Servicios en comunicación Intercultural

TICCA: la 4ta. forma de gobernanza es decisiva para una conservación efectiva

La gobernanza de las áreas conservadas ejercida por pueblos indígenas y comunidades locales es esencial y decisiva para una conservación eficaz y eficiente.

Servindi, 16 de octubre, 2019.- Los pueblos indígenas y las comunidades locales ocupan alrededor del 22% de las tierras del mundo, donde se encuentra el 80% de la biodiversidad del planeta. Sin embargo, solo reciben el 2% de financiamiento para la conservación.

Los Estados son receptores de los mayores flujos de apoyo financiero para la conservación, pero con resultados menos efectivos.

La cuarta modalidad de gobernanza reconocida por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) es la gobernanza ejercida por pueblos indígenas y comunidades locales declarada y administrada por ellos mismos.

Ese tipo de gobernanza es conocida como Territorios y Áreas Conservados por Pueblos Indígenas y Comunidades Locales (TICCA) y se diferencia de otros tipos de gobernanza ejercidos por los gobiernos, el sector privado y otras modalidades compartidas.

Los TICCA –también denominados Territorios de Vida- se encuentran articulados en una Red Internacional que acaba de enviar sus propuestas y demandas para ser incluidas en la Declaración Final del III Congreso de Áreas Protegidas de Latinoamérica y el Caribe (CAPLAC):

  • Solucionar los conflictos por superposición con áreas protegidas, tomando en cuenta el derecho que les asiste a los pueblos indígenas, apoyados en la jurisprudencia y los estándares internacionales, garantizando así estos derechos en caso de conflictos.
  • Incrementar el financiamiento de conservación a favor de los pueblos indígenas y comunidades locales, debido a su eficacia demostrada, replanteando los mecanismos de esta canalización de recursos.
  • Implementar los estándares internacionales ya suscritos por los Estados y miembros de la UICN en materia de derechos de los pueblos indígenas y comunidades locales, conservación y cambio climático, con espacios, mecanismo de seguimiento y con instancias de participación y diálogo.
  • Incluir la titulación integral de territorios ancestrales como condición ineludible para las políticas de conservación, garantizando la gobernanza territorial y poniendo fin a la titulación parcial y fragmentada por comunidades, implementando procesos de restitución territorial.
  • Reconocimiento del aporte de los pueblos a la conservación, compensando esta contribución, así como fin a las políticas de agresión y destrucción de la naturaleza que despojan de sus territorios a los pueblos.

Respaldo científico y académico

Las propuestas indígenas se apoyan en el Informe Especial sobre Cambio Climático y Tierras elaborado por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC); el Informe de Evaluación de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

Estudios académicos constatan los aportes que los pueblos indígenas y las comunidades locales hacen a la conservación de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático en virtud a sus prácticas ancestrales y sus conocimientos, resultado de siglos de coexistencia armoniosa con la naturaleza.

El aporte realizado por los pueblos indígenas está avalado por resoluciones de la UICN, derivadas de los Congresos de Bariloche (2007), Barcelona (2008), Sidney (2014), Hawai (2016) junto con las Decisiones adoptadas por el Convenio para la Diversidad Biológica (CBD). Estos acuerdos a su vez han hecho suyos la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Te puede interesar:

 

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Que junto al reconocimiento de los Derechos de la Naturaleza, impulsemos un programa global de defensa de la biodiversidad fundada, principalmente en programas de investigación científica, tecnológica e innovaciones tecnológicas de gran aliento.

Añadir nuevo comentario