Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Enseñanzas de vida de Eudi, el Salqapuma, rondero comunero de Corani, Puno

Eudi Pineda Riquelme, el SalqapumaEudi con documento sobre tierras de Comunidad de Aconsaya frente a pretensiones de minera Peruran SAC

   

  • Los abigeos compraban la justicia y eran amigos de las autoridades. Todo eso nos enfurecía, nos hacía llorar

  • "Las Rondas Campesinas administramos justicia en nuestras comunidades, en forma democrática y autónoma, dentro del marco establecido por la Constitución Política del Estado, y conforme al derecho consuetudinario. En consecuencia, las decisiones acordadas por las Rondas Campesinas deben ser respetadas por todas las autoridades sin excepción".

  • El Perú es multicultural, tenemos diferentes etnias e idiomas pero las leyes sólo están hechas para los limeños. Entonces necesitamos un gobierno que acepte eso y no meta a todos en un solo saco. Hay países que tienen pocas leyes y viven bien, y no como aquí, que mientras más leyes, las cosas empeoran.

  • "Nos reafirmamos en la defensa de la hoja de coca, la no erradicación y la promulgación de la ordenanza regional que legaliza su cultivo. nos pronunciamos en contra de la firma del Tratado de Libre Comercio que sólo contribuirá a generar mayor pobreza en el sector rural

    • Durante mis viajes escribo canciones. Además toco guitarra y charango. Todo lo que siento lo expreso a través de los cantos y los poemas. Hay una que siempre canto en los encuentros de las rondas que es Huancané Apacheta, que es el apu del rondero

    • Lo que pasa es que en las universidades donde se preparan los hombres de leyes como los abogados y los magistrados, nunca se ha enseñado ni estudiado la justicia comunal ni el derecho consuetudinario. Tampoco ven que nosotros, las rondas campesinas, practicamos esta justicia por necesidad, en base a nuestras costumbres de comunidad indígena o campesina

    • De acuerdo a las experiencias que he vivido, el problema no es de los magistrados o de los actores de la justicia estatal o comunal, sino el problema es de las normas y las leyes, ya que ellos sacan las sentencias de acuerdo a esas normas y no de acuerdo a la realidad

    • [Actualmente estudio] en el Colegio Andino del Cusco. Estudio todo lo que tiene que ver con la interculturalidad. Como indígena debo estar preparado para conocer otras culturas modernas. Soy el mejor alumno y me siento orgulloso de eso. No es bueno cerrarse. Como indígena uno tiene que conocer todo lo que pueda

    • Mi sueño es preparar líderes para el futuro, apostando por el capital humano

    ----

    Indomable comunero rondero muere en sospechoso accidente: Eudi Riquelme, Salqapuma

    Por Vicente Romero

    Montreuil (Francia), 10 de enero 2008.- El día viernes 4 pasado murió el joven dirigente rondero del sur del Perú, Eudi Pineda Riquelme, a la edad de 34 años, cuando iniciaba su viaje para participar en un encuentro de rondas comuneras y campesinas en la ciudad de Sicuani.

    Según información recogida por el diario Los Andes de Puno, del día 7, Pineda falleció en el lugar denominado Yanaccaca (Carabaya, Puno), junto con un acompañante, supuestamente por el desprendimiento de una roca, mientras viajaba en moto desde Corani, su distrito, con destino a Macusani, capital de la provincia.

    Los trabajadores de la empresa encargada de construir el tramo cuatro de la carretera Interoceánica (INTERSUR), tenían previsto enterrar en el lugar a los dos cuerpos inertes que yacían en la pista, a fin de borrar las evidencias e irresponsabilidades del accidente, escribe Los Andes.

    Salqapuma y la unidad de las rondas comuneras y campesinas del Perú

    Para las comunidades de Puno y del sur del Perú, Eudi Pineda, no era un desconocido. Lo llamaban Salqapuma (puma indomable), porque desde adolescente y a pesar de sus dificultades de salud, se comprometió hasta su muerte en la lucha de las comunidades de su región contra los ladrones chicos y grandes.

    Cuando niño había trabajado como empleado doméstico en los negocios que un hacendado del altiplano tenía en la ciudad de Juliaca. Estas circunstancias no habían hecho de Eudi alguien sumiso, sino mas bien alguien rebelde y digno heredero de la cultura andina.

    Rebelde, cierto, pero a la vez eternamente cuidadoso de ampliar los derechos del pueblo amparándose en los pocos derechos presentes en la Constitución y las leyes.

    Siempre decía: las rondas se apoyan en el derecho consuetudinario, pero son vigilantes de respetar los derechos humanos garantizados por la Constitución. Igualmente, con otros dirigentes ronderos del sur del país, auspiciaba el registro de las rondas en coordinación con el Sistema Nacional de Registros Públicos (SUNARP).

    Desde comienzos de los años 90 participó en la batalla que libraron los comuneros del Collao contra los abigeos. Desde entonces auspició la organización de rondas comunales en el distrito de Corani, en la provincia de Carabaya y luego en el departamento de Puno.

    Según sus datos, las rondas comunales de Puno en 2004 comprendían unos 20,000 miembros, los que se habrían multiplicado por tres desde entonces, logrando, en base a la justicia consuetudinaria, castigar y transformar a los abigeos, y ahora emprender nuevas luchas, contra las autoridades corruptas, contra la contaminación minera y por una actividad económica que beneficie duraderamente a los pobladores del Collao.

    En el Primer Encuentro de las Rondas Campesinas de la Macro Región Sur Andino (Cusco, Puno y Apurímac), a fines del mes de mayo 2007, con la asistencia de más de 6,000 ronderos, Eudi Pineda fue designado Presidente de la Central Macrosur de Rondas Campesinas.

    Por la labor desplegada desde su juventud, por el trabajo de organización, de formación y autoformación de dirigentes ronderos, la directiva de la Central Única Nacional de Rondas Campesinas del Perú (CUNARC), creada en diciembre del 2006, coordinaba actualmente con Eudi Pineda la labor de unificación regional y nacional de las rondas comuneras y campesinas.

    En su reciente Manifiesto, llamando a una Gran Marcha Rondera y Popular hacia Palacio de Gobierno para el mes de mayo de este año, (mes de la cumbre América Latina - Unión Europea, en Lima), la Central rondera da un paso trascendental afirmando que:

    Los ronderos del Perú, organizados en la CUNARC, nos autodefinimos y autodeterminamos como herederos de los Ayllus del pueblo inca y por lo tanto somos parte de los pueblos indígenas o pueblos originarios (amazónicos, andinos y afroperuanos).

    Como los procesos de Ecuador y Bolivia, Eudi Pineda en vida habrá contribuido con un granito de arena para que la CUNARC dé este paso transcendental, no sólo para ella misma sino para el desarrollo de la dignificación de las fuerzas populares de nuestra América.

    La lucha comunero rondera contra los ladrones grandes

    Las organizaciones de justicia comunal o rondas comuneras velan por el bienestar de los indígenas de Puno. Las de la provincia de Carabaya, provincia del cual era nativo Eudi Pinera, son ejemplo para las de la región.

    Estas actúan ahora, por ejemplo frente a la empresa Minera Peruran SAC y en defensa de 622 hectáreas pertenecientes a la comunidad campesina de Aconsaya, distrito de Corani, provincia de Carabaya, Puno, que dicha minera pretende adueñarse para desarrollar la exploración y explotación de uranio, para la industria guerrera y energética de las potencias mundiales.

    La guerra entre mineral y economía local se perpetúa después de 5 siglos. Como lo hizo saber Roberto Ochoa, otra empresa minera, la canadiense Pacific S.A. obtuvo hace poco años una concesión de 30 mil hectáreas para la exploración y explotación de uranio, justo donde se ubica el yacimiento de pinturas rupestres de Macusani y Corani, probablemente el más antiguo de Perú.

    Entre dichas pinturas figura la del chaccu -cerco ritual y transitorio de auquénidos- que podría ser la primera imagen de esta inmemorial práctica, perpetuada hasta nuestros días por los criadores de auquénidos en los Andes.

    Igualmente conviene resaltar la lucha de miles de ronderos comuneros frente a la forma en que se realiza la construcción de la vía interoceánica Brasil-Perú, en su paso por su provincia.

    El consorcio brasileño INTERSUR, obtuvo la buena pro en 2005 para la construcción, operación y mantenimiento (incluido el asfaltado) del tramo cuarto de la carretera interoceánica Brasil-Perú, tramo que va desde el Puente Inambari hasta Azángaro. INTERSUR obtuvo 25 años de concesión.

    Durante el Encuentro Provincial de Rondas Campesinas en la ciudad de Macusani, provincia de Carabaya (30 y 31 de mayo del 2007) uno de los temas discutidos en el encuentro fue el referido justamente a la empresa INTERSUR, desde la perspectiva del bienestar duradero y estable de las comunidades y agricultores de la provincia.

    Como lo establece el informe elaborado por Aldo Santos (Asociación Ser, oficina de Puno), la calma de los ronderos cesó desde entonces, al constatar que: la obra de INTERSUR empieza a afectar predios destinados al cultivo de la papa; que la indemnización por predios afectados se hace esperar; que la empresa acuerda muy pocos puestos de trabajo para las personas de la provincia; que el costo de vida ha aumentado desde el inicio de la obra; que la contaminación de la cuenca del río Ramis puede agravarse con el asfalto de la carretera; etc.

    Generalizando el sentir de las rondas comunales, Aldo Santos considera que, para la provincia, la sostenibilidad del megaproyecto [de carretera transoceánica] está en discusión dado su carácter de corto plazo.

    Tomando en cuenta los nuevos vientos que soplan en la lucha y la consciencia comunero rondera, tomando en cuenta el trabajo de hormiga cumplido por Euri Pineda en este proceso, las informaciones y dudas recogidas por Los Andes de Puno con respecto a la muerte del joven dirigente y de su acompañante deben llevar a una seria y pública investigación sobre las circunstancias de este trágico acontecimiento.

    Por su labor y ejemplo germinarán miles de jóvenes indomables en su lucha contra los ladrones grandes, sean cuales fueren éstos. Las notas de su charango y su voz acompañarán la marcha del mes de mayo y alentarán la unificación regional y nacional de las rondas comunero campesinas.

    Su muerte no debe afectar el avance de los comuneros de los Andes hacia el sereno pero indispensable Pachacuti.

    Valoración: 
    0
    Sin votos (todavía)

    Comentarios

    Precisamente por su ejemplo germinarán miles de lÃderes, emulando su carisma; para los que tuvimos la suerte de conocerlo, Eudi ha dejado un dolor profundo por la pérdida muy temprana.

    Él orgulloso de nuestra cultura propia, vestÃa tÃpicamente a la usanza andina, sin prejuicio alguno, se comunicaba con todos sin distinción alguna a través de su canto espontáneamente.

    Emularemos su ejemplo.

    Lucero

    Añadir nuevo comentario