Servicios en comunicación Intercultural

Mundo: Ãreas Protegidas y Pueblos Indígenas

Estimados amigos: Adjuntamos un texto preparado por Edith Bastidas, de la organización CECOIN en Colombia, sobre la temática de pueblos indígenas y áreas protegidas.

El texto se centra en el análisis del proceso bajo el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), aunque es anterior a la celebración de la polémica reunión de Roma del Grupo de Trabajo sobre áreas protegidas, y en el futuro Congreso Mundial de Conservación de la Unión Mundial para la Conservación (IUCN) que se celebrará en Barcelona (España) del 6 al 18 de octubre de este año.

A este respecto, la autora lo vincula con los resultados y peticiones de las organizaciones indígenas en el Congreso Latinoamericano de Parques, celebrado en Bariloche (Argentina) en septiembre de 2007.

Esperamos que sea de su interés.

Patricia Borraz, Almáciga Grupo de Trabajo Intercultural

----

Áreas protegidas y pueblos indígenas

Documento de discusión (febrero 2008)

Por Edith Bastidas

Presentación

En este documento, se presenta una breve reseña de los antecedentes y de las discusiones que están en curso sobre el tema de áreas protegidas en relación con los pueblos indígenas. Se pondrá énfasis en el espacio del grupo de trabajo del Convenio sobre la Diversidad Biológica, sin embargo, también se hará referencia a otros espacios en los que se discuten esos temas, como son los Congresos de Parques, con miras al IV Congreso Mundial de la Naturaleza, que tendrá lugar en Barcelona, España, del 6 al 14 de octubre de 2008.

El objetivo del documento es presentar puntos para la reflexión, que ayuden a las organizaciones y representantes indígenas a tomar posiciones y decisiones en relación con las actuales negociaciones en marcha en el marco del Convenio sobre la Diversidad Biológica y otros espacios de discusión sobre la relación entre áreas protegidas y territorios indígenas.

Antecedentes:

En 1872 el Congreso de los Estados Unidos utilizó por primera vez la denominación parque nacional, respecto de un área en el curso superior del río Yellowstone, Wyoming. Tomando como referencia a Clary 1972, Klaus Rummenhoeller señala que este primer parque surgió como un instrumento del colonialismo creado a costa de los territorios indígenas de los Shoshoní, Crow y Blackfeet . Casi un siglo después, en el año de 1956 se instituyó en Alemania el primer programa nacional de parques naturales. Y hoy en día, existen más de cien mil parques naturales u otras áreas protegidas.

A nivel subregional, encontramos que en 1940, representantes de casi todos los países sudamericanos, suscribieron la Convención sobre la protección de la naturaleza y conservación de la fauna silvestre en el hemisferio occidental. Esta convención se orientó por el concepto de los fundadores de Yellowstone.

En el año de 1958, en el marco de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) se crea la Comisión Internacional de Parques Naturales, la cual, en conjunto con la ONU, publicó el primer inventario de parques nacionales y áreas reservadas equivalentes en todo el mundo.

Desde al año de 1969, en la X Asamblea General de la UICN, se empiezan a perfilar las categorías de áreas protegidas. Según esta organización, en el mundo existen más de 140 nombres para las áreas protegidas, lo cual hace difícil el establecimiento de estándares para mejorar la conservación, por tal razón, desde 1994, se ha hecho la unificación de las categorías en 6, de conformidad con su principal objetivo de manejo, así:

  • Reserva Natural Estricta / Área Natural Silvestre. Con fines científicos o con fines de protección de la naturaleza
  • Parque Nacional. Conservación de ecosistemas y con fines de recreación
  • Monumento natural. Para la conservación de características naturales específicas
  • Área de Manejo de Hábitat / Especies. Para la conservación, con intervención a nivel de gestión
  • Paisaje Terrestre y Marino Protegido. Para la conservación de paisajes terrestres y marinos y con fines recreativos
  • Área Protegida con Recursos Manejados. Para la utilización sustentable de los ecosistemas naturales

Este sistema de categorías ha sido respaldado por el Convenio sobre la Diversidad Biológica y varios acuerdos regionales .

