Servicios en comunicación Intercultural

Los desafíos de la Comisión de Alto Nivel frente a la deforestación

Más allá del discurso y del papel. Del dicho al hecho hay mucho trecho, y en el camino (el gobierno) puede quedar maltrecho.

Servindi, 24 de setiembre, 2020.- El gobierno peruano instaló el miércoles 23 de setiembre la Comisión de Alto Nivel de Cambio Climático, grupo encargado de implementar acciones de mitigación y adaptación al cambio climático con miras al 2050.

Al amparo del Decreto Supremo 006-2020-MINAM el acto protocolar supone el compromiso del Estado peruano como respuesta nacional frente al cambio climático de manera integral, multisectorial y multinivel.

Instalación oficial de la Comisión de Alto Nivel sobre Cambio Climático

¿Pero cuáles son los problemas de fondo que esta Comisión de Alto Nivel tendrá que abordar para empezar a pasar de la discusión a la acción climática efectiva?

¿Qué es lo que tenemos que lograr si queremos en serio frenar la deforestación –principal fuente de emisiones del país– sin dejar de reconocer la deuda histórica del Estado con los pueblos indígenas amazónicos que conservan los bosques?

A continuación, algunos problemas y desafíos.  

Confianza y credibilidad: ¿podemos creer que el gobierno de Vizcarra realmente quiere afrontar los problemas de fondo para proteger los bosques? 

Hay indicios de que no es así. Veamos. El primero, es el descabezamiento arbitrario e injustificado del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR); firmado por el propio presidente Martín Vizcarra.

Hasta el momento, existen serios indicios de que la destitución del ahora ex jefe de este organismo sería obra de la mafia que opera al servicio de la tala ilegal desde fuera y dentro del Estado.

Cómo hemos informado en diversos reportajes, los personajes que se pronunciaron públicamente a favor de la salida del exjefe del Serfor son personas con investigaciones penales, sanciones administrativas y relaciones de poder preocupantes.

No es casual que los tres directores forestales de las tres regiones con mayor deforestación en el país: Loreto, Ucayali y Madre de Dios hayan respaldado públicamente el descabezamiento del Serfor.

Uno de los promotores del despido está ahora acusado por la Fiscalía de integrar a los “Hostiles de la Amazonía”, presunta organización criminal dedicada al tráfico de madera y otros delitos conexos. 

Todo indica que, varias de las reformas y planes normativos que estaba impulsando Gonzáles-Zúñiga -exjefe del Serfor- iban a convertirse en una serie dificultad para continuar con las modalidades actuales de lavado de madera.

La destitución de este funcionario elegido por concurso público de méritos fue firmada por el propio presidente Vizcarra, sin ningún argumento que lo justifique, pasando por encima del Consejo Directivo del Serfor.

Mientras no se le reponga en su legítima función ¿podemos creer que el gobierno del señor Vizcarra pretende luchar en serio contra la deforestación o en los hechos está sirviendo a las mafias de la deforestación?

¿Estamos atacando los motores de la deforestación en el Perú?

Mientras no se culminan pendientes de la Fase I, el gobierno ejecuta la Fase II de la Declaración Conjunta de Intención (DCI) con fondos de la cooperación noruega para implementar un paquete de políticas y acciones. 

El segundo entregable de esta nueva Fase es un estudio final sobre los motores de deforestación en el Perú. Su finalidad es reorientar las prioridades de acción, para dirigirlas hacia las dinámicas socioeconómicas que producen mayor desbosque.

A pesar de su enorme importancia este documento aún no se conoce o difunde.

Entonces, ¿cómo sabemos que las demás acciones diseñadas para la Fase 2 -que ya están en curso- responden acertadamente a la necesidad de atacar directamente los motores de deforestación más agresivos? 

¿O es que se están diseñando e implementando las acciones de acuerdo a los intereses de ciertos sectores o actores privados y no se está partiendo de un diagnóstico más racional y concienzudo?

La deforestación en el Perú

En Perú el 60% de la tierra está cubierta por bosques amazónicos y la expansión agrícola es el principal motor de aumento de la deforestación. Actividades ilícitas como la tala ilegal, la quema de bosques para el cultivo de coca y la minería aurífera contribuye a la pérdida de bosques en el país. Una síntesis de MAAP estima que aproximadamente 250.000 hectáreas fueron deforestadas en Perú en 2018, una disminución respecto al año anterior, pero sigue siendo el cuarto índice más alto del país total anual registrado (ver figura) desde el 2001. 

Fuente: NEARING THE TIPPING POINT Drivers of Deforestation in the Amazon Region By Matt Piotrowski Introduction by Enrique Ortiz

 

Una débil e inconsistente gobernanza climática 

Lo anterior se refleja en una ausencia de logros consistentes en la implementación de los compromisos climáticos de reducción de la deforestación.

El riesgo se hace más evidente si observamos la gobernanza climática que se está construyendo, caracterizada por múltiples espacios, desarticulados entre sí, que no responden a la magnitud de los problemas.

Los donantes pueden ser los mismos, pero los intereses y objetivos son parciales y distintos.

Nos referimos a espacios para el “Crecimiento Verde” como las mesas para el desarrollo de la Amazonía, el Consejo Interregional Amazónico (CIAM), los comités de las Estrategias de desarrollo rural bajo en emisiones (ERDBE), los CAR que aprueban las Estrategias Regionales de Cambio Climático, las Mesas REDD+, Mesas RIA, entre otros.

A ellas ahora se agrega la Comisión Nacional de Cambio Climático, la Plataformas Climática Indígena Nacional y sus contrapartes regionales.

¿Tiene la Comisión de Alto Nivel una estrategia para revertir la desarticulación y construir una gobernanza climática incluyente y efectiva que responda a los desafíos?

Algunos espacios -sobre todo en los que interviene el sector privado- tienen a los tomadores de decisión con ellos en casi todos sus eventos y sesiones. Otros, en los que están los pueblos indígenas, les cuesta mucho hacerse escuchar por el Estado.

La disputa por la tierra y el territorio: una lucha de intereses

La lentitud con la que avanza la asignación de derechos, en especial la titulación de las comunidades nativas y las reservas para los pueblos en aislamiento y contacto inicial puede llevarnos a un escenario fatal.

Si ponemos solo el acento y los recursos en la “nueva agricultura” y la agroforestería “verde” en un corto o mediano plazo la agricultura migratoria y las economías ilegales pueden que deforestan más de lo que se pueda secuestrar con la DCI y el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF).

Falta priorizar lo que realmente puede frenar la deforestación de forma más efectiva y eficiente, mientras hacemos el cambio hacia el aprovechamiento sostenible.

Lo más seguro es fortalecer la seguridad jurídica de los territorios indígenas, invertir en asegurarlos y compensarlos adecuadamente.

Para ello existen herramientas como Redd+ Indígena Amazónico (RIA), las transferencias directas condicionadas (TDC), el manejo forestal comunitario (MFC), entre otras propuestas surgidas y expuestas por las propias organizaciones indígenas amazónicas.

Lamentablemente, en el esquema mental del gobierno, hay razones políticas, sobre todo a nivel subnacional, para que unas iniciativas avancen más rápido que otras.

¿Cuál es el Plan del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) -que administra los fondos de la DCI- y el Programa Bosques para lidiar con esta realidad?

¿Qué instancia tiene la voluntad y la inteligencia estratégica para tejer respuestas que ataquen la enfermedad y no solo calme los síntomas o intente apagar los incendios?

¿Quién genera y quién resuelve los conflictos territoriales?

Uno de los grandes problemas a resolver es la ausencia de un mecanismo de resolución de conflictos por la superposición de tierras.

Lo que existe es una maraña de normas que siempre terminan dilatando procesos que en la práctica derivan en el despojo territorial en desmedro de las comunidades y pueblos indígenas. Los avances aquí están trabados.

Mientras esto ocurre, los procedimientos para los predios privados se aceleran, muchos de ellos entran incluso en esquemas de tráfico de tierras con la complicidad de funcionarios de los gobiernos regionales jugando en pared con operadores privados.

Si esto no se resuelve, la cooperación solidaria de la DCI y otros proyectos similares se pueden convertir en incentivos perversos para la formalización y asociatividad de los predios rurales individuales (PRI).

---

El dato

La Comisión de Alto Nivel estará liderada por el Presidente del Consejo de Ministros e integrada por los Ministros del Ambiente; de Energía y Minas; de Agricultura y Riego; de la Producción; de Transportes y Comunicaciones; de Vivienda, Construcción y Saneamiento; de Salud; de Relaciones Exteriores; de Economía y Finanzas; de Educación; de Desarrollo e Inclusión Social; de Cultura; de la Mujer y Poblaciones Vulnerables; así como los Presidentes del Consejo Directivo del Centro Nacional de Planeamiento Estratégico; de la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales; y de la Asociación de Municipalidades del Perú.

En esa línea, la Dirección General de Cambio Climático y Desertificación del Viceministerio de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del MINAM será la encargada de brindar apoyo técnico y administrativo permanente a la Comisión en su función de Secretaría Técnica.

 

Te puede interesar:

 

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Todo esta escrito, en el campo no hay nada de lo propuesto, la mafia en la Administración de nuestros recursos forestales están en manos de la mafia de siempre (anteriores administradores de alto nivel) como ya no existen especies de alto valor comercial no les interesa el sector forestal maderable y ahora están dirigiendo todo lo relacionado al ambiente avalando a profesionales investigados por tala ilegal, a ser funcionarios de alto nivel del Ministerio del Ambiente, con la única finalidad de seguir con la corrupción. Además se puede ver que en la directiva de la Comisión de Alto Nivel de Cambio Climático, no esta representado el sector privado. ¿Por que será?,
Exitos.

Añadir nuevo comentario