Servicios en comunicación Intercultural

Perú: El misterioso guerrero inca de Puruchuco

Por Roberto Ochoa B.

La República en línea, 20 de junio 2007.- Murió por un disparo de arcabuz y fue enterrado con otras 70 víctimas mortales de la batalla por el cerco de Lima, en 1536, cuando las tropas del rebelde Manco Inca estuvieron a punto de expulsar a los conquistadores.

Mujeres y niños españoles huyeron hacia el puerto del Callao donde varias carabelas los esperaban para trasladarlos a Trujillo. En Lima, mientras tanto, el marqués Francisco Pizarro y decenas de españoles juraron defender hasta la muerte su ciudad.

Entre los defensores sobresalía el arma secreta del viejo conquistador: miles de indios huaylas, procedentes del actual departamento de Áncash, se sumaron a la defensa de la capital del Perú a pedido especial de Inés Huaylas Ñusta, concubina de Pizarro e hija del inca Huayna Cápac y de la curaca de Huaylas. El feroz enfrentamiento se produjo muy cerca del río Rímac, en el actual Barrios Altos, y a pocas cuadras de la Plaza de Armas.

Los rebeldes cusqueños llevaron la peor parte. Además de enfrentar a los aguerridos indios huaylas (que se la tenían jurada a los cusqueños), tuvieron que enfrentar las cargas de la caballería española, el ataque de los perros de guerra y los mortales disparos de los arcabuceros de Pizarro. En plena guasábara murió el general inca Ylla Topa, lugarteniente de Qusi Yupanqui, provocando el desbande de los atacantes.

En medio de la tragedia, un indio procedente del curacazgo de Puruchuco, aliado de los cusqueños, recibió el impacto de una mortal "pelota" lanzada por un arcabuz español. "¡Llamen a La Policía!"

Marzo del 2004. Entre decenas de fardos funerarios rescatados por el equipo dirigido por el arqueólogo peruano Guillermo Cox, en la zona de Huaquerones-Puruchuco, un grupo de 72 entierros llamaron la atención de los arqueólogos. "A diferencia de la mayoría de los entierros, estos no estaban enfardados ni tenían ofrendas, los cuerpos fueron envueltos en simples mantas atadas con sogas, y fueron enterrados con apuro y casi en la superficie", recuerda Cox.

Entre los esqueletos, uno llamó poderosamente la atención: el cráneo tenía el orificio de un disparo. "Estuve a punto de llamar a la Policía", reveló Cox, pero cuando analizamos el cráneo pudimos comprobar que se trataba del impacto de una bala, "pero de un arma de fuego de hace cuatrocientos años, más precisamente de un arcabuz".

Con el apoyo de un equipo de antropólogos físicos dirigido por Bárbara Moffet y el auspicio de la National Geographic Society, los arqueólogos peruanos realizaron exhaustivos análisis de cada uno de los cuerpos hallados en Puruchuco. "Cientos de análisis con rayos X, tomografías computarizadas y otros estudios científicos para demostrar que los cuerpos corresponden a guerreros locales que murieron durante la batalla por el cerco de Lima", sostiene Cox.

Se trata del primer hallazgo de un indígena muerto con arma de fuego durante la conquista española. Los otros cuerpos también muestran signos de violencia. "De los 72 individuos, poco más de la mitad muestra heridas de necesidad mortal hechas por armas indígenas, como hachas, porras, piedras lanzadas con huaracas; y sólo cinco tienen heridas de armas europeas", revela el arqueólogo peruano. Otra sorpresa fue hallar el cuerpo de cinco mujeres jóvenes muertas a golpes de armas indígenas.

"Esto demostraría que los rebeldes llegaron a Lima con rabonas", sostiene la historiadora María Rostworoski. Existe información de las mujeres que acompañaban a los guerreros, conocidas como "rabonas", desde la época preínca. Sólo en las grandes conquistas, los incas prescindieron de las rabonas. Y ahora sabemos que durante la rebelión de Manco Inca volvieron a acompañar en la guerra a sus maridos.

El hallazgo de la primera víctima indígena de un arma europea y sus 70 acompañantes en el más allá guardan aún más secretos que los podremos conocer el próximo martes 26 de junio, durante la transmisión mundial de un reportaje especial producido por la cadena de televisión de la National Geographic y del grupo NOVA.

Cifras:

  • 72 cuerpos fueron hallados en la zona de Puruchuco, en el distrito de Ate-Vitarte.
  • 30 cuerpos tienen señales de armas nativas. 5 son de mujeres muertas en el combate.

----

Lea el artículo completo con fotos con un cliq en el siguiente enlace:

Fuente: La República on line

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Interesante dato historico pero para un boliviano que no conoce cuzco dificil hubicarse.
De todas maneras es un aporte muy importante a la historia de rebeliones de nuestros pueblos originarios, puede dar una imagen de la terrible desesperacion en la que se encontraban los incas por la presencia de guerreros españoles.
Rogaria aportar el articulo con fotos e imagenes.
Gracias mil

apoho

exelelente biografia

esta es mia :Murió por un disparo de arcabuz y fue enterrado con otras 70 vÃctimas mortales de la batalla por el cerco de Lima, en 1536, cuando las tropas del rebelde Manco Inca estuvieron a punto de expulsar a los conquistadores.

