Servicios en comunicación Intercultural

Perú: TeorÃas de la Dependencia, del Chorreo y del Mataperro del Hortelano en el Perú del 2008

Por Manuel Lajo Lazo *

La llamada teoría de la dependencia -precursora de las teorías de los sistemas mundiales y de la globalización- surgió a mediados de la década de 1960 como crítica a la teoría de la modernización del economista norteamericano Walt Whitman Rostow, popularizada desde la Segunda Post Guerra.

Esa teoría está todavía vigente a través de la visión oficial del Gobierno de EEUU que sigue sosteniendo que el camino al desarrollo para el Tercer Mundo es copiar a EEUU y someterse dócilmente a los negocios de las empresas cuya base o propiedad está en su territorio.

Esta teoría ha sido más recordada y difundida por el concepto del "despegue" al que supuestamente llegarían los países que siguieran la receta que promueven los gobiernos de EEUU. La imagen de un avión que si sigue ciegamente las "instrucciones" de la torre de control llegará a volar es la mejor síntesis de esta ideología tan difundida por el apararto cultural norteamericano.

El Chorreo de Toledo y el Mataperro del Hortelano de Alan García como resurrección de la teoría del "despegue"

Versiones criollas pero muy tardías de este enfoque son:

a) La teoría del "Chorreo". Sostiene -y aplica la norma- que enriqueciendo más a los ricos caería de la mesa algún día algún mendrugo a los pobres. Este enfoque autojustificó la conducta proneoliberal durante el Gobierno de Toledo.

Aprovechando el continuo crecimiento de la economía peruana y latinoamericana por la expansión de las economías China e India y los efectos benéficos en los precios de los recursos naturales exportables Toledo pudo hasta jactarse de un supuesto "buen manejo" macroeconómico que habría dejado "la mesa servida" en el 2006 al Presidente Alan García.

Sin embargo, casi la totalidad de sus cinco años de gobierno (2001-2006) vivió con una popularidad muy precaria por la masiva desaprobación al engaño gigantesco de un liderazgo que se aprovechó de la lucha antidictatorial para instalar un gobierno derechista y plagado de frivolidades.

Felizmente un sector del mismo -pese a la nueva corrupción- combatió la corrupción fujimontesinista.

b) La teoría del Mataperro del Hortelano. Un poquito más elaborada que la anterior, surgió a mediados del 2007 cuando el Gobierno de Alan García decidió intensificar su combate por facilitar "la inversión" de la gran empresa extranjera entregando lo que pidiera para "poner en valor" los recursos y el patrimonio nacional, aún cambiando la Constitución neoliberal.

A diferencia de Fujimori - a quien no le importó justificar la imposición del neoliberalismo mediante la dictadura política encubierta bajo insólitas formas corruptas de control de todos los poderes del Estado - el entreguismo del actual Gobierno pretende justificarse a través de culpar del subdesarrollo a los pobres por oponerse a ser despojados de sus derechos y de la propiedad de los recursos públicos.

Los pobres serían "perros del hortelano" que no comen ni dejan comer los recursos del Perú. Por eso la solución es acabar con estos perros (Mataperro del Hortelano). Frente a la resistencia de la opinión pública a la entrega de las tierras, bosques, mares, los recursos naturales, etc. culpa a los minifundistas, a los trabajadores asalariados, la pequeña y mediana empresa rural y urbana de resistir a los paquetes de leyes con que pretende desmontar la propiedad colectiva o comunera de los recursos públicos.

Lo "moderno" que permitiría el "despegue" del Perú sería facilitar sin ningún reparo la inversión extranjera. Para desarrollarse el Perú no tendría que desmontar los mecanismos que lo mantienen empobrecido desde la invasión o conquista española sino... acceder a nuevas y mayores formas de exacción. Increíble fin de 80 años de Aprismo.

La teoría de la Dependencia surgió especialmente criticando al desarrollismo de la CEPAL de los años 60 en Santiago de Chile, que sostenía que la industrialización para sustituir importaciones y algunas reformas en América Latina traerían el desarrollo.

La industrialización a veces no sustituyó importaciones sino que importó materias primas subsidiadas en los países ricos (como trigo, maíz, soya) para sustituir productos nacionales, creando una industria dependiente de importaciones subsidiadas.

Es lo que ahora se hace en el Perú con dólar barato y con arancel cero... empobreciendo a los agricultores y campesinos peruanos en una época en que el alza de los precios mundiales de granos y otros cultivos debería permitirles recuperar algo de lo que han perdido por décadas.

El concepto de dependencia permitió pensar en economías condicionadas por su sometimiento histórico a otras no solo en sus relaciones externas (comercio exterior) sino en sus relaciones internas, es decir, su propia deformación estructural interna que las incapacitaba para generar desarrollo. Theotonio dio importantes aportes en esta dirección demostrando que desarrollo y subdesarrollo iban juntos en la historia y eran al final dos caras de la misma moneda y no dos etapas, como quería Rostow.

Andrés Gunder Frank completó la visión con su enfoque histórico de extracción de excedente en la cadena centro/periferia. Posteriormente los dependentistas han sido los precursores de la actual visión del sistema mundial como una unidad, en que cada parte contiene las determinaciones de la totalidad. Es lo que Marx llamó hace muchos años "el universal concreto".

Haya de la Torre leía a los dependentistas e incorporó su enfoque en –por ejemplo- el prólogo a la edición de los 70 del "Antiimperialismo y el APRA". El propio Alan García en "El Futuro Diferente" estaba al día en la investigación socioeconómica del Perú y América Latina.

Sin embargo, llegado al primer y segundo gobierno parece haber evolucionado hacia las viejas teorías del imperio. Mientras toda América Latina busca salir del neoliberalismo... el actual gobierno peruano radicaliza este enfoque agotado.

(Nota: Esta breve nota se escribió con ocasión de la charla de Theotonio Dos Santos sobre la teoría de la dependencia en el Congreso del Perú, marzo de 2008)

----

* Manuel Lajo Lazo, es economista y director del Centro de Estudios Nueva Economía y Sociedad (CENES)

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario