Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Murió Nazario Turpo, indÃgena y cosmopolita

Nazario TurpoPor Marisol de la Cadena

El 9 de Julio pasado hubo un accidente de tránsito en Saylla, un pueblito cerca de la ciudad del Cuzco. Un mini ómnibus se volcó y creo ya llegan a dieciséis los muertos. Uno de ellos era un amigo mío, y un personaje famoso en el Cusco, admirado por gente en muchas partes del mundo. La gente lo conocía como chamán en la ciudad del Cusco, como curandero o paqo (algo así como brujo) en el campo.

Mi amigo se llamaba Nazario Turpo era quechua hablante, escribía castellano aunque no lo hablaba muy bien, y era una extraordinaria persona en cualquier parte del mundo. Era excepcional en los Andes porque a diferencia de los campesinos como él, la vida le estaba sonriendo, y el futuro que se asomaba a través de él para sus nietos prometía ser de menos sacrificio, menos abandono, y un poco más de comodidad.

Además era conocido, lo que realmente es una excepción histórica para un campesino alpaquero de los Andes. El Washington Post publicó un artículo extenso sobre él en agosto de 2003. Una revista Limeña también se ocupó de él alrededor de la misma fecha.

Nazario viajó muchas veces a Washington DC donde fue curador de la exhibición sobre los Andes del Museo Nacional del Indio Americano (MNIA) uno de los varios que tiene la institución Smithsonian. Cosmopolita verdadero Nazario Turpo disfrutaba cada ocasión de novedad que se le presentaba sin dejar de ser quien era iba y venía entre la ciudad del Cusco y su comunidad por lo menos cuatro veces al mes durante la época alta de turismo local.

A pesar de que todos los que lo conocíamos y viajamos los mismos caminos somos conscientes del peligro que ronda en esas carreteras, ninguno imaginamos una muerte no solamente trágica, sino tan común en los Andes para alguien tan excepcional como él.

Nazario Turpo y Marisol de la Cadena, foto Universidad Davis

Mariano Turpo, Padre de Nazario, y Marisol de la Cadena. Foto Univ. Davis

Nazario era hijo de Mariano Turpo, otra persona especial, que murió de viejo hace tres años en una comunidad campesina, que se llama Pacchanta donde la gente vive de vender lana de alpaca y oveja. Pacchanta queda en la cordillera del Ausangate donde se celebra anualmente la peregrinación al Señor de Coyllur Riti, a la que asisten miles incluidos Limeños y extranjeros.

La zona es también conocida como la circunscripción de una montaña tutelar llamada Ausangate y que en días despejados se puede divisar desde la ciudad de Cusco. En los años sesenta, Pacchanta solía ser visitada por políticos de izquierda interesados en la capacidad organizativa de Mariano Turpo quien trabajó con Emiliano Huamantica, el sindicalista Cuzqueño y con Laura Caller, la abogada izquierdista.

En esa época, un carro los llevaba hasta Ocongate, donde los esperaban mulas o caballos para viajar a la comunidad. El tramo podía tomar todo un día -o más. Los tiempos han cambiado: ahora se puede llegar en un solo día desde el Cusco hasta Pacchanta, y los nuevos visitantes son turistas extranjeros atraídos por el paisaje: la cadena del Ausangate y sus cerros imponentes, lagunas azules, vicuñas esporádicas, sólo el sonido del viento. Hasta el 9 de Julio, muchos visitantes llegaban atraídos por Nazario Turpo quien había heredado el carisma del padre y también algo muy complejo, que por el momento sólo puedo definir como su sabiduría.

Buscando entender esa sabiduría yo conocí a estos dos hombres. Soy antropóloga y me intereso en lo que algunos (que no tienen ni idea de lo que dicen pero sí suficiente poder para hablar por escrito) llaman arcaico. Conexiones en las redes políticas, de amistad, y de conocimiento que había tejido Mariano Turpo y que unían su comunidad con Lima y la ciudad del Cusco me hicieron llegar a Pacchanta. Admiré a Mariano, era muy fuerte y muy analítico. Era invisible para la esfera pública nacional (de izquierda y derecha) porque era quechua hablante y analfabeto, pero organizó el sindicato de Lauramarca y sus actividades, acumulándose, obligaron hace ya muchos años, a la transformación de la estructura agraria del país.