Otro antecedente importante es el V Congreso Mundial de Parques, llevado a cabo en Durban en el año 2003. El plan de acción que se obtiene en este evento, se refiere a los pueblos indígenas en el Resultado 5, así: Resultado 5: los derechos de los pueblos indígenas, pueblos móviles y comunidades locales se verán reconocidos y garantizados en relación con los recursos naturales y la conservación de la diversidad biológica. Este resultado incluye el reconocimiento de sus derechos, la participación y la restitución.

En el escenario del Convenio sobre la Diversidad Biológica, encontramos que la Conferencia de las Partes, en su séptima reunión, mediante la decisión VII/28, adoptó un programa de trabajo sobre áreas protegidas y decidió establecer un Grupo de Trabajo especial sobre áreas protegidas, al cual le sugirió las siguientes tareas:

a.Explorar opciones de cooperación para el establecimiento de áreas protegidas marinas en zonas más allá de la jurisdicción nacional.

b.Explorar opciones para movilizar recursos financieros para la aplicación del programa de trabajo por parte de los países en desarrollo.

c.Contribuir al desarrollo de una carpeta de instrumentos para la identificación, designación, gestión, vigilancia y evaluación de los sistemas nacionales y regionales de áreas protegidas, atendiendo en particular a la intervención de las comunidades indígenas y locales; y al mecanismo de participación en los beneficios.

d.Considerar los informes de las Partes, organizaciones académicas y científicas, sociedad civil y otros acerca del progreso logrado en la aplicación del programa de trabajo sobre áreas protegidas.

e.Recomendar a la Conferencia de las Partes métodos de mejorar la aplicación del programa de trabajo sobre áreas protegidas

La primera reunión del Grupo de Trabajo sobre áreas protegidas se celebró entre el 13 y el 17 de junio de 2005 en Montecatini, Italia.

Un tercer escenario de antecedentes, mucho más cercano en tiempo y centrado en los pueblos indígenas, lo constituye la participación indígena en el Foro de Pueblos Indígenas, Comunidades Campesinas y Afrodescendientes, el cual se llevó a cabo en Bariloche (Argentina), en el marco del II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras Áreas Protegidas. La participación indígena ya se había manifestado en espacios anteriores como, por ejemplo, el V Congreso Mundial sobre Parques celebrado en Durban en el año 2003.

La posición indígena estuvo basada en un documento de posición política, en cuyos principios se reafirma la titularidad de los pueblos indígenas sobre sus tierras, territorios, recursos naturales y genéticos, así se hayan declarado Áreas Protegidas superpuestas a los mismos. De igual forma se resalta la consecuente necesidad de restitución de estos derechos a los pueblos indígenas.

Actualización de las discusiones sobre el tema

En el marco del Convenio sobre Diversidad Biológica, la Conferencia de las Partes examinó la aplicación del programa de trabajo sobre áreas protegidas durante el periodo 2004-2006 y decidió convocar a la segunda reunión del Grupo de Trabajo sobre áreas protegidas, la cual se llevará a cabo en Roma, Italia, del 11 al 15 de febrero de 2008. Los temas de fondo de la reunión son: 1) examen de la aplicación del programa de trabajo y 2) análisis de las opciones para movilizar recursos financieros para la aplicación del programa de trabajo.

El tema uno contiene un punto relacionado con áreas marítimas protegidas, respecto al cual, el secretario ha preparado un Informe sobre la marcha de las actividades respecto del perfeccionamiento y la refundición de criterios científicos para la identificación de áreas marinas protegidas que requieren protección y sobre la recopilación de sistemas de clasificación biogeográfica y otros sistemas de clasificación ecológica.

