Servicios en comunicación Intercultural

Seis muertos en enfrentamiento entre guerrilleros y narcotraficantes

Foto: Ejército de Colombia

El conflicto que se vive en el pueblo indígena Awá se debe a la disputa económica entre estas dos estructuras criminales. Las autoridades afirman que en este territorio existe aproximadamente 10 600 hectáreas de cultivos de hoja de coca.

Servindi, 28 de setiembre, 2020.- Un enfrentamiento entre dos grupos armados ilegales en el resguardo indígena Inda Sabaleta del pueblo Awá, en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño, dejó seis muertos, dos heridos y dos desaparecidos.

El conflicto ocurrió el sábado 26 de setiembre y se originó por la disputa económica entre el Frente Oliver Sinisterra, disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y el grupo narcotraficante Los Contadores.

La alcaldesa del distrito de Tumaco, María Emilsen, informó que hasta el momento hay seis fallecidos; sin embargo, solo han localizado cuatro cuerpos, uno de ellos pertenece a un indígena awá y los otros tres a combatientes, uno de nacionalidad venezolana.

También comunicó que hay dos menores de edad heridos que ya fueron ingresados al hospital de San Andrés de Tumaco. Asimismo, dijo que uno de los desaparecidos es un joven, de 19 años, del Consejo Comunitario La Brava y la otra persona, de 25 años, no es del territorio.

Declaraciones de la alcaldesa de Tumaco

Acción militar

El líder del Comando Conjunto Número 2 Suroccidente, general Álvaro Vicente Pérez, detalló que el enfrentamiento se dio entre 15 integrantes de Los Contadores y 25 miembros del Frente Oliver Sinisterra.

El general Pérez aseguró que cuando se presentó el conflicto, las tropas de la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules llegaron al lugar de los hechos donde posteriormente ocurrió un combate.

Fruto del enfrentamiento se logró la aprehensión de un menor de edad, a quien se le incautó abundante material de guerra y explosivos. El oficial también informó que un adolescente de nacionalidad venezolana, de 14 años, se entregó de manera voluntaria a las tropas y afirmó que era del grupo Los Contadores.

“Los enfrentamientos entre estas estructuras criminales se da por la disputa de las economías ilícitas. En el resguardo indígena Inda Sabaleta del pueblo Awá hay aproximadamente 10 600 hectáreas de cultivos de hoja de coca”, reveló el general Pérez.

Anunció que enviará más tropas a la zona de conflicto para hallar a los responsables, asimismo, informó que ya ha puesto a disposición de la comunidad mecanismos de búsqueda para encontrar a las dos personas desaparecidas.

Medidas para los rescatados

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) comunicó que al adolescente venezolano, rescatado en el enfrentamiento, se le ordenó la medida de protección en un hogar sustituto mientras se surte el proceso para ingresar al programa de atención especializada para víctimas del conflicto armado.

El otro adolescente enfrentará el procedimiento respectivo para determinar el posible ingreso al Sistema de Responsabilidad Penal para Adolescente u otra medida de protección.

Pronunciamientos

El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CAJAR) denunció el sábado 26 setiembre que el enfrentamiento dejó cinco muertos, dos heridos y 40 personas indígenas retenidas por el Frente Oliver Sinisterra.

En su comunicado afirmaron que las personas retenidas por el grupo armado se encontraban indefensas, eran civiles del resguardo y hasta el momento se desconocía su paradero.

Asimismo, señalaron que los indígenas de ese resguardo están desplazándose fuera de su territorio por miedo a que ocurra otro enfrentamiento. El colectivo afirmó que las familias nativas se están dirigiendo hacia la zona urbana de Tumaco.

Frente a estas afirmaciones, la alcaldesa María Emilsen señaló a los medios que la comunidad está un poco asustada; sin embargo, no se registra desplazamientos. Tampoco confirmó que existan personas retenidas.

Por su parte, la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) alertó que por el conflicto que se vive en el territorio del pueblo Awá, la comunidad es blanco de numerosos atentados, asesinatos y amenazas.

Por eso, exigen que se establezca un cordón humanitario en la zona integrada por organismos a favor de los derechos humanos e identidades del Estado, como la Defensoría del Pueblo, la Cruz Roja Internacional y las Naciones Unidas.

 

Te puede interesar:

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

En el resguardo indígena Inda Sabaleta del pueblo Awá hay aproximadamente 10.600 hectáreas de cultivos de hoja de coca
R. Está claro que nuestros gobernantes no están capacitados para asumir sus cargos. El desinterés que demuestran por el medioambiente ocasiona enormes pérdidas de cubiertas forestales que han tardado millones de años en formarse y que en 4 días los devastan. Todo por no poner suficientes efectivos de vigilancia. Todos esos problemas se solucionarían si los que gobernaran fuesen gente con un alto nivel de formación de ecología, medioambiental, económica y social.
Una vez más, abogo para que se elijan personas competentes y dejar a los inexpertos en el banquillo, solo así se pueden encontrar soluciones efectivas.
Por enésima vez se ratifica lo que desde hace décadas vengo diciendo: cuando alguien tiene el poder de decidir qué se debe hacer ante un problema y ese alguien no está lo suficientemente cualificado, algunos problemas se agravan irremediablemente.
¿Cuántos años llevamos luchando contra el narcotráfico? ¿Cuántas personas han fallecido o han sido encarceladas por el comercio de la coca?. Y a pesar del riesgo que conlleva meterse en ese mundillo, su cultivo, distribución y su venta no tiene atisbo de finalizar. ¿Será que se están tomando unas medidas erróneas? ¿Se acuerdan cuando EE.UU. se empeñó en prohibir la venta de bebidas alcohólicas? (Ley seca) ¿Qué ocurrió? Se produjeron mafias, se gastaron millones de dólares en recursos, muchas muertes tanto de policías como de los infractores y estaba a la orden del día las extorsiones y las palizas para aquellos que se negaban o no podían pagar. Al final, como vieron que no podían acabar con las mafias, reinó la cordura y se legalizó. Resultado; se fueron al garete todos esos problemas. Entonces me pregunto ¿por qué no hacen lo mismo con todas las drogas?
Todos sabemos que las cosas más caras son: o son difíciles de conseguir, o son escasas o están prohibidas.
Sabiendo esto, si se legalizan las drogas desaparecen esos tres motivos, con lo que se consigue que cualquiera pueda fabricarlas o en el caso de la marihuana o de la coca, las pueda cultivar. Esto ocasionaría un superávit de drogas, con lo cual habría tal competencia que se hundirían los negocios dedicados a ellas.
Pero para conseguirlo, una vez más hay que empezar por sustituir los miembros del gobierno de cada país con ideas conservadoras. Esa gente no es capaz de evolucionar.

Añadir nuevo comentario