Servicios en comunicación Intercultural

Chile: Inician consulta sobre política indÃgena urbana

Ruth Carbone, El Morrocotudo, 13 de diciembre de 2006.- En un proceso inédito en el país y en Latinoamérica, el Gobierno inició desde hoy una consulta nacional para definir una política indígena urbana que asuma los problemas que enfrentan los indígenas que viven en las ciudades, que representan el 70% del total de la población indígena del país y que registran unos índices de pobreza mayores al resto de la ciudadanía.

Para orientar y articular esta consulta, el Ministerio de Planificación y la Conadi recibieron un documento elaborado por una comisión especial que trabajó desde agosto, en el cual se plasma la visión y la misión de una política en esta materia.

Tras recibir el texto, la ministra de Planificación, Clarisa Hardy, llamó a las comunidades indígenas que viven en las ciudades a iniciar un debate amplio, abierto y participativo. La política indígena no sólo debe ser defendida por la población indígena; la política indígena debe ser defendida por todo el país, así es como se construyen políticas nacionales, sostuvo.

La ministra subrayó que mientras el país está enterrando a quien simbolizara de manera brutal y dramática las discriminaciones, la exclusión, la segregación en un día como hoy que eso muere, lo que ustedes pueden hacer es un país más tolerante, más aceptador de su diversidad, en donde aprendamos a convivir con nuestras diferencias.

Hardy reiteró el compromiso de la Presidenta Michelle Bachelet para que al año 2010 tengamos vigente en Chile una política indígena urbana que haya permitido reconocer en su igualdad de derechos y en su identidad a las diversas organizaciones, personas y familias indígenas que habitan a lo largo de las ciudades de este país.

Por su parte, el director de Conadi, Alberto Parra, invitó a los indígenas que viven en las ciudades a hacer un esfuerzo para aprovechar esta oportunidad histórica y pionera en América Latina. Vamos a empezar a discutir cómo se trabaja con el mundo indígena urbano con las diversidades propias que este mundo tiene, de norte a sur, con las diversidades propias de los aymaras, de los quechuas, de mapuches, vamos a hacer un esfuerzo serio y sistemático.

Agregó que este proceso de consulta debe ser un ejemplo de cómo debemos construir, profundizar y mejorar la política indígena en el país de aquí en adelante.

El documento entregado a las autoridades y a las comunidades, para iniciar el debate nacional, establece que los indígenas que viven en las ciudades se desenvuelven en un medio ambiente sociocultural discriminador que se funda en el prejuicio y la estigmatización de las diferencias étnicas y culturales.

Se añade que los problemas surgidos de la discriminación, desprotección e invisibilización étnica sólo se superarán en la medida que se realicen acciones en todo el amplio marco de la cultura y apunten a restituir los derechos y a creen un medio ambiente social de promoción, reconocimiento y respeto por los derechos culturales.

La comisión sostiene que las políticas indígenas urbanas deben apuntar hacia el objetivo de conseguir un progresivo nivel de igualdad de oportunidades, con la expresión de las diferencias culturales y de identidad que detentan los pueblos indígenas.

Se deben hacer esfuerzos por generar y estrechar vínculos entre los indígenas asentados en las ciudades y aquellos que viven en las comunidades, de manera de apuntar a la eliminación de una distinción entre indígenas rurales y urbanos. Asimismo, deben generarse políticas que fortalezcan la sociedad civil indígena y, por lo tanto, sus organizaciones, asociaciones, comunidades y liderazgos en la ciudad.

La consulta nacional se realizará en las principales ciudades del país y finalizará con la realización de un Congreso Indígena Urbano, donde se plasmarán las principales conclusiones en una propuesta que será entregada a la Presidenta Michelle Bachelet.

El documento presentado para orientar el debate fue preparado por una comisión integrada por la antropóloga de la Universidad de Chile Sonia Montecinos, el antropólogo de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano Luis Campos, el arquitecto de la Dirección de Arquitectura del MOP Eliseo huencho, la seremi de Planificación de la Región Metropolitana Myriam Pilowsky, el antropólogo de Mideplan Alvaro Zúñiga, y el periodista Fernando Quilaleo, secretario técnico de la comisión.

Los datos de Mideplan indican que más del 64,1% de la población indígena chilena habita en zonas urbanas y que sus ingresos son inferiores en un 25,7% a los que recibe la población no indígena de las ciudades.

Un 28,7% de la población indígena que vive en las ciudades se encuentra en condición de pobreza, es decir, 10,6 puntos porcentuales por encima de la pobreza de la población no indígena. Sin embargo, destaca el hecho que la reducción de la pobreza indígena entre 1996 y 2003 fue de 6,9 puntos porcentuales, mientras que el mismo progreso entre no indígenas registró 4,9 puntos de descenso.

Estadísticas (Casen 2003)

Población

  • En Chile la ley reconoce la existencia de 9 pueblos originarios. Su población representa a nivel nacional el 5,4% del total, lo que equivale, según el censo de 2002, a 692 mil 192 personas.
  • Aunque su presencia nacional es reducida, en algunas regiones resulta altamente significativa: en La Araucanía corresponde al 30,2% de la población regional; en Los Lagos es el 14,6% y en la Región de Tarapacá corresponde al 13%.

