Servicios en comunicación Intercultural

Panamá: Comunidad Ngöbe denuncia impactos de Represa Chan 75 ante relator ONU

charco_la_pava

Servindi.- El jueves 29 de enero los moradores de la comunidad Ngöbe de Charco la Pava se reunieron con el relator especial sobre pueblos indígenas de las Naciones Unidas James Anaya , a quién expresaron su rechazo al proyecto hidroeléctrico Chan 75 por violar todos sus derechos colectivos.

Se trataría de la primera vez en la historia de Panamá que un Relator de las Naciones Unidas visita de manera directa una comunidad indígena para dialogar sobre un tema específico, como el desalojo inminente de la comunidad de Charco La Pava en el río Changuinola, Provincia de Bocas del Toro.

La concesión y el inicio de los trabajos se realizó sin la debida consulta y sin el consentimiento de los afectadosdebido a que en la ciudad de Almirante se realizaron reuniones informativas pero a las cuales no asistió la mayoría de la población afectada.

James Anaya en Charco La Pava. Foto: JUP
James Anaya en Charco La Pava. Foto: JUP

En la concesión habría negligencia y responsabilidad del gobierno de Panamá quién no consideró que en las territorios en concesión habitan comunidades que no tienen definida su status de área anexa a la comarca ngöbe-bugle y campesina.

Se acusa a la empresa de no reconocer los territorios colectivos y presionar a los comuneros -con el auxilio de las fuerzas policiales- a suscribir acuerdos redactados unilateralmente a favor de la empresa.

Ello provocó el descontento de los ngöbes y la brutal represión policial que sufrieron el 3 de enero de 2008, sin que hasta le fecha se hayan investigados los atropellos.

En esa ocasión varios comuneros, hombres y mujeres, fueron brutalmente golpeados por las fuerzas policiales que actuaron por órdenes de la empresa.

Por ejemplo, la señora Ana Castillo fue arrojada al piso y despojada de sus ropas por defender su finca. Un efectivo policial le puso la bota en el pecho y luego fue llevada detenida por oponerse al proyecto.

Francisco Santos denunció que el nunca dio su consentimiento para que erradiquen sus cultivos a pesar que la empresa le ofreció cheques y lo puso en la planilla laboral de la empresa si que el lo supiera.

El modo de actuación de la empresa ha sido invadir y destruir a la fuerza la propiedad privada y los cultivos. Y luego de esto proponer un acuerdo unilateral sin que el gobierno supervise estre tipo de transacciones a fin de garantizar se respeten los derechos ciudadanos.

Caminando hacia la reunión con el relator. Foto: JUP
Caminando hacia la reunión con el relator. Foto: JUP

La comunidad de Charco La Pava viene resistiendo las constantes violaciones a sus derechos colectivos. Hay una hostilización permanente y las detonaciones de explosivos se realizan día y noche, sin parar, lo que perturba la tranquilidad de la población, incluso en horas de madrugada.

Toda esta situación deteriora no solo el territorio sino también el espíritu de los ngöbes quienes se sienten a merced de la empresa, como si ellos también hubieran sido concesionados junto con los territorios.

Isabel Becker, una de las afectadas dio a conocer la mala fe la empresa AES Changuinola quién la presionó hasta el cansancio para que estampara su huella digital en un acuerdo escrito sin que ella pudiera comprender su contenido, ya que no sabe leer, escribir, ni hablar español.

Ella fue trasladada de manera compulsiva y contra su voluntad a la ciudad, donde se le prometió un pago que hasta ahora no se ha realizado. Luego de la visita del relator, el Ing. Rodolfo Ayarza, en forma burlesca se le dijo que el proyecto no se detendrá y ya no se le abonará lo prometido.

Señalaron que la empresa AES Changuinola los ha tratado como ciudadanos de segunda clase sin tener ningún tipo de respeto a su dignidad y a los derechos humanos.

Plantearon asimismo su total rechazo a un programa de reubicación diseñado sin ninguna participación indígena y que no toma en cuentay atenta contra su forma de vida cultural.

Para la empresa la tradicional vivienda de los ngöbe es "fea, indigna y sucia" lo que ha sido considerado una calificación injusta y agresiva por los indígenas quienes no se adaptan a las viviendas de reubicación en la ciudad diseñadas por la empresa.

