Servicios en comunicación Intercultural

Intereses del agronegocio desvirtúan cumbre alimentaria de la ONU

Movimiento internacional denuncia injerencia del poder corporativo en la conducción de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios y la exclusión de la sociedad civil en la planificación de dicho encuentro.

Servindi, 10 de diciembre, 2020.- El lobby corporativo en defensa de los intereses del agronegocio está ejerciendo su influencia en los preparativos de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios.

Así lo denunció el movimiento internacional La Vía Campesina (LVC) a través de un informe donde sostienen que esto generaría un proceso opaco y excluyente que pone en peligro la soberanía alimentaria de los pueblos.

“La gobernanza de la cumbre sigue estando firmemente en manos de un puñado de grandes empresas internacionales, de personas ‘expertas’ conocidas por ser grandes defensoras de la agricultura industrial”, señalan.

Asimismo, añaden que la dirección de la cumbre también estaría a cargo de “algunos Estados, los mismos que albergan a muchas de estas grandes empresas internacionales”.

Portada del informe publicado por La Vía Campesina. 

Cumbre alimentaria

La Cumbre de las Naciones Unidas sobre los Sistemas Alimentarios, abreviada como UNFSS21, se anunció oficialmente en diciembre de 2019.

Su realización, se dijo, debía cumplir con el objetivo declarado de maximizar los beneficios de un enfoque de sistemas alimentarios en toda la Agenda 2030.

Así como hacer frente a los desafíos del cambio climático, hacer inclusivos los sistemas alimentarios y apoyar la paz sostenible.

Sin embargo, según la LVC, “el proceso de la UNFSS21 se ha caracterizado desde el principio por la opacidad y la falta de inclusión”.

Sostienen que, a diferencia de las Cumbres Mundiales de Alimentación (CMA) realizadas en años anteriores, “la UNFSS 21 no fue mandatada por una decisión o un proceso intergubernamental”.

“En lugar de eso, la decisión la tomó el Secretario General de la ONU, en respuesta a una solicitud hecha por el Foro Económico Mundial (FEM), una organización del sector privado”, apuntan.

Dicha organización, “representa los intereses de las empresas multinacionales, con el apoyo clave de cuantos Estados miembros, poderosos, y con el patrocinio de importantes organizaciones filantrópicas capitalistas”, agregan.

El movimiento LVC denuncia que la Secretaría de la UNFSS21 se ha negado a acercarse a los movimientos o a las plataformas sociales.

Y tampoco “se han molestado en incluir a personas productoras de alimentos a pequeña escala, a la sociedad civil ni a las organizaciones de pueblos indígenas de una manera que respete y permita su autonomía, autorganización y autodeterminación”.

Aunque hubo algunas invitaciones tardías, “no podemos considerar que la UNFSS21 es un espacio gubernamental multilateral legítimo que permite la participación autónoma de la Sociedad Civil”, señalan.

Lo cual “muestra con claridad como las empresas se van apropiando cada vez más de algunos órganos importantes para las Naciones Unidas”, agregan.

Para leer el informe completo de La Vía Campesina puede ingresar a los siguientes enlaces:

Descargar documento en Español (PDF)

Descargar documento en Inglés (PDF)

Descargar documento en Francés (PDF

___

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Si la desigualdad es una acción criminal...¿porqué no son perseguidos sus causantes como verdaderos criminales? Qué sistema es éste que permite tan horrendas situaciones...

Añadir nuevo comentario