En el mismo tema uno, sobre los puntos relacionados con avances y obstáculos en relación con la aplicación del programa de trabajo, el Secretario Ejecutivo ha preparado un documento que contiene el Examen de la aplicación del programa de trabajo sobre áreas protegidas en el período 2004-2007. En el proceso de la elaboración del informe, entre otras actividades, el secretario convocó talleres subregionales . En el informe, queda en claro que ha habido limitación en el avance hacia el logro de muchos de los objetivos, entre ellos el objetivo 2.2, relacionado con la participación de las comunidades indígenas y locales . Ante esta situación, el documento propone:

2.El grupo de trabajo pudiera también recomendar que la Conferencia de las Partes pida a las Partes que:

() Mejoren y diversifiquen la gobernanza de áreas protegidas, reconociendo, cuando proceda, a organizaciones de base comunitaria como co-administradores, incorporando al sistema nacional de áreas protegidas las áreas conservadas por la comunidad; y reconociendo e integrando los conocimientos de la comunidad local a la adopción de decisiones respecto a las áreas protegidas; ()

Sin embargo, en esta recomendación, todavía dista mucho de las aspiraciones de los pueblos indígenas, por las siguientes razones. En primer lugar, los pueblos indígenas, sus tierras, territorios, recursos y conocimientos, no son reconocidos como un fin en sí mismos, sino como objetos que sirven a un fin principal: las áreas protegidas o la conservación. En segundo lugar, en el mejor de los casos, las comunidades serían reconocidas como coadministradores, quitándoles su derecho como titulares a ordenar su territorio con base en sus propias normas. La coadministración, podría aceptarse solamente como un paso en el proceso de restitución total.

Sobre el segundo tema que se abordará en el grupo de trabajo (financiación del programa de trabajo), el secretario ejecutivo ha preparado el documento titulado: Análisis de opciones para movilizar, con carácter urgente, mediante diversos mecanismos, los recursos financieros suficientes y oportunos, para la aplicación del programa de trabajo. Este documento da cuenta del alto déficit de recursos para la financiación de la implementación del programa de trabajo sobre áreas protegidas, en particular en los países en desarrollo y con economías de transición.

Entre los mecanismos innovadores para la financiación, propone la comercialización de bienes y servicios de las áreas protegidas por medio de las asociaciones entre el sector privado y el sector público. Esta opción, que ya está siendo implementada en algunos países, es susceptible de aumentar las dificultades que presenta la declaratoria de áreas protegidas sobre territorios indígenas por cuanto abre la puerta para la comercialización indiscriminada de los recursos biológicos, genéticos y el conocimiento tradicional, sin que se cuente con una reglamentación adecuada que garantice los derechos indígenas.

Por otro lado, aunque en algunas de las declaraciones de las reuniones sobre el tema , se ha hecho énfasis en que actividades como la minería y la extracción de hidrocarburos no benefician a la conservación, la propuesta facilitaría que estas actividades sean autorizadas en áreas protegidas, haciendo nulos los propósitos conservacionistas de éstas y de paso afectando a los pueblos indígenas, cuando estén superpuestas a sus territorios.

A las preocupaciones que causa esta propuesta se suma la posibilidad de privatización del agua, ya que muchas áreas protegidas constituyen nacimientos de agua.

Así las cosas, buscar la financiación por esta vía, contraría abiertamente el propósito de la conservación que se ha esgrimido para la creación de las áreas protegidas.

Por su parte, como ya se mencionó, en octubre de 2008, se llevará a cabo el V Congreso Mundial de la Naturaleza en Barcelona, España. Con miras a la participación en esta reunión, el Foro de Comunidades Indígenas, Afrodescendientes y Campesinas, en el marco del II Congreso Latinoamericano de Parques, reunió alrededor de un centenar de representantes de pueblos indígenas de Latinoamérica, quienes hicieron énfasis principalmente en dos temas:

(1) El concepto de restitución aprobado en el Plan de Acción de Durban (2003) y

(2) Reconocimiento de una nueva categoría Territorio indígena de conservación, bajo el control de las instituciones de los pueblos indígenas y reguladas por el derecho indígena .

El Foro indígena, logró incluir en la Declaración general del Congreso de Bariloche puntos importantes como los que se mencionan a continuación.

