Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Los enigmas de GarcÃa y el TLC, por Javier Diez Canseco

Diario La Primera, 20 diciembre de 2006.- ¿Quién entiende la política de Alan García frente al TLC con los EE.UU.? En la primera vuelta, dijo que había sido mal negociado, que retiraría la firma de Alejandro Toledo si éste firmaba. Luego, que lo renegociaría. Al pasar a segunda vuelta, se limitó a una cuidadosa revisión, pues se alió con el fujimorismo, Unidad Nacional, las trasnacionales y grupos de poder económico. Y, después de la segunda vuelta, su bancada parlamentaria votó a favor del TLC y García pasó a ser el principal defensor de un TLC que había denunciado como mal negociado y negativo para el país. Un tránsfuga más.

Nombró embajador en los EE.UU. a Felipe Ortiz de Zevallos, tecnócrata neoliberal y asesor de transnacionales. Nombró a Hernando de Soto, cuya ONG se financia por AID de EE.UU., como su representante personal para hacer lobby en el Congreso norteamericano. Creía que lo haría aprobar rápidamente y ofreció "compensaciones" a los afectados con una minúscula lista de tres productos perjudicados, a los que propuso ridículos montos. Curiosamente, De Soto comenzó a hablar de un "TLC interno". Quería matar dos pájaros de un tiro: reconocer que el TLC traería serios problemas y que no estábamos preparados y, por otro, generar expectativas en políticas concretas para el Perú, aunque nada había en el presupuesto 2007.

El Congreso de EE.UU. no aprobó el TLC. Los demócratas le ganaron a Bush las elecciones y plantearon renegociarlo porque afecta a los trabajadores norteamericanos y sus derechos laborales, al hacerlos competir con productos elaborados por trabajadores peruanos mal pagados y sin derechos. Exigieron renegociarlo para aumentar la obligación de preservar el medioambiente. Dicen que las empresas en el Perú ahorran costos dejando de invertir en preservar el medioambiente, generando una supuesta competencia desleal. Los demócratas defienden los derechos de sus trabajadores (que son muchos de sus electores) y empresas, exigiendo renegociar el TLC y propusieron una prórroga del

ATPDEA –entre tantopara permitir el ingreso de nuestros productos al mercado norteamericano, sin aranceles, en compensación por la cooperación en la lucha antidrogas.

¿Por qué no aprovecha esta extraordinaria oportunidad un Presidente que lo denunció como un TLC mal negociado? ¿Por qué no plantea, como lo ha hecho una congresista norteamericana en Colombia, que debe cambiar el capítulo agrario del TLC porque obliga a los agricultores pobres del Perú y Colombia a competir con agricultores subsidiados por el gobierno norteamericano en más de 94,000 millones de dólares al año? ¿Por qué no plantea reformular el capítulo sobre "Propiedad

intelectual" que aumentará el precio de los nuevos medicamentos y agroquímicos? ¿No sabe que los medicamentos nuevos serían 100% más altos en diez años y un millón de peruanos más no podrían comprarlos?

Un presidente con la ética de defender sus planteamientos electorales (como Evo Morales) recogería el guante de la renegociación y movilizaría al país para lograrlo, pero no se puede exigir eso a quien habría pasado de "caballo loco" a hacerse el loco.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

no se trata de hacer consulta popular, porque hablando claro, la mayorÃa de nosotros protestamos sin saber contenidos. No se trata de creer que tenemos un gobierno a favor del "imperialismo" porque señores, no vivimos en el siglo antepasado, se trata del libre mercado y la responsabilidad de ser tratados como iguales. Entonces, si queremos ser tratados como iguales debemos empezar también a pensar en el medio ambiente, debemos también pagar a los campesino con sueldo merecidos, y también debemos pedir no que se subsidie el agro en nuetsro paÃs, más que en otros no se haga asÃ. Qué queremos: competir pero sobre todo ser competitivos, sin mucha palabrerÃa y más contenido.

Añadir nuevo comentario