La comunidad lo escogió como su líder en los sesenta por ser sabedor, y por hablar muy bien. Mariano describía su actividad como una lucha por la libertad la palabra libertad la decía en castellano por deshacerse del hacendado (ni mas ni menos que de Lauramarca) a quien describía en Quechua como munayniyoq, que se puede traducir como aquel cuya razón manda y no escucha otras razones.

Nazario Turpo, shaman, foto Native PressSiendo yachaq, siendo sabedor, Mariano había desarrollado talento para negociar con el poder, y ese poder incluía el del hacendado, el de la naturaleza, y el de la sociedad letrada. Para negociar con todos estos aspectos del poder Mariano hacía alianzas de allí sus redes que incluían gente como Caller, Huamantica y que eventualmente se ramificaban impredeciblemente (hasta incluirme a mí por ejemplo). Obviamente las redes incluían personajes locales, uno de los cuales, Mariano Chillihuani, complementaba específicamente la habilidad de Mariano para hablar pues sabía leer.

Los dos Marianos viajaban a Lima y al Cusco, conversaban con abogados, hacendados, empresarios, y según Turpo padre, hasta el Presidente Belaúnde los recibió una vez en el Palacio de Gobierno. Siempre andaban los dos juntos contaba Nazario, mi papá hablaba, mi padrino [el otro Mariano] leía y escribía. Como yachaq Mariano negociaba con las fuerzas de la naturaleza siempre, también para que le fuera bien en sus conversaciones con las otras fuerzas, las del Estado y sus representantes, de los cuales muchas veces tenía que esconderse porque trabajaban para el hacendado.

La sabiduría de los Turpo era complicada, era política y también ética; la primera conversaba con la política moderna sin convertirse a ella, la segunda funcionaba siempre localmente y viajaba con dificultad porque ¿quién va a entender que los humanos tienen obligaciones con los cerros? El ritual es integral a este saber: una de las actividades de Mariano y Nazario era hacer despachos, prácticas para acceder a la buena voluntad de las fuerzas para llevar a cabo proyectos de cualquier tipo.

El ex Presidente Alejandro Toledo popularizó los despachos cuando inició su mandato con la famosa ceremonia de Machu Picchu. Nazario Turpo estuvo entre los especialistas rituales que Prom Perú convocó para la ocasión, y esto no fue coincidencia. La invitación circuló a través de las redes de Don Mariano: fue él el invitado a participar en la ceremonia pero era ya anciano y no podía moverse. Nazario fue en su lugar. Yo no hice el despacho. Eso lo hicieron otros. Yo le curé la rodilla al Toledo. ¿Te acuerdas que estaba cojeando? Después ya no cojeó. Y no lo curó con ritual solamente aunque también sopló la rodilla del ex Presidente para sacarle el mal. No me explicó cómo lo hizo, pero me imagino que hizo lo que sabía hacer, como cuando una viajera norteamericana se cayó trepando uno de los cerros cercanos a la casa de Nazario. Él la cargó, la vendó fuerte para que no le dolieran los huesos que se había roto, y la cuidó durante todo el trayecto desde Pacchanta hasta la ciudad. Kanu, que así se llama la mujer (la conocí hace poco) me dijo que la venda la inmovilizó durante todo el viaje y evitó los dolores que podía haber sentido en la carretera.

Nazario sabía que había mucho que, según las ocasiones, era más efectivo que lo que él sabia. Una vez le pregunté por qué no podía curar a su nieto, José Hernán, quien creíamos tenía una infección: se sonrió y me dijo porque no tengo antibióticos. Obviamente, el ritual no agota la forma de conocer que practicaban Mariano y Nazario. Esa forma de conocer organiza la agricultura, el pastoreo, la elección de autoridades comunales y desde hace poco y aunque con dificultad (y embebida en grandes tensiones) la elección de autoridades municipales. Forma parte de un complejo de relaciones de largo plazo materializadas en hábitos y afectos, conflictos, y comprensiones locales que organiza turnos y deberes de servicio que, a su vez, abren el acceso a derechos locales. Desde esta perspectiva la política y la ética van juntas y ser autoridad significa servir. Aunque se pelea con otras formas de saber y hacer con las que convive negociando desde hace más de quinientos años, esta forma de saber y ser no está desapareciendo como predijo la modernidad, sino que asimila maneras y explicaciones modernas y hasta aprovecha cada una de sus aperturas.

