Servicios en comunicación Intercultural

Arde el Amazonas: la avaricia capitalista lo ocasiona

Desde la visión corporativista del gobierno de Brasil, solo son tierras que no están produciendo. Más de veinte (20) días lleva ardiendo la región amazónica, fuego incontrolable la está devorando.

Por Trochando Sin Fronteras

23 de agosto, 2019.- Más de veinte (20) días lleva ardiendo la región amazónica, fuego incontrolable la está devorando, las llamas se centran en su mayoría en Brasil, en donde el gobierno presidido por Jair Bolsonaro le resta importancia a la deforestación.

La Amazonía pierde su selva, se han detectado sesenta y tres mil focos de incendio (63.000) durante las últimas tres semanas, y desde la posesión de Bolsonaro se han arrasado aproximadamente tres mil kilómetros (3.000), un abrupto incremento respecto a los seis primeros meses del año anterior, lo que se equipara a un territorio destruido similar al departamento del Atlántico en Colombia.

Esta reciente locura infernal no es responsabilidad únicamente del cambio climático, situación importante que al mundo hoy atañe y producida por el modo de producción capitalista, sino a la política impartida por el actual presidente de Brasil, quien privilegia el interés minero y agroindustrial sobre la preservación del ambiente y las reservas aborígenes.

Ello ocasionó, por una parte, la legalización de extensas zonas para la minería; y por otra, el avance de colonos a zonas de reserva indígena, lo cual ha generado luchas entre las comunidades indígenas y los colonos, llegando a ocasionar en los últimos días, el asesinato de un líder ancestral indígena.

Es de resaltar la frialdad con que Bolsonaro se refirió a este hecho, en un evento militar. Según la cadena AFP, dijo que, «no hay ningún indicio fuerte de que fuera asesinado», de igual manera, respaldó la legalización minera en el Amazonas y atribuyó la culpa del bloqueo al progreso económico nacional a las reservas aborígenes por oponerse a sus políticas.

El discurso gubernamental es que los pequeños hacendados quemen la selva para asentar posteriormente a multinacionales expertas en la extracción minera y expansión agroindustrial.

El mundo se opone a las políticas ambientales de Brasil

Según la cadena RT «El aumento de la deforestación en la Amazonía provocó que Alemania y Noruega anunciasen la semana pasada el congelamiento de ayudas destinadas a la preservación de la selva«, como también el gobierno francés determinó revisar la posible aprobación de los acuerdos económicos con Mercosur si Brasil no cumple con la legislación en cuanto protección ambiental internacional.

Para la economía brasilera el agro representa el 25% del PIB, razón por la cual este gremio apoyó fuertemente a Bolsonaro en su camino a la presidencia.

Ya de presidente los compensó nombrando de ministra a la persona designada por ellos, lo que ha ocasionado la liberalización e impulso de nuevas carreteras, la expansión de territorios antes vetados para la agroindustria y el ganado. Brasil es el principal exportador de carne, café, soya y azúcar del mundo. Impulsados por el gobierno, los grandes inversores de estos sectores han incrementado aún más sus ganancias.

La Amazonía es el principal pulmón del mundo, su destrucción es hoy incremento económico, pero para el futuro, es el decrecimiento de la vida para el planeta. Detener su destrucción debe ser una tarea principal para mantener la vida en el planeta.

----
Fuente: Kaos en la red: https://kaosenlared.net/brasil-arde-el-amazonas-la-avaricia-capitalista-lo-ocasiona/
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Cercanías del apocalipsis. Infierno en la amazonía de Brasil, que se expande a Bolivia, Paraguay y Brasil. Es una catástrofe o hecatombe climática, y la palabra "cambio" climático ya no sirve. Se confirma que el desastre climático es impredecible y puede dar saltos gigantescos de destrucción como dicho incendio. La "esperanza" de "gradualidad" de "confiar" en la "ciencia" y en los "Estados", ya no sirven, hay que actuar ahora. Al calentamiento global, se suman las políticas extractivistas y de agronegocio promovida por todos los estados amazónicos, de cualquier color político (fascistas, centristas, izquierdistas, etc). Ya se preveían, y ahora está probado con muerte por todos lados, los desastres adonde llevan a la humanidad, los fascismos de Bolsonaro, Duque, Trump y seguidores. Lo que falta anotar y prevenir, que a esos mismos desastres, nos llevan también la conciliación y domesticación de ciertas "izquierdas" (sean "progresistas" o "seudo radicales") con el desarrollismo del capitalismo de estado, que no rompieron ni romperán con el extractivismo, para generar renta estatalista para el clientelismo social. El infierno amazónico brasilero, no debe, ni puede llegar al Perú, con ningún tipo de gobierno, sea del color político que sea.

Roberto Espinoza lo que ha escrito es falso. No fué desde Brasil que se expandió el fuego, el fuego comenzó en Bolivia y se expandió a Paraguay y despues a Brasil. Si que dejen de engañar que muchas personas llevan dias publicando las llmas en lugares de Bolivia.

No se trata de avaricia, sino de los centrales valores propietarios de todo un sistema, fundado sobre la propiedad privada, cuyas expresiones políticas más brutales las vemos ahora en Brazil. Un sistema que nos está llevando poco a poca a toda la humanidad hacia el desastre ecológico global.
Si no luchamos, todos los miles de pueblos, culturas y naciones, somos más de 5.000 !, en contra de estos valores alucinantes cada vez más difundidos, sobre todo en las brutales metrópolis del sistema, con sus medios de "comunicación" y regimenes institucionales corruptos.
Metrópolis repartidas entre los 200 estados que ahora administran "riquezas" y poder en favor de unos pocos supermilionarios delincuentes.
Los que todavía mandan ahora en nuestra Madre Tierra!

Añadir nuevo comentario