En los párrafos preambulares:

  • Se reconoce que los espacios de participación para los indígenas son insuficientes, así como los espacios para el ejercicio pleno de sus derechos colectivos e individuales . La Declaración de Durban contiene una declaración similar a este respecto.
  • Se reconocen la importancia del conocimiento tradicional.
  • De igual forma se reconoce que el manejo de las áreas que constituyen espacio de vida de pueblos en aislamiento voluntario debe considerar los derechos humanos de estas comunidades.
  • Celebramos la reciente aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la que constituye un hito para avanzar en el fortalecimiento de los sistemas nacionales de áreas protegidas .

En el acápite Declarativo, y muy en consonancia con los párrafos preambulares, el II Congreso, manifestó:

  • Instamos a los Estados a que en un marco de cooperación y con arreglo a las particularidades nacionales y regionales, se pongan a disposición los medios que hagan posible el pleno ejercicio y la efectiva implementación de todos los derechos que se reconocen en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, incluyendo los territorios indígenas declarados en áreas protegidas .

  • Las Áreas Protegidas declaradas total ó parcialmente sobre territorios de los Pueblos indígenas deberán gestionarse respetando los derechos de estos pueblos, asegurando la plena y efectiva participación de sus organizaciones representativas en la toma de decisiones para el manejo y protección de estos sitios, considerando el artículo 28. 1 de la Declaración de ONU sobre los derechos de los Pueblos Indígenas. Lo mismo pueden participar en la gestión de las áreas vecinas.

Y en el acápite sobre compromisos:

  • 17. Solicitar a UICN que considere la integración del concepto de Territorio Indígena de Conservación como un modelo legítimo de gobernanza de Áreas Protegidas establecidas en territorios ancestrales de Pueblos Indígenas, independientemente de la categoría de manejo, reconociendo en dicho modelo la integración de cultura y naturaleza, el papel del derecho consuetudinario, la institucionalidad tradicional y el ejercicio de la autoridad indígena en tales territorios.

Conclusiones, trabajo futuro y posibles estrategias

Los diferentes documentos nos muestran que la relación entre territorios indígenas y áreas protegidas ha recorrido un largo camino, en el cual, la apuesta principal de estos pueblos ha sido el reconocimiento de sus derechos, por un lado, a sus tierras, territorios, recursos, y por otro, a su autonomía y libre determinación.

La presencia de los pueblos indígenas y sus organizaciones en diferentes escenarios de discusión de este tema, ha tenido logros importantes, al menos a nivel teórico, no obstante, en la discusión sobre áreas protegidas los diferentes actores todavía están considerando a los indígenas como un grupo de interés, desconociendo su carácter de pueblos con su derecho al territorio y a la libre determinación.

En el camino hacia una evolución positiva, que es necesario afianzar y continuar recorriendo, encontramos que en el marco de las conferencias de la UICN, se han dado discusiones sobre las áreas protegidas y los pobladores de las mismas. Respecto a pueblos indígenas, resaltamos que la 12ª Asamblea General de la UICN aprobó una recomendación según la cual la creación de parques nacionales normalmente no debería traer como consecuencia el desalojo de poblaciones indígenas de sus tierras tradicionales ni dichas reservas deberían ser proclamadas en ninguna parte sin la consulta adecuada a los pueblos indígenas afectados .

Así mismo, en la IV Conferencia Internacional de Parques Nacionales, llevada a cabo en 1992, en Caracas, se dedicó un espacio importante al tema de población y áreas protegidas. Entre sus conclusiones señala la posibilidad de que se sigan ejecutando actividades humanas en las áreas protegidas, siempre y cuando sean compatibles con la conservación. Igualmente señala la importancia de la participación comunitaria en los procesos de toma de decisiones .

Un tercer referente lo encontramos en la 19ª Asamblea General de la UICN que recomienda a los gobiernos reconocer y dar cumplimiento al Convenio 169 de la OIT, la Declaración de Río (Agenda 21), la Declaración de la World Alliance of Indigenous and Tribal Peoples of the Tropical Forest. Igualmente recomienda garantizar la participación de los pueblos indígenas en las decisiones sobre planificación, desarrollo y manejo de las áreas protegidas .

Según lo que se ha reseñado anteriormente, el concepto de las áreas protegidas y parques naturales sin gente, como fue concebida la idea original, ha ido variando con el tiempo, particularmente en relación con los pueblos indígenas. En gran medida ese cambio, por lo menos a nivel teórico, se debe a la incursión y la incidencia de los pueblos indígenas tanto en los espacios nacionales como en el nivel internacional, con el fin de poner de presente sus derechos al territorio y a la autodeterminación.

Actualmente, se acepta la presencia de poblaciones en las áreas protegidas; el desarrollo de sus actividades en dichas áreas; de igual forma está enunciada la importancia de la participación de estas comunidades en la planificación, desarrollo y manejo de las áreas protegidas.

Sin embargo, en cuanto a los pueblos indígenas se refiere, su papel y su importancia solamente son vistos en función de la conservación de las áreas, es decir, en este escenario los pueblos indígenas parecen no ser un fin en sí mismos. De igual forma, a pesar de que varias legislaciones nacionales reconocen la necesidad de participación de estos pueblos en el manejo de las áreas, no dejan claro el reconocimiento de sus derechos territoriales y de gobierno indígena en estas áreas. Es decir, no hay mecanismos concretos para que los indígenas sean quienes decidan sobre la declaratoria, el manejo y administración de las áreas protegidas.

Recordemos que no solamente en Estados Unidos, sino en casi la totalidad de países en donde existen áreas protegidas superpuestas a territorios indígenas, éstas fueron constituidas sin consulta a los indígenas, y muchas veces, en contravía de los intereses de éstos. Los indígenas se acostaron en su territorio y amanecieron en un parque natural o en un área protegida. Eso se debió en gran medida a la ausencia de políticas y normas que orientaran una actuación respetuosa de estos pueblos.

Pero ahora existe un nuevo marco jurídico en que se debe basar la relación de los estados nacionales y de los pueblos indígenas. A pesar de la discriminación y desconocimiento de que han sido objeto los pueblos indígenas, se está dando una tendencia al reconocimiento normativo. Así lo demuestran las nuevas ratificaciones del Convenio 169 de la OIT, sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes y las leyes nacionales que se han expedido recientemente en varios países para reconocer los derechos indígenas. Estos procesos se refuerzan con la reciente aprobación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que constituye hasta la fecha el instrumento internacional más importante sobre la materia. Con base en este instrumento, la dirección de la política sobre áreas protegidas superpuestas a territorios indígenas ya no es una tarea exclusiva de los gobiernos de los estados nacionales.

Por parte de los pueblos indígenas y sus organizaciones, existen varias propuestas frente al tema de áreas protegidas, originadas no solamente en la diversidad cultural, sino también en el mayor o menor grado de reconocimiento de sus derechos al interior de los estados nacionales.

Así, tal como se dijo anteriormente, se ha planteado la propuesta de que la UICN incluya el territorio indígena de conservación como una nueva categoría. Por su parte, la UICN, considera que su sistema de categorías de áreas protegidas se basa en los objetivos, más no en la titularidad sobre las tierras o territorios sobre los que se declararían los parques o áreas protegidas. Sin embargo, en la reunión llevada a cabo con los indígenas en el marco del II Congreso Latinoamericano de Parques, el director de UICN manifestó la posibilidad de tener alguna flexibilidad al respecto. Como alternativa a esta propuesta que ya había sido presentada en otros escenarios, la mencionada organización ha dicho que se puede establecer como un modelo de gobernanza, independientemente de la categoría que se adopte en el marco de las vigentes actualmente.

Al respecto, sería importante que los pueblos indígenas y sus organizaciones continúen analizando la propuesta, sus implicaciones, y la posible forma de ponerla en práctica. No obstante, es claro que los pueblos indígenas, en el marco de su libre determinación pueden ordenar su territorio, definiendo incluso sus áreas de conservación. El reto se encuentra en obtener el reconocimiento y el respeto, por parte de los estados y otros actores externos, sobre todo en los países que no cuentan con normatividad clara sobre el particular.

