Servicios en comunicación Intercultural

Honduras: Satuye el héroe garÃfuna, y su gesta anticolonialista

satuye-ofraneh-honduras1Por OFRANEH*

El próximo catorce de marzo se cumplen 214 años de la muerte de Joseph Satuye, héroe de la gesta del pueblo garífuna, en defensa de su territorio en la Isla de San Vicente y la libertad que nuestros ancestros caribes, kalinagus y garífunas, supieron con orgullo defender y glorificar.

Satuye murió en un combate en contra de las tropas británicas, las cuales habían invadido la Isla de San Vicente, codiciada por Ingleses y Franceses, dada su enorme fertilidad y posición estratégica para las potencias europeas y el afianzamiento de sus intereses de ultramar.

La Primera Guerra de los caribes

Para el año de 1748 la isla de San Vicente fue declarada territorio neutral bajo el Tratado de Aix la Chappelle y posteriormente cedida a Inglaterra bajo los acuerdos del Tratado de Paris de 1763. La denominada Primera Guerra de los Caribes tuvo lugar en 1772, firmando un tratado los garífunas con el Imperio Británico el 17 de febrero de 1773, en donde se reconocían como súbditos del rey inglés George III al mismo tiempo que Inglaterra se apoderaba de buena parte de la isla; los garífunas conservaban según el tratado un ambiguo derecho como nación libre. Para 1779 ante el resultado de la guerra de independencia de los Estados Unidos -acción que implicó un retroceso para el Imperio Británico - la isla fue recapturada por los caribes, sin embargo con el tratado de Versalles (1784) la isla fue retornada a los ingleses.

En 1789 comienza a soplar en el caribe aires de rebelión, alimentados por los ideales de la Revolución Francesa. En 1791 Boukman inicia con una ceremonia de Vudu lo que sería la rebelión de los esclavos en la isla de la Española, la que posteriormente culminaría con la independencia de Haiti.

La rebelión de Fedon en Grenada

El decreto conocido como Decree de Pluviose (Febrero 1794), emitido por el Directorio de la Revolución Francesa, concede la libertad a los esclavos en Francia y sus colonias de ultramar; viniendo a contrarrestar al conocido como Code Noir (código negro) emitido en marzo de 1685, donde se estipulaban las brutales condiciones del régimen esclavista fabricado al servicio de los intereses de la corona francesa. Victor Hugues, miembro del directorio fue el encargado por la Convención Nacional para abolir la esclavitud en el caribe y recuperar las islas que otrora le pertenecían a Francia y gradualmente habían sido usurpado por la Gran Bretaña.

Victor Hugues arriba a Guadalupe a mediados de 1794 y comienza a contactar a los diferentes líderes de las Antillas Menores, entre ellos a Julien Fedon, mulato propietario de una pequeña plantación en la parte oeste de Grenada.

Hugues proporciona apoyo ideológico y en armas para el levantamiento que se efectuó el 3 de marzo de 1795, apoderándose rápidamente de casi toda la isla y de los islotes adyacentes.

La rebelión fue subyugada por los Británicos, que respondieron a los levantamientos de las islas de Grenada y San Vicente de forma súbita, trayendo un enorme número de refuerzos y quemando buena parte de las islas en sedición, para así de esta forma eliminar las vituallas y derrotar a los sublevados a través del fuego y el hambre.

En junio 19 de 1796 los británicos dieron por finalizado el episodio, siendo el paradero de Julien Fedon un misterio, pues nunca fue atrapado, y la imaginación popular creó el mito de un Fedon que encontrándose acorralado se lanza por un abismo al mar, donde tenía una embarcación preparada para la fuga.

La muerte de Satuye y la diáspora de los caribes

El británico Seton, gobernador de la Isla de San Vicente convocó a los líderes caribes a una reunión a comienzos de abril de 1795, para obtener un juramento que afianzara su lealtad a la Corona Británica; a sazón de los sucesos acontecidos en la vecina Isla de Grenada, donde Julien Fedon, caribes y esclavos se habían rebelado contra el yugo inglés.

Los líderes caribes rojos y negros de San Vicente, temiendo haber sido descubiertos en el levantamiento que desde meses atrás fraguaban, bajo las instancias de Victor Hugues y que en compañía de los franceses venían preparando, exhortaron a los garífunas a adelantar los sucesos.

Joseph Satuye se levantó en armas en contra de los ingleses dando lugar a la denominada "segunda guerra de los caribes" y llamada por los británicos como " The war of the Brigands" (la guerra de los bandidos). Satuye en conjunto con su medio hermano y líder caribe, Du Valle y el francés Chateaubelair, se aprestaron a entrar en acción en contra de las tropas dirigidas por el general Ralph Abercromby. En un combate que se dio el 14 de marzo de 1975, Satuye fue asesinado por el mayor Alexander Leite.

Los caribes continuaron en una lucha asimétrica en contra de los ingleses, hasta que finalmente fueron sometidos en junio de 1796. A partir de ese momento comenzó una cacería de los caribes negros, confinando 4644 personas en la inhóspita isla de Baliceaux, donde sólo sobrevivieron 2026, los que fueron embarcados y finalmente llegaron a la isla de Roatán en el Golfo de Honduras.

El Paradigma de Satuye y la Vigente Lucha Anticolonialista.

A los 214 años de la muerte de Satuye su espíritu continua vivo y su voz de independencia y libertad se escucha por el caribe. Los garífunas somos los herederos del bagaje de lucha de nuestros ancestros, defendemos de forma acérrima el territorio que ocupamos de forma continua y pacífica en la costa caribe de mesoamérica. No obstante en nombre de las especulaciones inmobiliarias que ha desatado la industria turística, vemos cada día como nuestros derechos colectivos son negados por las administraciones gubernamentales de turno, las que suelen representar los intereses económicos de la elite de poder local y las compañías transnacionales.

La expansión de la industria turística, las declaratorias inconsultas de áreas protegidas y las futuras exploración y explotación de yacimientos de hidrocarburos, son las amenazas concretas que nuestro pueblo padece a manos de funcionarios estatales y de traidores afrodescendientes que obsesionados por las ganancias vienen entregado los territorios ancestrales de nuestro pueblo.

Al mismo tiempo que los entreguistas hacen piñatas con el territorio garífuna, en San Vicente el año pasado se puso a la venta la isla de Baliceaux, donde reposan los restos de héroes que fallecieron 1618 garífunas en el confinamiento previo a la expulsión. La isla posee una importancia histórica para nuestro pueblo, pues en ella se vivió un verdadero holocausto, que parece ser no es la incumbencia del actual gobierno de San Vicente, el cual pretende rematar los 320 acres de tierra del islote por la cifra de 20 millones de dólares.

El pueblo garífuna ha sido un emblema de la lucha por la libertad. Falta ver si nuestros [email protected] que han debilitado en cuanto la defensa del territorio ancestral, toman conciencia que no es un 7% de un capital fantasma el precio de uno de los capítulos más gloriosos de la lucha por la independencia en el formidable mar caribe, donde surca el velero de la libertad.

* Organización Fraternal Negra de Honduras

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario