Servicios en comunicación Intercultural

Lanzan mapa del ciclo del carbono forestal

Foto:  Aulia Erlangga / CIFOR

“Es el mapa más actualizado y detallado de su tipo jamás producido; en ese sentido, es una contribución global realmente importante que aporta mejor información sobre el ciclo del carbono forestal y sobre el funcionamiento de los bosques y sus interacciones con el clima”.
 

Lanzan mapa detallado del ciclo del carbono forestal y funcionamiento de los bosques mundiales

Por Monica Evans*

Los Bosues en las Noticias, 19 de febrero, 2021.- Los bosques son cruciales en los esfuerzos globales para prevenir el cambio climático y sus peligrosos efectos. A medida que la comunidad mundial determina qué priorizar en la búsqueda de soluciones contra la catástrofe, conocer qué bosques están ganando y perdiendo carbono, y por qué, es una pieza muy importante del rompecabezas.

Sin embargo, hasta ahora, los datos sobre las ganancias y pérdidas de carbono en los bosques del mundo han sido fragmentados y variables, lo que tiene serias implicaciones para la toma de decisiones sobre el uso de la tierra, desde la escala local hasta la internacional.

“Creo que muchas de las decisiones que se toman dentro del Acuerdo de París [de la ONU] [sobre el cambio climático] se basan en conjuntos de datos incompletos, porque provienen de inventarios nacionales de gases de efecto invernadero, que con frecuencia están incompletos”, dice Rosa Roman-Cuesta, investigadora asociada del Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

“Muchos países no reportan sobre todas sus actividades forestales ni sobre todos sus depósitos de carbono. Esto conduce a una inconsistencia entre lo que informan los países y lo que ofrecen los modelos globales y la observación atmosférica. Como científicos, nuestro papel es ayudar a cerrar esta brecha y apuntar a un balance global de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en 2023″.

Roman-Cuesta, como parte de un equipo de científicos de CIFOR, NASA GoddardNASA Jet Propulsion LabThe Sustainability ConsortiumUniversity of Maryland, Wageningen University & Research (WUR)Woodwell Climate Research Center y World Resources Institute (WRI), esperan solucionar esa discrepancia con un innovador conjunto mundial de mapas de flujo de carbono forestal, que acaban de publicar en la revista Nature Climate Change y que han sido puestos a disposición del público en el sitio web del Global Forest Watch.
 


 

“Ahora tenemos los ojos en todas partes para monitorear los cambios de la cubierta forestal y las reservas de carbono a nivel mundial”, dice Sassan Saatchi, científico principal de Ciclo y Ecosistemas del Carbono en el Laboratorio de propulsión a chorro de la NASA y coautor de la investigación, en un comunicado de prensa.

El equipo utilizó una combinación de mediciones terrestres y observaciones satelitales para obtener el primer conjunto de datos coherente a nivel mundial para la estimación del flujo de carbono forestal durante los años 2000 a 2019. Los datos tienen en cuenta la reserva total de carbono proporcionada por cada bosque, incluidas la biomasa aérea y subterránea, residuos y carbono del suelo.

“Este documento, con cualquier defecto que pueda tener, ofrece datos comparables, completos y consistentes para todos los biomas forestales del planeta y creo que proporciona información nueva y valiosa sobre dónde se encuentran los puntos críticos para la acción con respecto a los bosques de todo el mundo”, dijo Roman-Cuesta.

“Esto es algo en lo que nosotros, en la comunidad que estudia y analiza los sensores remotos forestales hemos estado trabajando durante muchos años, pero fue un gran desafío científico y computacional hasta ahora”, dijo Martin Herold, otro coautor y profesor de geoinformación, ciencia y teledetección en WUR.

Ahora tenemos los ojos en todas partes para monitorear los cambios de la cubierta forestal y las reservas de carbono a nivel mundial”

 Sassan Saatchi

“Es el mapa más actualizado y detallado de su tipo jamás producido; en ese sentido, es una contribución global realmente importante que aporta mejor información sobre el ciclo del carbono forestal y sobre el funcionamiento de los bosques y sus interacciones con el clima”.

Los investigadores encontraron que los bosques del mundo absorbían el doble de carbono del que liberaban cada año. La liberación de carbono se debió principalmente a la deforestación y la degradación.

“Los bosques actúan como una carretera de dos carriles en el sistema climático”, dice Nancy Harris, coautora y directora de investigación de WRI, en el comunicado de prensa. “Los bosques en pie absorben carbono, pero la tala de bosques lo libera a la atmósfera. Una vista detallada de dónde están ocurriendo ambos fenómenos (emisiones y absorciones de los bosques) agrega transparencia al monitoreo de las políticas climáticas relacionadas con los bosques”.

Por ejemplo, el hecho de que el 27 % de los sumideros netos de carbono forestal del mundo se encuentran dentro de áreas protegidas resalta la importancia de priorizar su conservación continua, dice Herold. Mientras tanto, el hallazgo de que los bosques tropicales en el Sudeste Asiático se han convertido colectivamente en una fuente neta de carbono, debido a la tala para establecer plantaciones industriales, los incendios incontrolados y el drenaje de turberas, subraya la importancia de llamar la atención internacional sobre la degradación en esta región, dice el documento.

El detalle proporcionado por los mapas ofrece oportunidades importantes para que el desarrollo de políticas y los responsables de la toma de decisiones elijan sabiamente dónde y cómo actuar con respecto a los bosques.