A nivel general, podemos identificar algunos puntos que han sido de consenso entre los distintos pueblos indígenas, y que pueden constituir la base de una agenda unificada, no obstante las particularidades étnicas, culturales, jurídicas y políticas. Los puntos son los siguientes:

1)Los pueblos indígenas son un fin en sí mismo, y sus sistemas y conocimientos tradicionales han aportado a la conservación de la naturaleza. Desde este punto de vista los indígenas no riñen con el propósito de la conservación.

2)A pesar de la declaratoria de un parque natural o un área protegida sobre territorios indígenas, los respectivos pueblos no renuncian a la titularidad sobre sus tierras, territorios y recursos.

3)Con base en sus derechos, los pueblos reafirman la exigencia de la restitución de sus territorios, tierras y recursos. De igual forma, la indemnización por los perjuicios que se les hubiere ocasionado.

4)Los pueblos indígenas tienen derecho a la autonomía y autodeterminación para definir la ordenación de su territorio, incluyendo las áreas de conservación. En este marco, algunos pueblos incluso han definido o desean definir algunas áreas protegidas, por supuesto, bajo su control y en aplicación de su derecho propio.

5)La conservación requiere el reconocimiento y el respeto a los territorios indígenas.

6)El consentimiento libre, previo e informado es un derecho irrenunciable, en cualquier proceso de delimitación de un parque o área protegida, que afecte a un pueblo indígena o su territorio.

A nivel más específico, retomamos propuestas que ya han sido planteadas por los pueblos indígenas en diferentes escenarios y que sería conveniente que continúen haciendo parte de su agenda. Algunas de ellas, incluso hacen parte de las declaraciones y programas de trabajo a los que se hecho alusión anteriormente. Entre ellas están:

1.El establecer y aplicar mecanismos participativos para la restitución de las tierras y territorios tradicionales de pueblos indígenas que fueron incorporados en áreas protegidas sin su consentimiento libre previo e informado. Esta propuesta actualmente se encuentra apoyada en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

2.Acudir a las instancias competentes para lograr que el Relator Especial de Naciones Unidas sobre la Situación de los Pueblos Indígenas, conduzca una investigación y levante recomendaciones acerca de la violación de los derechos de los pueblos indígenas por la superposición de Áreas Protegidas a territorios indígenas.

3.En el marco del CBD, lograr que el grupo de trabajo recomiende que la Conferencia de las Partes pida a las Partes que reconozcan a los pueblos indígenas no solamente como coadministradores, sino administradores de las áreas protegidas que están superpuestas a sus territorios, teniendo en cuenta su calidad de titulares de los mismos.

La coadministración podría aceptarse solamente como un paso hacia la restitución total de los territorios a los pueblos respectivos, con el riesgo de que, tal como ya ha sucedido en otros procesos, estos mecanismos de transición, sean utilizados por los gobiernos de los estados nacionales para dilatar la satisfacción definitiva de los derechos y aspiraciones de los pueblos indígenas.

4.De igual forma, lograr que el grupo de trabajo recomiende que la Conferencia de las Partes pida a las Partes que reconozcan que la gestión de las áreas protegidas superpuestas a territorios indígenas, debe hacerse bajo la gestión de los sistemas de derecho propios de los pueblos respectivos.

5.Generar espacios internos de discusión de los pueblos indígenas, con el fin de socializar experiencias y propuestas de acción.

Lista de puntos clave para consulta rápida

Área Protegida

La definición adoptada durante el Congreso Mundial de Parques Nacionales y Áreas Protegidas en 1992 en Caracas, y que hasta el momento es la más aceptada dice que:

"Un área protegida es una superficie de tierra y/o mar especialmente consagrada a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, así como de recursos naturales y los recursos culturales asociados, y manejada a través de medios jurídicos u otros medios eficaces".