En la reunión con James Anaya participó el cacique Rogelio Moreno de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá (CONAPIP), asi como delegados de las organizaciones FORANG, la Federación de Estudiantes Ngöbe-Bugle (FENB) y la Juventud Unida por Panamá (JUP) quienes respaldaron las denuncias.

La comunidad de Charco La Pava pidió con urgencia la solidaridad de la comunidad internacional a favor de su causa.

----

Fuente: Agradecemos el envío de la información a Ernesto López, dirigente indígena de la comunidad ngöbe de Charco La Pava y al Informe de Visita del Relator. Foto: JUP

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Buscaba mas informacion al respcto y entre los enlaces de burica Press encontré este articulo que refleja muy bien loq ue verdaderamente está ocurriendo en el area...

Changuinola I (Chan 75) es un proyecto ambiental, social y energéticamente favorable para Panamá

Los reasentamientos han sido concertados con las comunidades de la zona
AES ha cumplido con todo lo señalado por la ley y por sus polÃticas internas
Está generando bienestar en las comunidades vecinas y brindará más de 4 mil empleos para la Provincia de Bocas del Toro
Los beneficios para el paÃs se traducirán en mayor estabilidad energética, mejores y más estables precios

El proyecto es energética, social y ambientalmente favorable para Panamá.

El proyecto de Changuinola es vital para garantizar el abastecimiento de energÃa limpia y de bajo costo para el beneficio de toda la población panameña. El proyecto tendrá una capacidad instalada de 223 Megavatios y aportará una generación promedio de 1,046 GWh al año de energÃa limpia y confiable, representando una parte fundamental de la solución a corto y largo plazo para la situación energética de Panamá y una alternativa real para disminuir el costo de la energÃa. Actualmente el proyecto lleva un 40% de avances en la construcción y durante la construcción de la planta, AES generará cerca de 4000 empleos en la Provincia de Bocas del Toro.

Hoy el 74% de la población de la zona, ha llegado a acuerdos con la compañÃa, contribuyendo a su bienestar y calidad de vida. A través del acompañamiento social, las comunidades están participando en su propio desarrollo y la solución a sus necesidades, y están recibiendo capacitación laboral, capital semilla para el fomento de proyectos de autogestión, apoyo para programas educativos y de acceso a la salud.

Para garantizar la generación de energÃa eléctrica limpia que tendrá la central Changuinola I, es indispensable para la empresa la conservación de los recursos naturales de la cuenca. Es por esto que AES Changuinola estará implementando junto a las autoridades y la comunidad un plan de co-manejo y protección del Bosque Protector Palo Seco, el cual permitirá la preservación y sostenimiento de esta zona protegida y el desarrollo de actividades de autogestión. Para este fin se han establecido un fideicomiso por un monto de un millón de dólares y adicionalmente la empresa otorgará un monto correspondiente al 20% de la venta de los Certificados de Créditos de Carbono (CERS), insertando al sector industrial energético a la conservación de los recursos naturales.

AES ha cumplido con todo lo señalado por la ley y por sus polÃticas internas. AES reitera nuevamente su compromiso para seguir trabajando con las comunidades y con las autoridades nacionales y locales para garantizar que este proyecto, trascendental para el desarrollo económico de Panamá, se lleve a cabo con criterios de respeto por las comunidades, apoyo a su desarrollo y calidad de vida y con un cuidadoso plan de manejo ambiental para preservar la riqueza natural de nuestro paÃs.

AES valora positivamente la visita realizada por el relator, ya que ésta reafirma la apertura en el proceso de construcción del Proyecto Changuinola I y reafirma que ha cumplido con todas las normas y leyes de Panamá y con sus principios éticos corporativos de respeto absoluto por los derechos humanos de las comunidades donde opera.