“Muchos países no tienen [actualmente] ese nivel de detalle”, dice Herold. “Ahora, pueden usar esta información para hacer las cosas mucho más específicas y preguntar: si queremos reducir la deforestación, ¿a dónde debemos ir? ¿dónde están nuestros focos de emisiones? ¿dónde deberíamos apuntar la acción climática relacionada con los bosques?”

os mapas muestran una imagen no solo de dónde se está produciendo la pérdida de carbono, sino también de lo que la impulsa: desglosan las contribuciones de la producción de productos básicos, la agricultura migratoria, la extracción de madera o los incendios. Esa información adicional ayudará a los responsables de la toma de decisiones a determinar qué tipo de intervención es necesaria, dice Roman-Cuesta: por ejemplo, las soluciones basadas en la naturaleza para el manejo de incendios serían apropiadas en áreas donde las emisiones provienen principalmente de incendios; mientras que las emisiones de la deforestación podrían abordarse mediante la conversión evitada de bosques y la regeneración natural, o prácticas de reforestación asistida.

A medida que los países y las organizaciones de todo el mundo se preparan para expandir la cobertura forestal de acuerdo con iniciativas como la Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los ecosistemas 2021-2030 y el Desafío de Bonn, la investigación también puede ayudarlos a decidir si las tierras a recuperar son más aptas para plantaciones, agroforestería, regeneración natural o asistida, dado el potencial relativo de mitigación de carbono de cada uno y su potencial como tal para apoyar a las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC) de los países al Acuerdo de París.

“Muchos países dicen, ‘no sabemos realmente cuánto podemos cuantificar para las NDC, porque no estamos seguros de cuánto carbono emiten o capturan nuestros bosques’”, dice Roman-Cuesta.

“Bueno, ahora podrán tener una mejor respuesta. Y ese conocimiento contribuirá tanto a la mitigación como a la adaptación, porque la cantidad de hectáreas que termines colocando en una categoría u otra definitivamente tendrá un efecto sobre la biodiversidad, el agua y otros servicios clave”, agrega.

También puede haber implicaciones indirectas para la prevención de una pandemia zoonótica. Con una resolución de 30m, los mapas de sumideros y emisiones forestales permiten navegar en paisajes que tienen más probabilidades de ser degradados, dañados y fragmentados, y “en esas áreas, hay una alta probabilidad de que se faciliten los contactos entre la fauna y los humanos”, explica Roman-Cuesta. “Y es muy probable que estemos promoviendo la aparición de más enfermedades zoonóticas”.

La accesibilidad de los mapas también es una bendición para la transparencia, dice Herold.

“Básicamente, la gente puede observar a los bosques ‘en su propio patio’, y también en el de todos los demás, y averiguar cuál es la situación del carbono forestal. Es muy detallado a nivel local: obtienes el mismo nivel de detalle si miras la cuenca del Congo o en algún lugar de la Amazonía brasileña, o en los Países Bajos”.

Muchos países dicen, 'no sabemos realmente cuánto podemos cuantificar para las NDC, porque no estamos seguros de cuánto carbono emiten o capturan nuestros bosques. Bueno, ahora podrán tener una mejor respuesta"

 Rosa Roman-Cuesta

Eso significa que los ciudadanos, las organizaciones medioambientales no gubernamentales, los periodistas, los inversores y otras partes interesadas pueden acceder a los mismos datos que los gobiernos y las organizaciones internacionales, y pueden utilizarlos para hacer preguntas y pedir cuentas a los líderes mundiales y a las empresas privadas.

“Esperamos que, con más información disponible abiertamente, todas las partes interesadas que deberían dirigir los cambios transformacionales necesarios para abordar el cambio climático y la deforestación, ayudar con la restauración y las soluciones basadas en la naturaleza, etc., tengan un nivel común de comprensión”, dice Herold. “Si todos tenemos el mismo nivel de información, las personas podrán sentirse más cómodas para avanzar. Y también confiar en que cualquier cosa que no vaya en la dirección correcta, dado un cierto acuerdo, se notará, ya que este tipo de datos ahora se actualizarán regularmente para ayudar a rastrear las acciones relacionadas con los bosques con un alto nivel de detalle espacial y temporal”.

Ahora que los mapas están en línea, los científicos esperan poder actualizarlos con regularidad, cada año, o incluso con más frecuencia si es posible, dice Herold.

“Si aumentamos el nivel de detalle temporal ahora, lo haríamos aún más procesable, ya que realmente podríamos rastrear mucho más rápidamente lo que está ocurriendo y dónde”.

---
* Monica Evans es escritora y practicante de desarrollo comunitario con sede en Aotearoa Nueva Zelanda. Desde que completó su Maestría en Estudios del Desarrollo en 2010, ha trabajado en proyectos de desarrollo ambiental y comunitario en Nueva Zelanda, el Pacífico y América Latina. 

----
Fuente: Los Bosques en las Noticias (Forests News): https://forestsnews.cifor.org/71082/lanzan-mapa-detallado-del-ciclo-del-carbono-forestal-y-funcionamiento-de-los-bosques-mundiales?fnl=es 
Este estudio forma parte del Programa de Investigación del CGIAR sobre Bosques, Árboles y Agroforestería (FTA), que cuenta con el respaldo de los Donantes del Fondo CGIAR.

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

MUY CIERTO E IMPORTANTE,SOBRE TODO ESTOS CONOCIMIENTOS COMO YO LO DIGO EN MI PROGRAMA"YO AGRICULTOR,GANADERO ETC.PORQUE TENGO QUE CONSERVAR EL BOSQUE???......TENEMOS QUE LLEGAR MAS AL AGRICULTOR A LAS CC.NATIVAS(EN SU DIALECTO,IDIOMA,COSTUMBRES)...A FIN DE PRESERVAR LAS MARAVILLAS DE NUESTRAS SELVAS E IMPORTANTE LA CAPTURA CARBO....ATTE.RESERVA BIOSFERA"OXAPAMPA-ASHANINKA-YANESHA"---RENE LOPEZ SCHUTZE.....

Añadir nuevo comentario