Pobreza

  • Según la última Casen del año 2003, un 28,7% de la población indígena se encuentra en condición de pobreza, es decir, 10,6 puntos porcentuales por encima de la pobreza de la población no indígena (18,1%). Sin embargo, la pobreza en la población indígena descendió en 6,9 puntos respecto al año 1996; mientras que ese declive fue de sólo 4,6 puntos entre la población no indígena.
  • Considerando únicamente las zonas urbanas, la población indígena en situación de pobreza alcanza el 27%; es decir, casi 9 puntos por encima del porcentaje de pobreza entre la población no indígena de las ciudades (18,1%) y 1,7 puntos más que la pobreza indígena nacional. Sin embargo, al comparar los índices de pobreza indígena urbana entre los años 2000 y 2003, se constata un descenso de 3 puntos porcentuales.

Empleo

  • La participación en la fuerza de trabajo es similar entre indígenas, con un 55,8%, y no indígenas, con un 57,1%. También las tasas de desocupación son similares, con un 5,5% en el caso de los indígenas y un 5,9% en el caso de los indígenas.
  • En el caso de las ciudades, la participación en la fuerza de trabajo de la población indígena es mayor a la observada en la población no indígena; pero la tasa de desocupación en las ciudades es de 7,2% entre los indígenas y de 5,8% entre los no indígenas.

Ingreso

  • Las diferencias en el ingreso autónomo entre población indígena y no indígena son considerables. Los pueblos originarios reciben ingresos que son un 36,9% más bajos que los de la población no indígena.
  • En el sector urbano, la brecha persiste, aun cuando se reduce levemente, alcanzando un 25,7%.

Educación

  • Aunque el 53,8% de la población indígena ha cursado educación básica (completa o incompleta), un 9,2% carece de educación formal, es decir, exactamente el doble de la población no indígena en esa misma condición (4,6%). Mayor es aún la brecha de acceso a la Educación Superior, con un 12,5% de la población no indígena y un 4,5% de la población indígena.
  • En la zona urbana la población indígena alcanza un 9,9% de educación superior, contra un 16,5% en el caso de los no indígenas. Un 38,5% de los indígenas accede a la Enseñanza Básica, mientras que ese nivel educacional es alcanzado por un 30,1% de la población no indígena urbana.

Vivienda

  • Un 62,3% de los hogares indígenas cuenta con buenas y aceptables condiciones de saneamiento, aun cuando el 14,8% presenta condiciones regulares y el 22,8 sufre condiciones deficitarias.
  • Los hogares indígenas urbanos presentan una mejor situación, con el 90,4% de saneamiento bueno y aceptable y sólo un 2,3% deficitario. No obstante, existen brechas en relación a la población no indígena que presenta un índice de saneamiento bueno de 94,4% y deficitario de sólo 1,0%.

Situación de salud

  • Un 83,4% de la población indígena se atiende en este sistema de salud pública, mientras que el acceso a las Isapres solamente alcanza un 7,2%. En el caso de los no indígenas, un 70,1% se atiende en el sistema público y un 17,2% en las Isapres.
  • En las zonas urbanas, la población indígena accede al sistema público en un porcentaje superior (76,9%) al de la población no indígena (68,7%).
  • A la inversa, sólo un 10,7% de las personas pertenecientes a pueblos originarios accede a una Isapre, contra un 19% de los no indígenas.

Participación

  • La participación de la población indígena en organizaciones sociales alcanza un 43,3%, notoriamente superior al nivel de participación de los no indígenas, que alcanza al 29,4%.
  • En la zona urbana, el porcentaje de participación de los indígenas es de 36,7%, mientras que entre los no indígenas alcanza el 28,3%.

Utilización de lenguas originarias

  • Más del 35% de la población indígena entiende su lengua originaria, entre los cuales existe un 16,8% que la habla.
  • En la zona urbana la población indígena que habla o entiende una lengua originaria desciende al 31,1%, de entre los cuales un 11,5% es hablante activo.

Fuente: Recibido por cortesía de Ukhamawa: Red de Noticias Indigenas

http://espanol.groups.yahoo.com/group/ukhamawa/

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Este es un paso pionero y muy importante, que deberÃamos seguir en todos nuestros paÃses.
Imaginemos cuántos quechuas, aymaras, shipibos, asháninkas, yáneshas, awajún, etc. vivimos en ciudades como Lima, Chimbote, Trujillo, Arequipa, Cusco, Puno, Moquegua, Tacna, etc.
Si supiéramos cuántos somos y estuviéramos unidos, serÃamos fuertes, invencibles.
El futuro de nuestros hijos y nietos serÃa distinto.
Pero, debemos saber también que los gobiernos no nos regalarán la dignidad, la equidad, el respeto a nuestras lenguas y culturas. Ya lo dijo la niña colombiana del Cerro Tijeras: eso será conquistado con lucha y, para eso, debemos unirnos.

Añadir nuevo comentario