Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Los pueblos indígenas del Urubamba se pronuncian ante desastre Camisea

Camisea_3.jpg 
 Desastre Camisea. Foto: diario La República, 08 marzo 2006

El Comité de Gestión para el Desarrollo Sostenible del Bajo Urubamba - CGBU, que afilia a las Comunidades Nativas del Bajo Urubamba, asentamientos rurales del Bajo Urubamba, organizaciones indígenas (CECONAMA, FECONAY y COMARU) e instituciones públicas y privadas que realizan actividades en el Bajo Urubamba; nos dirigimos a ustedes para manifestar lo siguiente:

Otra vez derrame de líquidos del gas natural

El día sábado 04 de marzo del presente año, cuando nos encontrábamos en un taller de información sobre el Lote 58, en la Comunidad Nativa de Timpia, ubicada en el Bajo Urubamba, distrito de Echarate, provincia de la Convención, Departamento y Región del Cusco, recibimos la comunicación de que a las 15:27 horas, ocurrió un nuevo derrame de Líquidos del Gas Natural, derrame ocurrido a escasos cinco kilómetros de distancia del Centro Poblado Menor de Kepashiato que se halla frente a la Comunidad Nativa de Shimaa, exactamente en el Kilómetro 126 del DdV del gaseoducto, del distrito de Echarate, provincia de la Convención, departamento y Región del Cusco.

Este nuevo incidente se suma a los cuatro anteriores, lo que para nosotros representa un peligro real, sin que las autoridades hayan tomado medidas concretas para la mitigación de los impactos socio ambientales que causan los múltiples derrames de los Líquidos del Gas Natural.

Este quinto derrame de Líquidos del Gas Natural, produjo un incendio de considerables dimensiones, que afectó a varias personas que habitaban cerca del lugar del incidente, llegando a sufrir quemaduras de primer y segundo grado, así como la destrucción de varias hectáreas de terrenos de cultivo y bosques naturales, aledaños a la zona del incidente y la muerte de animales que en ella habitaban.

Así mismo según la constatación que realizamos en el lugar, pudimos apreciar que éste último derrame de líquidos de gas natural, se produjo exactamente en el sector denominado Manatarokishiato, frente al territorio de la Comunidad Nativa de Shimaa, metros arriba de la carretera Kepashiato – Quimbiri, donde también se pudo observar la existencia de una pequeña quebrada en el sector de Manatarokishiato rumbo al río Kumpirushiato, que desemboca en el Río Alto Urubamba. En el recorrido del río Kumpirushiato se encuentran el territorio de la Comunidad Nativa de Shimaa y aguas abajo la Comunidad Nativa de Monte Carmelo, haciendo notar que en este recorrido también se encuentran varios asentamientos rurales como es el caso del poblado de Kumpirushiato e Ivochote.

De los cinco derrames de Líquidos de Gas Natural, tres se produjeron en territorio del distrito de Echarate, provincia de la Convención, departamento y región del Cusco. No podemos permitir que la empresa responsable TGP, siga dilatando su remediación exponiendo a todos los habitantes de la zona a un peligro inminente y constante de contaminación de nuestro medio ambiente (aguas, suelos y bosques), atentando contra nuestra seguridad y salud.

"¿Qué intereses tienen las instituciones gubernamentales con TGP, para no realizar una exhaustiva investigación sobre los derrames y el informe presentado por la Consultora independiente E TECH, presentado al BID el pasado 27 de Febrero del presente año?, ¿acaso ocultan algo?"

El primer derrame de líquidos de gas natural se suscitó el 22 de diciembre del 2004, en la margen derecha del río Urubamba, cercano al asentamiento rural de colonos Túpac Amaru. De acuerdo con OSINERG, este incidente provocó la contaminación de la quebrada Kemariato - Choccoriari del bajo Urubamba.

El 24 de noviembre de 2005 se produjo la cuarta ruptura del ducto de líquidos dentro del Área Natural Protegida “Reserva Comunal Machiguenga”, afectando los recursos hídricos e hidrobiológicos de las quebradas Tsirompia, Yotsiva, los ríos Parotori, Picha y Urubamba. De acuerdo al informe preliminar emitido por DIGESA, el impacto sobre el medio ambiente habría sido severo y se encontrarían en riesgo las poblaciones de las comunidades nativas Camaná, Mayapo, Puerto Huallana y Kirigueti.

El quinto derrame de líquidos del gas natural se produjo en el sector de Manatarokishiato jurisdicción del centro poblado menor de Kepashiato. Y al igual que los anteriores derrames de Líquidos del Gas Natural, este último derrame afectará gravemente contra nuestro medio ambiente.

Ante estos graves incidentes que atentan gravemente contra nuestro medio ambiente, contra nuestro hogar y la salud de nuestros hermanos nativos, nos preguntamos:

¿Por qué nuestro gobierno peruano, no actúa en defensa de los intereses del pueblo peruano, frente a los derrames de Líquidos del Gas Natural?

Si el estado peruano no cumple su labor fiscalizadora, ¿Quién defiende entonces los derechos de los ciudadanos?
¿Qué intereses tienen las instituciones gubernamentales con TGP, para no realizar una exhaustiva investigación sobre los derrames y el informe presentado por la Consultora independiente E TECH, presentado al BID el pasado 27 de Febrero del presente año?, ¿acaso ocultan algo?

Señores, así como no se puede tapar el sol con un dedo, no se debe tratar de hacer creer al pueblo peruano que los incidentes no son de gravedad y que no es cierto que no se cumplieron con especificaciones técnicas y de seguridad en el tendido del Ducto, como lo señaló la Consultora independiente E TECH en su informe presentado al BID, echando la culpa por los incidentes de derrames de Líquidos del Gas Natural a lo agreste del territorio peruano y a posibles “sabotajes” como habría señalado el ministro Peruano-Americano Pedro Pablo Kuczinski en una entrevista periodística, respecto al quinto derrame de Líquidos del Gas Natural.

Creemos que para este tipo de proyectos de gran envergadura, como lo es el proyecto Camisea, se debía contar con equipo material y humano de alta calidad, y remitiéndonos a los requisitos para las concesiones de lotes hidrocarburiferos que señaló el Sr. José Herrera de Perupetro, en una exposición en el XVII Congreso de Comunidades Nativas del Valle del Urubamba, la empresa concesionaria debía cumplir dos requisitos esenciales: Primero, debía contar con Capital y, segundo, debía contar con Experiencia.

Ahora ocurrido el quinto derrame de líquidos de gas natural, preguntamos a los representantes de Perupetro, ¿Dónde quedó la experiencia?, pues si se hubiese contado con experiencia en el tendido del ducto en terrenos similares a los de nuestro territorio, no se estarían produciendo los constantes derrames de los Líquidos del Gas Natural. ¿Dónde quedó el capital?, si para la viabilizacion del proyecto, el BID tuvo que financiar el proyecto a través de un préstamo millonario. El BID, según su compromiso con la Sostenibilidad Ambiental y Social del Proyecto Camisea, debió prever y hacer cumplir a las empresas del consorcio Camisea que obtuvieron su financiamiento, las especificaciones técnicas de protección al medio ambiente.

El Comité de Gestión para el Desarrollo Sostenible del Bajo Urubamba - CGBU, se solidariza con la población afectada por el quinto derrame de líquidos del gas natural, y con la población de Kepashiato que acatará una medida de lucha en protesta contra la empresa y las autoridades del gobierno por el último derrame. Así también el CGBU, presenta su enérgica protesta por los continuos derrames de los líquidos del Gas Natural y por que no se toman las medidas correctivas con la prontitud que la situación amerita, por lo que exigimos:

  • La Auditoria Técnico - Ambiental independiente hecha por empresa extranjera, de las actividades del proyecto Camisea, especialmente al gaseoducto, con el pedido expreso que los resultados de ésta se haga de conocimiento público.
  • La revisión de los contratos de concesión de lotes hidrocarburiferos.
  • La revisión de acuerdos de compensación a comunidades nativas.
  • La paralización de actividades extractivas y de transporte del gas natural hasta el informe de la auditoria ambiental – técnica y la correspondiente correcciones de los puntos a señalarse en la Auditoria Técnico – Ambiental.
  • Se esclarezcan debidamente las causas del derrame y se haga público.
  • Que el gobierno peruano y las autoridades gubernamentales cumplan con su rol fiscalizador y de defensa de los derechos del pueblo indígena amazónico afectado por las actividades hidrocarburiferas.
  • Que el Ministerio de Energía y Minas cumpla con su rol de hacer cumplir a todas las empresas del sector de hidrocarburos las Normas Técnicas y Ambientales lo mismo que el Convenio 169. OIT.
  • Que OSINERG, realice efectivo seguimiento, fiscalización y haga cumplir en forma efectiva las normas técnicas y los compromisos del Estudio de Impacto Ambiental (EIA).
  • Se den amplias garantías que para los próximos 30 años no se repita los desperfectos y derrames como se está observando a corto tiempo.

El Comité de Gestión para el Desarrollo Sostenible del Bajo Urubamba - CGBU, otorga a las autoridades gubernamentales y a la empresa TGP, el plazo de 72 horas para fijar un plan de contingencia y poner en marcha los puntos solicitados; por lo que requerimos que la respuesta al presente pronunciamiento así como se haga público y se canalice a través de nuestras organizaciones, fijando personas, instituciones, fechas y plazos para cada una de los puntos anotados.

Quillabamba, 06 de marzo del 2006

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

La posición y actitud de las comunidades nativas y sus organizaciones es totalmente coherente con la situación actual. Es tremendamente injusto lo que ha sucedido y escapa a cualquier pronóstico. El proyecto Camisea representaba una esperanza para el Perú desde todos los puntos de vista, no se trataba solo de dinero, sino de un desarrollo sostenible, donde la calidad de vida de las personas tenÃa que ser el objetivo primario. De este modo y de manera especial, se debió asegurar que las poblaciones del área de influencia directa gozarán en primer lugar de sus beneficios, sin embargo esto no ha sido asÃ.
Por ese motivo y como resultado de la quinta rotura las comunidades no deben permitir que se inicie la operación hasta que se cumpla con todas las garantÃas. Los felicito por solicitar que se haga un minucioso exámen de auditorÃa, no solo de los ductos, sino de todos los funcionarios públicos y profesionales del Estado que participaron en la evaluación, aprobación, autorización, supervisión y fiscalización del Proyecto Camisea.
Este ducto no debe funcionar hasta que se asegure que no habrá otra explosión, la vida está por encima de todo. Muchos años hemos vivido sin Camisea y el Perú no va a quebrar porque se paraliza unos meses.

Mi comentario es muy personal y no representa ninguna posición institucional, solo me impulsa el hecho de ser un peruano, que quiere a su gente y que comparte su decepción.

Un ducto que se rompe a cada rato y que no ofrece ninguna garantÃa de integridad por sus antecedentes ha perdido su certificación ambiental y social, porque no puede ser viable una obra que tiene un riesgo tanto alto para la vida y el ambiente.

Me alegro que Camisea este en los medios porque esto significa que ya no se van a poder llenar la boca de eficiencia los monigotes del MEM. El quinto derrame marca un hito en la conciencia ambiental en el Peru pero hay que darle sustento para que los cambios sean profundos. Seria bueno que la gente informada se manifieste y suelte a los medios informacion importante para que se conozcan los daños y se castigue a los responsables.

Añadir nuevo comentario