Mujeres y niños españoles huyeron hacia el puerto del Callao donde varias carabelas los esperaban para trasladarlos a Trujillo. En Lima, mientras tanto, el marqués Francisco Pizarro y decenas de españoles juraron defender hasta la muerte su ciudad.

Entre los defensores sobresalÃa el arma secreta del viejo conquistador: miles de indios huaylas, procedentes del actual departamento de Ãncash, se sumaron a la defensa de la capital del Perú a pedido especial de Inés Huaylas Ñusta, concubina de Pizarro e hija del inca Huayna Cápac y de la curaca de Huaylas. El feroz enfrentamiento se produjo muy cerca del rÃo RÃmac, en el actual Barrios Altos, y a pocas cuadras de la Plaza de Armas.

Los rebeldes cusqueños llevaron la peor parte. Además de enfrentar a los aguerridos indios huaylas (que se la tenÃan jurada a los cusqueños), tuvieron que enfrentar las cargas de la caballerÃa española, el ataque de los perros de guerra y los mortales disparos de los arcabuceros de Pizarro. En plena guasábara murió el general inca Ylla Topa, lugarteniente de Qusi Yupanqui, provocando el desbande de los atacantes.

En medio de la tragedia, un indio procedente del curacazgo de Puruchuco, aliado de los cusqueños, recibió el impacto de una mortal “pelota†lanzada por un arcabuz español. “¡Llamen a La PolicÃa!â€

Marzo del 2004. Entre decenas de fardos funerarios rescatados por el equipo dirigido por el arqueólogo peruano Guillermo Cox, en la zona de Huaquerones-Puruchuco, un grupo de 72 entierros llamaron la atención de los arqueólogos. “A diferencia de la mayorÃa de los entierros, estos no estaban enfardados ni tenÃan ofrendas, los cuerpos fueron envueltos en simples mantas atadas con sogas, y fueron enterrados con apuro y casi en la superficieâ€, recuerda Cox.

Entre los esqueletos, uno llamó poderosamente la atención: el cráneo tenÃa el orificio de un disparo. “Estuve a punto de llamar a la PolicÃaâ€, reveló Cox, pero cuando analizamos el cráneo pudimos comprobar que se trataba del impacto de una bala, “pero de un arma de fuego de hace cuatrocientos años, más precisamente de un arcabuzâ€.

Con el apoyo de un equipo de antropólogos fÃsicos dirigido por Bárbara Moffet y el auspicio de la National Geographic Society, los arqueólogos peruanos realizaron exhaustivos análisis de cada uno de los cuerpos hallados en Puruchuco. “Cientos de análisis con rayos X, tomografÃas computarizadas y otros estudios cientÃficos para demostrar que los cuerpos corresponden a guerreros locales que murieron durante la batalla por el cerco de Limaâ€, sostiene Cox.

Se trata del primer hallazgo de un indÃgena muerto con arma de fuego durante la conquista española. Los otros cuerpos también muestran signos de violencia. “De los 72 individuos, poco más de la mitad muestra heridas de necesidad mortal hechas por armas indÃgenas, como hachas, porras, piedras lanzadas con huaracas; y sólo cinco tienen heridas de armas europeasâ€, revela el arqueólogo peruano. Otra sorpresa fue hallar el cuerpo de cinco mujeres jóvenes muertas a golpes de armas indÃgenas.

“Esto demostrarÃa que los rebeldes llegaron a Lima con rabonasâ€, sostiene la historiadora MarÃa Rostworoski. Existe información de las mujeres que acompañaban a los guerreros, conocidas como “rabonasâ€, desde la época preÃnca. Sólo en las grandes conquistas, los incas prescindieron de las rabonas. Y ahora sabemos que durante la rebelión de Manco Inca volvieron a acompañar en la guerra a sus maridos.

El hallazgo de la primera vÃctima indÃgena de un arma europea y sus 70 acompañantes en el más allá guardan aún más secretos que los podremos conocer el próximo martes 26 de junio, durante la transmisión mundial de un reportaje especial producido por la cadena de televisión de la National Geographic y del grupo NOVA.

Cifras:

72 cuerpos fueron hallados en la zona de Puruchuco, en el distrito de Ate-Vitarte.
30 cuerpos tienen señales de armas nativas. 5 son de mujeres muertas en el combate.

Gracias por traer a nuestra mente esta historia, he conocido a las "rabonas" y su desempeño en la lucha con los incas. El soldado inca misterioso muerto por una bala española (me parece el unico encontrado hasta ahora muerto de esa forma).
Tambien que la rebelion inca fue mas efectiva que la mexicana por el numero de bajas de españoles.
El video de NATGEO lo pueden ver en youtube.

Añadir nuevo comentario