Una anécdota sobre esto para terminar: como parte de la ceremonia de la inauguración del MNIA en Washington, los participantes indígenas y Nazario Turpo entre ellos, fueron invitados a una conversación pública con las autoridades del Banco Mundial. Nazario habló en Quechua para pedir que el Banco financiara canales de riego para Pacchanta porque el agua se estaba secando porque el Ausangate está molesto por tanto avión que pasa por encima y se está poniendo negro de la cólera. Y luego me explicó Ahora ya sé que a eso le llaman que la tierra se está calentando, así se los voy a decir la próxima vez. Ser cosmopolita es la capacidad de sentirse a gusto en el mundo y Nazario indígena de Pacchanta disfrutaba de todos los mundos que conocía, y tenía amigos en todos ellos. Esos mundos ahora tienen pena porque Nazario ya no está.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Querdido hermano y hermana, la partida de nuestro TAUTA Nazario, es el retorno a nuestra sagrada PACHAMAMA, pues desde el hanak pacha velara por nuestros pueblos que hoy se encaminan por el retorno a nuestra sociedad del SUMAQ KAUSAS, el Buen Vivir. Desde estas tierras altiplánicas os acompañamos en vuestro pesar de trsiteza y de elicidad como un acto de nuestro principio de la complementariedad. !KAUSACHUN TAYTANCHIS NAZARIO!.

! AMA LLULLA, AMA K`ELLA, AMA SUWA!

AURELIANO TURPO CHOQUEHUANCA
KECHUA DEL PERÚ-TAWANTINSUYANO

Son muchos los yachaq del mundo andino, Marisol de la Cadena visibilizó a dos y los perpetuó en sus escritos.
Para el común de las gentes,Narciso turpo murió, sin embargo él cruzó a la otra vida por la chacana (puente), no hay muerte en el mundo andino, si no hay una prolongación de la vida. Desde allà Narcisi Turpo continuará enseñando y acompañando a sus sucesores indÃgenas lÃderes y cosmopolitas.

SIENDO CONOCIDOR DESDE MI NIÑES A DON NAZARIO TURPO .HASTA LA EDAD DE MI ADOLECENCIA EN PACCHANTA RECUERDO CUANDO YO IVA AYUDAR A COSECHAR LAS PAPAS A SU CHACRA. HOY ES UNA PENA MUY GRANDE EN TIERRAS MAS LEJANAS ALLANDOME PUDE ENTERARME DE SU PARTIDA DE ESTA VIDA. YO MISMO SOY HIJO URIONDO DE PACCHANTA .CEFERINO HUAMAN MANDURA SALUDOS A MI TIERRA PACCHANTA

EL LUGAR EN DONDE EL VIVIO ES MAYORMENTE A LOS PIES DEL AUSANGATE A LADO DERECHO AL BORDE DE LA LAGUNA CCOMERQOCHA SI NO RECUERDO BIEN SU ESPOSA ES LIBERATA EN LO POCO TIEMPO Q VIVI A SERCANO DE ESTE VARON.SIEMPRE LAS HE LLLEVADO EL RECUERDO Y Y LA SABIDURIA DE LOS HOMBRES DE PACCHANTA SU HUMILDAD Y SU ONRADEZ . AN PASADO EN VERDAD UN TIEMPO MUY LARGO AUNQ. NO LA RECUERDO BIEN A UN PARECE SER MI FAMILIA SU ESPOSA LIBERATA MANDURA. PUEDO DESIR Q. EL PUEBLO PACCHANTA ES UNA ZONA TURISTICA POR SU ECOLOGIA POR LAS HERMOSAS LAGUNAS Q. RODEAN AL NEVADO AUSANGATE Y SU RIO DE AGUAS CRISTALINAS Q. PASA POR EL PUEBLO PACCHANTA Y SUS AGUAS TERMALES. A LOS PIES DE APO ASANGATE (SEÑOR ASANGATE) ....
[email protected]

en el sentido del caso yo elvira turpo chilliuany nieta del MARIANO turpo Y SOBRINA de NAZARIO TURPO agradesco de todo corazon a señorita arqueologa por haber hecho posible conoser a la humanidad del trabajo que realizaron mis padres ya que aora no estan con nosotros en el futuro siempre existiran en nuestro corazones gracias arriba siempre arriba NAZARIO TURPO Y MARIANO TURPO

Añadir nuevo comentario