverso rincón del planeta, sus “fundadores y héroes” (que no ganaron guerra alguna) lo denominaron Guatemala.

Una toponimia fonética que ya condiciona a sus habitantes al “hundimiento o derrota psicológica”. Mucho más, cuando en el argot latinoamericano, para metaforizar la derrota permanente se suele decir: “De Guatemala a guatepeor”.

Otro tanto ocurre con el nominativo de “chapín” con el que citadinos mestizos se auto nominan con aires de orgullo nacional.

La literatura nos indica que en el siglo XV las españolas llamaban chapín a sus zapatillas de caña alta (escarpines).

Y, en honor a la presencia de algunas de estas prendas en los pies de los invasores españoles, ahora, los guatemaltecos se auto nombran chapines (zapatillas femeninas de caña alta).

Hace algunas semanas atrás, informes oficiales sobre condiciones socioeconómicas del país desató una cascada apasionante de opiniones sobre la pobreza del 60% de la población del país.

Incluso afloraron estigmas supersticiosas de: “son pobres por que son haraganes, libidinosos, borrachos…”. Pero casi nadie advirtió que en Guatemala no hay pobres, sino empobrecidos.

Y es más, esos 60% de empobrecidos trabajan mucho más que nadie (incluso como esclavos fuera y dentro del país), pero el Estado le pone un salario mínimo de $ 360.00 mensual (casi todos reciben por debajo de este monto) cuando el costo de la canasta básica vital es de $ 850.00.

Sólo para la canasta alimenticia se requiere $ 450.00 mensuales ¿Cómo puede un país salir del empobrecimiento, desnutrición y analfabetismo en estas condiciones adversas?

En los últimos días, desde los medios de información, se caricaturiza al país crispado, confrontado internamente, a raíz de la captura de cerca de una veintena de militares retirados relacionados con masacres y asesinatos durante los últimos tiempos del conflicto armado interno (1960-1996), como si los pueblos y sectores del país en algún momento de su historia hubieran estado unidos o integrados en un proyecto de país o nación.

Más allá de las justificaciones emocionales o familiares, es asombroso oír proclamaciones públicas de: “Los militares son nuestros héroes de la Patria. Sino fuera por ellos, Guatemala sería otra Cuba u otra Nicaragua”.

Son personas de clase media, muchos profesionales, que creen y proclaman estas falacias. ¿Será que no saben ni por leídas virtuales que Cuba se encuentra a miles de años luz adelante en Latinoamérica gracias al socialismo? ¿O será que ellos aún creen que en Guatemala y el mundo la mayoría somos idiotas crédulos?

El Ejército guatemalteco, para vencer a los 15 mil guerrilleros, desapareció cerca de 50 mil personas, masacró cerca de 200 mil vidas humanas, la mayoría indígenas que nada tenían que ver con el conflicto armado interno. ¿A esa acción criminal del propio Estado se puede denominar “heroísmo”?

Y, ahora, cuando se intenta juzgar a los responsables, hay un sector de la población citadina que dice que eso es venganza.

Venganza sería que familiares de las y los masacrados y desaparecidos aplicasen el principio bíblico de ojo por ojo, diente por diente.

El no investigar y sancionar estos y otros crímenes sería un premio y promoción para el crimen sanguinario que ya se apoderó del país.

La gran verdad incómoda es que en esta Guatemala de los chapines nada ocurre fuera de la voluntad del gobierno de los EEUU.

Las últimas apoteósicas hazañas legales contra los corruptos gobernantes y ex militares criminales es para tranquilizar y re adormecer al hambriento pueblo que intenta despertar.

La finalidad es estabilizar en Centro América al sistema neoliberal que se desestabiliza por sus costos socioambientales crecientes.

Y, en este objetivo geoestratégico quienes fueron pupilos útiles del Imperio en sus tiempos mozos, ahora, son residuos humanos sacrificables (¡feliz culpa imperial!).

Casi nadie desea debatir en Guatemala la urgente tarea de la refundación del país mediante un proceso constituyente ascendente y plurinacional.

Hay un miedo (a la derrota) casi atávico que enmudece conciencias e inmoviliza voluntades creativas para repensar y reorganizar el país colapsado.

Incluso los mismos abuelos revolucionarios (vencidos militar y electoralmente) asumen que “no hay condiciones políticas, ni correlación de fuerzas favorables para refundar Guatemala”.

“Si vamos por la constituyente nos va a ir peor”, dice la clase media revolucionaria o no. Este es el dispositivo instalado que corporiza el cotidiano y performativo dicho popular de: “De Guatemala a la guatepeor”.

__

*Ollantay Itzamná es indígena quechua. Acompaña a las organizaciones indígenas y sociales en la zona maya. Conoció el castellano a los diez años, cuando conoció la escuela, la carretera, la rueda, etc. Escribe desde hace más de 10 años no por dinero, sino a cambio de que sus reflexiones que son los aportes de muchos y muchas sin derecho a escribir se conozcan.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Si somos pueblo con usos y costumbres originarios, la palabra "derrotado" no existe en nuestro habla. "Volveré y seré millones" es nuestro fermento catalizador que nos ha animado en los momentos difíciles de nuestra historia, nos anima y nos animará.

El problema de los izquierdistas es que piensa de la misma fuente que el invasor, sólo que lo contrario a su congénere.

Por su puesto que estamos llenos de indígenas blanqueados que piensan lo mismo que el invasor y, más recargado todavía.

Estos son eventos que están apegados al poder invasor o quieren estar en el lugar del poder del invasor, y con ello formar parte de la miseria humana que esquilma la madre tierra.

Es una buena ocasión para que emerja el nombre nativo de Guatemala, y eso que viaje de boca en boca, día a día con la paciencia de las hormigas.

Cada día tenemos que fortalecernos con nuestros usos y costumbres. Este es el que da sentido a nuestra vida.

El invasor, llámese ahora "inversionista", jamás debe ser aceptado en nosotros. Como dicen, de la boca para fuera, pero jamás en nosotros. Por el contrario, que vean en nosotros cómo es que se cría la vida, el buen vivir.

Lindo artículo de Itzamná; no para que los hermanos blanqueados se amarguen, sino que se pongan a pensar en esa cruda realidad, y poco a poco reorienten su manera de pensar y nuestras acciones se fortalezcan.

Añadir nuevo comentario