Es conocido que el señor Anaya tiene conflicto de intereses serÃa bueno conocer una opinión neutral de este tema, porque hasta donde sé no hay ningún problema de seguridad en el area

Leyendo el reporte de Anaya él mismo acepta que AES, “…la empresa ha llevado a cabo un gran número de conversaciones, ampliamente documentadas, con miembros de las comunidades afectadas sobre su reubicación, y ha llegado a acuerdos con un número importante de personas que, según la empresa, representan más de la mitad de los pobladores de las cuatro comunidades. Asimismo, la empresa ha emprendido un programa social que incluye becas y educación vocacional para el beneficio de los miembros de estas comunidadesâ€.[3]

Y que me dicen de esto?

AES CHANGUINOLA INFORMA

AES Changuinola desea reiterar que ha cumplido con todo lo señalado por las leyes locales y por sus polÃticas internas, e inclusive va más allá de lo mandatorio en muchos temas acorde a lo establecido en los principios, valores y polÃticas que rigen a la compañÃa a nivel mundial. AES Changuinola en todo momento ha respetado los derechos humanos de las personas que actualmente residen en las áreas cercanas del proyecto. Hoy el 74% de la población de la zona, después de diversas reuniones, conversaciones y sesiones previas, ha llegado a acuerdos voluntarios con la compañÃa; más de 90 familias, ya están viviendo en sus nuevas residencias que tienen condiciones mucho mejores a las que tenÃan anteriormente, lo que contribuye a mejorar su bienestar y calidad de vida.

Los beneficios de este proyecto son claros: Ayudará a reducir la tarifa eléctrica al usuario final en un 21%, desarrolla y aprovecha recursos renovables nacionales, suple parte de la necesidad energética de Panamá, reduce la dependencia de combustibles fósiles, evita la emisión 669.000 ton de CO2 equivalentes a la atmósfera, contribuyendo asà al objetivo principal de la Convención de las Naciones Unidas contra el Cambio Climático (UNFCCC) y está brindando empleos a más de 1800 panameños.

AES mantiene su compromiso para seguir trabajando con las comunidades y con las autoridades nacionales y locales para garantizar que este proyecto, trascendental para el desarrollo económico de Panamá, se lleve a cabo con criterios de respeto por las comunidades, apoyo a su desarrollo y calidad de vida y con un cuidadoso plan de manejo ambiental para preservar la riqueza natural de nuestro paÃs.

Abel: me parece interesante eso de que las autoridades y la comunidad implementarán un plan de co-manejo y protección del Bosque Protector Palo Seco. Es señal de responsabilidad empresarial.

Quizás lo que me llama más la atención es la posibilidad de desarrollo de actividades autosostenibles para los habitantes del área.

Yo creo que este tema necesita mas informacion porque lo poco que se nos da me parece manipulado. Es conocido que hay intereses extranjeros que no quieren que sepamos toda la verdad.

Buscando me encontre con esta noticia:

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la república de Panamá comunico mediante nota dirigida al secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA Santiago Cantón, que el Estado panameño no puede acatar las medidas cautelares dictadas por la CIDH toda vez que las mismas, no han sido dictadas de conformidad con su reglamento.

En su comunicación la cancillerÃa panameña sostiene que no se puede cumplir con los requisitos establecidos en el artÃculo 25 del reglamento de la Comisión, que exigen inminencia, urgencia e inmediatez de violaciones al derecho a la vida, seguridad, derecho a circulación y derecho de propiedad tomando como información una solicitud con más de un año de antigüedad.

El Estado panameño ha solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que revoque su decisión de solicitar la adopción de medidas cautelares contra el Estado panameño, con el fin de informarse, de manera objetiva, acerca de la situación de derechos humanos las comunidades impactadas por la construcción de la Hidroeléctrica Chan-75 y asà cumplir con lo establecido en su reglamento al tiempo que le solicita que convoque una audiencia para tratar el tema de las medidas cautelares durante su próximo periodo de sesiones.

La nota concluye reiterando que el Estado panameño en todo momento ha instado a la empresa AES a actuar de acorde con las normas internacionales vigentes en materia de derechos humanos y que No tiene indicios de que la empresa haya desatendido tal llamado y que el estado panameño está comprometido con el fiel cumplimiento de todas las normas internacionales que haya ratificado y que sean parte de su legislación las cuales son aplicables para toda persona natural o jurÃdica dentro del territorio nacional y por tanto reitera que la empresa AES a cumplido dicha normativa.

Añadir nuevo comentario