Servicios en comunicación Intercultural

Perú: E-Tech responde a TGP sobre Camisea y reitera necesidad de auditorÃa independiente y reparación de los ductos


Camisea_tubo1.jpg 
 Fotos de E-Tech de tubería de 14 Pulgadas, DDV Proyecto Camisea, 22 de junio de 2003

El 25 de marzo la empresa consultora E-Tech internacional respondió a la empresa Transportadora de Gas del Perú (TGP) y se ratificó en la imprescindible necesidad de una auditoría independiente lo más pronto posible y un proyecto para reparar los ductos. De igual modo reitera lo afirmado en su informe del 27 de febrero en el que señalan que las fallas obedecen a la falta de estabilización de tierras inestables por el apresuramiento en la construcción, el uso de tuberias demasiado corroídas por dentro y el empleo de personal no calificado. Usted puede leer el documento completo Respuesta de E-Tech Internacional a TGP dando un cliq aquí o leer el resumen a continuación.

Servindi, 27 de marzo 2006.- La empresa E-Tech Internacional consideró imprescindible la necesidad de una auditoría independiente lo más pronto posible e impulsar un proyecto para reparar los ductos del proyecto Camisea en Perú debido a que las graves aseveraciones formuladas en su informe el 25 de febrero acerca de las fallas registradas en la construcción del ducto son acertadas.

La consultora señala que las fallas registradas en el proyecto que ha tenido cinco derrames en quince meses se deben a la falta de estabilización adecuada de tierras inestables por el apresuramiento en la construcción, al uso de tuberías corroídas por dentro y al empleo de personal no calificado.

La auditoría debe ser hecha por una entidad que no haya estado involucrada en el proyecto y "que no responda a ningún intento de limitar indebidamente el alcance de la auditoría ni influir en las conclusiones y recomendaciones de la misma".

E-Tech recuerda en su respuesta que la sociedad civil propuso hace dos años al gobierno peruano y al BID que la Comisión de Evaluación de Impacto Ambiental de Holanda (el MER en holandés) se hiciera cargo de la auditoría. Al respecto afirma que si bien dicha comisión no es necesariamente la única organización capaz de dirigir la auditoría "debe ser una entidad con la altura del MER y con su merecida reputación por la transparencia". 

La auditoría -propone E-Tech- debe abarcar en paralelo tanto el gasoducto como el poliducto y se realizaría en seis meses. Entre sus objetivos está el identificar las mejores alternativas para la etapa de reparación en donde sea aplicable.

El proyecto de reparación demandaría entre seis y ocho meses y se llevaría en paralelo con la auditoría en secuencia selva-sierra-costa.

El costo global de la auditoría y el proyecto de reparación se estima entre 50 y 100 millones de dólares para el poliducto, sin estimar el costo de la tubería de reemplazo ni el costo de movilización de trabajadores. La gran mayoría del presupuesto se dedicaría a las pruebas hidrostáticas.

La finalidad de la auditoría es definir con transparencia las deficiencias, las razones de estas y tomar los pasos necesarios para reparar los ductos y asesgurar una vida confiable sin fallas por lo menos 20 o 30 años.  

Análisis de fallas 

El informe de E-Etch advierte que a pesar que TGP insiste en que las fallas no tienen nada que ver con la calidad de las soldaduras el Organismo Supervisor de la Inversión en Energía (OSINERG) ha identificado desperfectos en la soldadura como la causa del segundo accidente y las fallas cuarta y quinta aún están en investigación por esta entidad.

El sistema de detección y bloqueo de fugas se ha mostrado sumamente inadecuado pues el sistema dual "ha dejado que hasta dos horas de producción del poliducto se haya derramado después de una falla". E-Tech cuestiona que una de las disculpas de TGP es que el producto derramado se evapora al instante lo cual sugiere que para esta empresa la evaporación es una manera sana y segura para el desecho de productos. Al respecto advierte que "es probable que estos gases inflamables contribuyeran al incendio que ocurrió después de la quinta falla el 4 de marzo".

E-Tech replica que el apuro con el que TGP construyó el gasoducto está ampliamente documentado en los reportes mensuales de la consultoría ambiental URS que estaba bajo contrato del BID durante la construcción. "El apuro (...) por avanzar la tubería a costo del control de la erosión es evidente" y esta falta de empeño "en las medidas de control de la erosión (...) sigue siendo un facto de las fallas del poliducto".

"Los supervisores hacían lo que querían"

Una de las defensas esgrimidas por TGP es que contrató consultores e inspectores de prestigio. Sin embargo, según el juicio del autor principal del reporte de E-Tech -quién estuvo en el campo año y medio observando todo- "los supervisores de campo hacían lo que querían".

Los soldadores fueron inadecuadamente calificados por inspectores formados en cursos dictados por especialistas colombianos y muchos de ellos aparecieron en Pisco calificando a otros soldadores "sin que ellos hayan aprobado ni el primer examen de evaluación".

E-Tech tiene testigos que podrían dar testimonio de que "hubo mucha preferencia por soldadores extranjeros que eran ayudados por los supervisores" para pasar las pruebas, siempre y cuando haya garantías de completa confidencialidad.

Camisea_tubo2.jpgE-Tech aclara que la crítica esencial a la tubería no es que sea sobrante de otro proyecto -lo cual no está prohibido por ley- sino el grado de corrosión interna debido a que ha estado expuesta a la intemperie sin protección adecuada.

El comentario de TGP de que los tubos estaban protegidos y no presentaban corrosión interna es falso -afirma E-Tech- y existen testigos a nivel de ingeniero de campo que puedan dar fe de la falta de protección en los extremos de los tubos bajo criterios de confidencialidad y seguridad aceptables. "En cierto casos tenían sus biseles dañados, ya que fueron reparados por personal sin experiencia que utilizaban herramientas inadecuadas".

Con respecto a las pruebas hidrostáticas E-Tech señala que si bien los procedimientos están de acuerdo a los códigos vigentes "no fueron bien aplicados" por que a juicio de la consultora "parece lejos de utilizar personal con amplia y demostrable experiencia para llevar a cabo dicha tarea".

TGP insiste en que no hay necesidad de repetir las pruebas hidrostáticas porque se hicieron bien la primera vez. Pero E-Tech ha verificado que uno de los nanómetros con los que se hicieron las pruebas en mayo y agosto de 2003 fue calibrado en enero 2004, por lo que no se explica cómo podía servir una calibración hecha después de las pruebas efectuadas.

TGP sostiene asimismo que la normativa peruana no establece ningún valor en particular para la prueba hisdrostática pero TGO cita el reglamento para la protección ambiental en las actividades de hidrocarburos de noviembre de 1993 y el contrato que firmó TGP. En ambos documentos se señala que la prueba no debe ser menor al 150 por ciento de la presion de la operación normal.

Por último, E-Tech ratifica que el autor principal del reporte es el Ing. Carlos Salazar quién salió del proyecto Camisea por voluntad propia por no estar de acuerdo con las prácticas de TGP. Fue ingeniero inspector de la instalación de tuberías tanto del gasoducto como poliducto y está ampliamente calificado profesionalmente para dar su opinión.

El propósito del reporte de E-Tech es asegurar la integridad de los ductos a lo largo de la vida útil del proyecto Camisea. Esto es fundamental para asegurar los esperados beneficios económicos al Perú y proteger a los peruanos y el ambiente a lo largo de la ruta.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario