Servicios en comunicación Intercultural

Banco Mundial financia emisiones y deforestación en Perú

En lugar de apoyar iniciativas que impliquen energías renovables, los préstamos del Banco Mundial al Perú se invierten en obras que traerán emisiones y deforestación. Se trata de un fondo de US$ 2.500 millones que se han destinado, entre otros proyectos, al polémico Gasoducto Sur Peruano, operado hasta hace poco por Odebrecht. ¿Cambiará este órgano internacional su criterio de préstamos?

Por José Carlos Díaz Zanelli

Servindi, 2 de febrero, 2017.- El Banco Mundial (BM), la organización internacional destinada a financiar proyectos en países emergentes que cumplan con criterios de sostenibilidad, no estaría cumpliendo sus principios rectores en el Perú. Eso ha quedado en evidencia luego de un análisis realizado por el Bank Information Center (BIC) a su política de préstamos.

Por intermedio de un programa denominado Fondo para Políticas de Desarrollo (DPF, por sus siglas en inglés) el BM ha comprometido con el Perú un préstamo de US$ 2.500 millones. Sin embargo, el BIC detectó que este dinero ha sido invertido en proyectos de gas, petróleo y que incluso implican niveles de deforestación.

El dinero entregado por el BM además está comprometido con otros proyectos, muchos de los cuales forman parte del Plan Nacional de Infraestructura. Entre ellos se encuentran la construcción de una planta hidroeléctrica y de tres gasoductos que atravesarían la selva peruana. 

Es decir que, lejos de financiar proyectos con energía renovable, solar o eólica, los préstamos del BM están siendo utilizados para impulsar obras que implican emisiones y atentan contra los bosques amazónicos.

Banco Mundial y el Gasoducto Sur

Una de las obras que venía siendo financiada con el dinero prestado por el BM es el cada vez más polémico Gasoducto Sur Peruano. Como se sabe, el futuro de este proyecto es incierto tras el retiro de su principal operador, la constructora brasileña Odebrecht, la misma que ha reconocido millonarios sobornos para la obtención de licitaciones en el Perú.

De momento el Gasoducto Sur Peruano, una obra destinada al transporte de combustible, está a la espera de un nuevo administrador, el mismo que deberá ser designado por Osignermin. Esto mientras el Gobierno del Perú busca asegurar el aún insuficiente financiamiento de la obra. ¿Qué ocurrió con el préstamo del Banco Mundial?

 

El futuro de la megaobra, Gasoducto Sur, financiada con dinero del Banco Mundial, se encuentra en stand-by. Pese al préstamo, el Gobierno Peruano no encuentra la forma de solventarla. ¿Qué ocurrió con el dinero?

 

Cuestionamiento a los préstamos

Para efectos del Perú, el BIC trabajó en colaboración con la organización Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR). Precisamente, uno de los representantes de esta ONG, Harlem Mariño, afirmó que “el Banco (Mundial) se niega sistemáticamente a evaluar adecuadamente los riesgos sociales y ambientales de sus propios préstamos de política”.

En esa misma línea, la directora de Campañas Forestales del BIC, Kate Geary, se lamentó de que “en lugar de usar su instrumento de política de desarrollo para proteger los bosques y combatir el cambio climático, el Banco (Mundial) está ayudando a debilitar las leyes ambientales y la gobernanza y erosionar los derechos de las comunidades locales”. 

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Si "lejos de financiar proyectos con energía renovable, solar o eólica, los préstamos del BM están siendo utilizados para impulsar obras que implican emisiones y atentan contra los bosques amazónicos" entonces ¿por qué lo consentimos? ¿Por qué solo contemplamos esta situación de lesa humanidad y ecología? Es el Orden Jurídico Constitucional, lo que a los gobernantes del Perú, les da valor a ese consentimiento. Se requiere de una nueva Constitución, que sea redactada durante un gobierno elegido democráticamente como el actual.

No es novedad que los políticos y funcionarios de todo nivel en el Perú, desvíen recursos financieros, desoyendo los fines para los que han sido destinados. Existe una especie de estos que por naturaleza son lobistas, que desafortunadamente abundan en cada gobierno, están al asecho, para buscar la oportunidad de ganancias, efectuando alianzas y acuerdos con empresas que ofertan comisiones. No tiene otra explicación el haber desviado estos recursos, que no sola,mente potencia la desconfianza del Banco Mundial, sino que postergan el desarrollo y en este caso era superar los problemas de contaminación y calentamiento global, la deforestación y prácticas agrícolas no aceptadas. En Perú se encuentra financiamiento fácil para ejecutar proyectos intrascendentes o de evaluacion economica y social no factibles.
Lo extraño es que el propio Banco Mundial no tamiza debidamente los proyectos y es soprendido por funcionarios de poca moral y desapego por las necesidades que apremian a Perú.

Añadir nuevo comentario