Parque Natural

De acuerdo con el sistema internacional de categorías de la UICN, que define los diferentes tipos de áreas por sus objetivos, encontramos que un los parques naturales son:

Áreas terrestres y/o marinas naturales, designadas para a) proteger la integridad ecológica de uno o más ecosistemas para las generaciones actuales y futuras, b) excluir los tipos de explotación u ocupación que sean hostiles al propósito con el cual fue designada el área, y c) proporcionar un marco para actividades espirituales, científicas, educativas, recreativas y turísticas, actividades que deben ser compatibles desde el punto de vista ecológico y cultural

Territorios indígenas

Es arriesgado establecer una sola definición de territorio, en vista de la diversidad de cosmovisiones que tienen los pueblos indígenas. Sin embargo, podemos extractar elementos del artículo 26 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que nos conducen a llenar de contenido el concepto de territorio indígena, al menos desde el punto de vista de las Naciones Unidas:

Tierras, territorios y recursos que poseen en razón de la propiedad tradicional u otra forma tradicional de ocupación o utilización, así como aquellos que hayan adquirido de otra forma.

De igual forma, el Convenio 169 de la OIT, en su artículo 14, nos acerca al concepto de territorio indígena de esta manera:

Las tierras que tradicionalmente ocupan. Además, en los casos apropiados, deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia. A este respecto, deberá prestarse particular atención a la situación de los pueblos nómadas y de los agricultores itinerantes.

Libre determinación

Al igual que el concepto de territorio, el concepto de libre determinación, requiere ser llenado de contenido por los propios pueblos indígenas, de acuerdo con su cosmovisión. Para efectos de este documento, extractamos los elementos de los artículos 3º y 4º de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas:

En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural.

Los pueblos indígenas, en ejercicio de su derecho de libre determinación, tienen derecho a la autonomía o al autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales, así como a disponer de los medios para financiar sus funciones autónomas.

Documentos consultados

  • Convenio sobre la diversidad biológica. Grupo de trabajo especial de composición abierta sobre áreas protegidas. UNEP/CBD/WG-PA/2/1/Add.1. 9 de octubre de 2007. 8 páginas.
  • Convenio sobre la Diversidad Biológica. Grupo de trabajo especial de composición abierta sobre áreas protegidas. Segunda Reunión. FAO, Roma, 11-15 de febrero de 2007. Tema 3.2 del programa provisional. UNEP/CBD/WG-PA/2/4. 29 de noviembre de 2007. 17 páginas.
  • Convenio sobre la Diversidad Biológica. Grupo de trabajo especial de composición abierta sobre áreas protegidas. Segunda reunión. FAO, Roma, 11-15 de febrero de 2007. Tema 3.1 del programa provisional. examen de la aplicación del programa de trabajo sobre áreas protegidas en el período 2004-2007. UNEP/CBD/WG-PA/2/2. 26 de noviembre de 2007. 17 páginas.
  • II Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y otras Áreas Protegidas. Declaración de Bariloche. San Carlos de Bariloche, Parque nacional Nahuel Huapi, Patagonia, Argentina. 30 de septiembre al 6 de octubre del 2007. 13 páginas.
  • Nahuel, Héctor Jorge. Foro de pueblos indígenas, Comunidades Campesinas y Afrodescendientes. 1ª edición. Buenos Aires. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. 2008. 76 p.
  • Organización de Naciones Unidas. Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. 2007.
  • Organización Internacional del Trabajo. Convenio Convenio número 169 sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes, adoptado por la 76a. reunión de la Conferencia General de la O.I.T., Ginebra 1989.
  • Rummenhoeller, Klaus. Territorios indígenas y áreas naturales protegidas. En ONIC, CECOIN y GhK. Tierra Profanada. Grandes proyectos en territorios indígenas de Colombia. En colaboración. Primera edición. Santafé de Bogotá D.C., Disloque Editores Ltda., 1995. Páginas 65 a 90.
  • Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. V Congreso Mundial de Parques. Plan de Acción. Durban, 2003. 43 Páginas.

Fuente: Patricia Borraz

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario