Servicios en comunicación Intercultural

México: La II Cumbre de los Pueblos Indígenas: un viraje necesario, por Marcos MatÃas Alonso

Marcos_matias_2.jpgEl 27 al 29 de octubre pasado, tuve el honor de participar en la II Cumbre de Pueblos Indígenas de las Américas, celebrada en Buenos Aires, Argentina. La II Cumbre Indígena fue patrocinada por la Asamblea de las Primeras Naciones de Canadá (AFN) y la Organización de Naciones y Pueblos Indígenas de Argentina (ONPIA). El auspicio financiero provino fundamentalmente del gobierno de Canadá, complementado con los recursos del país anfitrión.

Mis notas de reflexión enfatizan algunas observaciones relevantes. Son comentarios basados en el examen de acontecimientos que viví de manera directa en Buenos Aires. Los principales sucesos que relato, los ví y escuché de forma personal, sin ninguna instancia de intermediación. Sin embargo, y a pesar de todo, puedo estar equivocado en algunas apreciaciones. Cualquier aclaración y/o precisión será bienvenida.

I. Presencias y ausencias

La II Cumbre Indígena congregó aproximadamente a 800 delegados indígenas. Cientos de rostros indígenas, desde Alaska a la Patagonia, llegaron a Buenos Aires dispuestos a discutir los grandes temas que preocupan a sus pueblos. Cerca de 100 delegados indígenas internacionales procedentes de todos los países de América. Los 22 pueblos indígenas de Argentina estuvieron plenamente representados en la Cumbre Indígena. Había ancianos, jóvenes y niños. Por supuesto, una gran cantidad de mujeres indígenas del continente. Eran caras y rostros indígenas no muy conocidos en el ambiente internacional. Sin embargo, nadie puede atreverse a dudar de su raíz indígena. Sus rostros con rasgos milenarios y voces ancestrales son testimonios contundentes de ser hijos de la gran nación de Abya Yala. Son parte de la gran familia de los pueblos indígenas del continente y, como tal, tienen legítimos derechos para hacer oír su voz.

Algunas de las grandes personalidades del movimiento indígena de América Latina decidieron no participar en la II Cumbre Indígena. La agenda general de la Cumbre, incluía la participación de Nicia Maldonado de CONIVE/Venezuela, Martha Sánchez de ANIPA/México, Héctor Huertas del Cónclave de Pueblos Indígenas de la OEA, Aucan Huilcaman del Consejo de Todas Tierras/Chile, Luis Macas de la CONAIE, Luis Evelis de ONIC/Colombia y Marcial Arias de Panamá.

Los principales líderes de las organizaciones regionales también brillaron por su ausencia. Ni Donald Rojas, en su carácter de Consejero Mayor del Consejo Indígena de Centro América (CICA) y tampoco ninguna de las dos representaciones de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA). Ambas organizaciones han dejado un vacío que no ha sido cubierto por ningún actor con representación supraregional.

Nadie puede negar que la falta de los principales líderes indígenas del continente debilitó la agenda de trabajo de la Cumbre Indígena. Así como hubo grandes ausencias de los líderes del movimiento indígenas latinoamericano, también las hubo de otras expresiones indígenas de Canadá y Estados Unidos de Norteamérica. Debemos reconocer que hubo debilidad en la interlocución y convocatoria política de ONPIA con el movimiento indígena de Abya Yal; también hubo limitada capacidad de AFN con otras fuerzas indígenas de Canadá y EE.UU. En una política de alianzas y pactos con el movimiento indígena de América, son lecciones que deben tomarse en cuenta.

La ausencia de las grandes personalidades del mundo indígena fue recompensada con la gran capacidad de convocatoria de una variedad de liderazgos con fuerte interés de participar en el escenario internacional. La experiencia obliga a reflexionar que el derecho al debate de los grandes temas no es patrimonio exclusivo de ninguna expresión o corriente del movimiento indígena.

II. La ceremonia de inauguración y sus lecciones

Los discursos inaugurales corrieron a cargo de los representantes del Gobierno de Argentina y Canadá. Siguieron las ceremonias espirituales de los ancianos de Canadá, Centro y Sudamérica. Las primeras reflexiones espirituales reivindicaron la enseñanza de los ancestros y el derecho soberano de guiar su propio futuro. Enfatizaron en la importancia del diálogo y la imperiosa necesidad de ayudarse unos con otros. “Todos somos uno… y juntos lograremos la fuerza”.

Víctor Capitán en su carácter de Presidente de ONPIA, destacó la importancia del debate político; recomendó hacer esfuerzos para generar propuestas constructivas y esbozó un panorama global de los contenidos de la agenda. En su alocución inaugural señaló que Argentina ha ignorado a los pueblos originarios y que es tiempo de hacer la reparación histórica.

Terminado el acto protocolario, los cientos de delegados indígenas hacían esfuerzos en ubicar los temas y contenidos de la agenda. Resultó algo complicado manejar una agenda en que los textos siempre aparecían en inglés y luego en español. Era evidente que el formato de la agenda fue elaborada primero en inglés y posteriormente su traducción al español. Estos temas, aparentemente triviales, evidenciaban el timón inicial del enfoque y la dinámica de la Cumbre Indígena. Con cierta dificultad, los delegados indígenas tomaron nota que se trabajaría en sesiones plenarias y en salas temáticas. Además, se disponía de espacios para la venta y exhibición del arte indígena y un auditorio para escuchar a los artistas y creadores indígenas.

Al abordar las “Generalidades del Borrador de la Declaración Indígena y el Plan de Acción”, vino el primer tropiezo que hizo girar toda la perspectiva del debate posterior. La ausencia de Nicia Maldonado fue reemplazada por otra delegada de ONPIA, quien lejos de exponer las generalidades: estructura, orientación y enfoque; presentó una lectura general del “Borrador de la Declaración Indígena”.

En el receso, los delegados indígenas intercambiaban sus impresiones. Todos coincidían en que los canadienses estaban “tirando línea”, sospechaban que era un documento “cocinado” y que sólo buscaban el aval de la asamblea plenaria para legitimar la Declaración. Empezaron a manifestarse molestias y preocupaciones. Además, los delegados coincidían que era un documento frío, débil, que no reflejaba la verdadera situación de los pueblos indígenas y tampoco exponía sus principales reivindicaciones para ser turnadas a la IV Cumbre de las Américas.

Los organizadores no supieron escuchar los malestares e inconformidades silenciosas y avanzaron con el desahogo de la agenda sin tomar ninguna acción emergente. Guiarse con la enseñanza de nuestros ancestros es saber escuchar el sentir, el pensar y el actuar de nuestros pueblos. Es una lección que debe aprenderse para evitar futuros episodios que debiliten y quebranten las bases de confianza mutua.

III. La segunda señal

Al abordar el temario del primero y segundo día, empezaron a surgir ideas y propuestas complementarias a la versión del “documento canadiense”. En el debate sobre el derecho a la libre determinación y en el tema sobre el territorio, la tierra y los recursos estratégicos de los pueblos indígenas, surgieron diversos cuestionamientos que más tarde serían propuestos en el documento final de la Declaración Indígena.

Por la noche del viernes 28, el Comité Técnico de Planificación de la Cumbre se reunió para revisar y consensar el documento final de la Declaración Indígena. En el desarrollo de la sesión, el Comité Técnico quedó rebasado por la fuerte presencia de más de 60 delegados indígenas interesados en hacer oír sus propuestas. Se dio lectura a cada uno de los párrafos de las cinco cuartillas y se hicieron recomendaciones para la modificación, eliminación o la adición de nuevos párrafos. Los delegados presentes en el debate me encomendaron la responsabilidad de retomar sus propuestas para la redacción de un nuevo texto con la inclusión de sus sugerencias. Sin duda, estábamos ante la posibilidad de trabajar un nuevo texto para la Declaración Indígena.

A las 11 AM del sábado 29 y en cumplimiento al compromiso contraído, entregué al Comité Técnico las nuevas propuestas sugeridas por la mayoría de los delegados indígenas. Por la tarde de ese mismo día estaba contemplada la clausura de la reunión y era indispensable trabajar a marcha forzada.

A las 14 horas de ese día, el Comité Político de la Cumbre Indígena se reunió para revisar las aportaciones del Comité Técnico. Fui invitado a esa sesión y con alarmante preocupación pude observar que las recomendaciones no habían sido tomadas en cuenta. Tanto el Comité Técnico, como el Comité Político, siguieron trabajando en el “documento canadiense”. Natalia Sarapura, vicepresidenta de ONPIA fue la primera en manifestar su temor por la posible reacción negativa en la aprobación de la Declaración. El delegado indígena del Salvador estaba sorprendido por la omisión de ambos Comités de no incorporar las recomendaciones de los delegados indígenas. Por mi parte, advertí del alto riesgo de intentar la aprobación de un documento que no reflejaba la situación indígena de América. Posiblemente el Comité Político consideró que nuestras palabras de preocupación eran sólo alarmistas y no hizo ninguna consideración a nuestras advertencias. Demasiado tarde comprenderían el error de no escuchar las observaciones y recomendaciones de mis hermanos indígenas.

IV. La plenaria

La plenaria estaba con mucha expectativa de conocer la versión final del documento de la Declaración Indígena. Se dio una lectura pausada y al final de la presentación, un delegado de las Antillas solicitó la palabra y pidió la aprobación y adopción del Documento. Se escuchó un rotundo ¡NO! y decenas de delegados levantaron su mano para pedir su intervención. Escuchamos participaciones y aclaraciones de hermanos indígenas de Chile, Bolivia, Ecuador, México, Perú, Argentina, Colombia, Guatemala, El Salvador y Honduras; exigiendo la no aprobación del “versión canadiense” y me pidieron presentar el documento con sus recomendaciones en la modificación, eliminación y/o adición de nuevas propuestas a los contenidos de la Declaración Indígena.

Presenté sus ideas, las recomendaciones principales y mostré la reorientación del enfoque de los contenidos. El reto fundamental fue cómo incorporar las nuevas ideas en la fusión de los documentos. Alejarse de la versión original sin perder el espíritu central de la nuevas voces indígenas que exigían una versión que dejara de ser tan frío y débil. El espíritu del águila y del cóndor nos enseña vuelos en las grandes alturas y nosotros necesitamos dignidad, valentía y coraje para tocar los temas medulares que lastiman la dignidad de nuestros pueblos.

Los delegados indígenas solicitaron la lectura en plenaria de la nueva versión con sus propuestas integradas. Al escuchar la nueva versión, se escuchó un nutrido aplauso y un consentimiento unánime por retomar nuevas ideas y planteamientos más acordes a la realidad de los pueblos indígenas del continente. Al pedir la palabra el presidente de ONPIA y el Jefe de la delegación canadiense, lo hicieron para sumarse al consenso y manifestar su acuerdo con el nuevo documento aprobado en plenaria. La voz del Jefe canadiense hizo retornar la armonía y la concordia unánime. Esbozo las principales ideas del documento aprobado:

  • Los pueblos indígenas rechazan y se oponen al plan expansionista del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Todos los acuerdos de integración económica son una amenaza en el despojo y destrucción de los territorios y tierras indígenas.
  • Los pueblos indígenas rechazamos la militarización de nuestras regiones. Condenamos todo tipo de terrorismo, provenga de donde provenga. Nos oponemos a las doctrinas de seguridad nacional que han servido para violar nuestros derechos como pueblos indígenas.
  • Con alarmante preocupación observamos el crecimiento de la pobreza en nuestros pueblos. La salud, educación y el derecho al trabajo siguen siendo insuficientes y limitados.
  • Exigimos protección jurídica de nuestras tierras, bosques y aguas en nuestras jurisdicciones.
  • Es altamente preocupante ver que los Gobiernos impiden la aprobación de nuevos instrumentos jurídicos internacionales para la protección de nuestros derechos; por lo tanto, exigimos la pronta aprobación del proyecto de Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU y el de la OEA.
  • Demandamos y exigimos el ejercicio de nuestro derecho a la libre determinación, autonomía y autogobierno. Al igual que otros pueblos de la tierra, reclamamos el sagrado derecho de decidir el rumbo de nuestro futuro.
  • Asumimos nuestro derecho ancestral e irrenunciable de proteger nuestros territorios, tierras y recursos estratégicos. Hemos sido, somos y seremos los mejores custodios de nuestro hábitat, que es la base fundamental de nuestra libre determinación como pueblos indígenas.
  • Exigimos que los Estados reconozcan el impacto negativo de sus políticas equivocadas sobre nuestros pueblos. El impulso de su desarrollo destructivo ha dañado a nuestra Madre Tierra.
  • Hacemos un llamado general para construir nuevas relaciones de respeto, sin discriminación ni exclusión hacia nuestros pueblos. El crecimiento alarmante de la pobreza nos debe obligar a tomar acciones emergentes.

V. Comentario final

Los temas anteriores marcan un viraje necesario de los principales resultados de la Cumbre Indígena. Sus resoluciones la alejan de ser una instancia “pro gubernamental” y defensores del libre comercio.

En la Declaración de Salamanca del pasado 15 de octubre, los Jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la XV Cumbre Iberoamericana, se olvidaron de la existencia de los pueblos indígenas. Ninguno de los mandatarios nacionales se atrevió a manifestar su preocupación sobre la vida de los pueblos originarios. Tuvo que ser José Saramago, premio Nobel de Literatura quien llamó la atención de la alarmante situación de los pueblos indígenas en el mundo.

En Argentina, los mandatarios que asisten a la IV Cumbre de las Américas, no deben cometer el error de ignorar las propuestas de los pueblos indígenas de Abya Yala.

Gracias a la voz de Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, quien con otros hombres y mujeres dignos de América, desde la Cumbre de los Pueblos han hecho un llamado a la reflexión y acción internacional.

Cierro mis comentarios con las siguientes ideas expresadas en algunos de mis encuentros y desencuentros con los mandatarios del continente:

“Señores Presidentes. Escuchen a los pueblos indígenas de América. Suspendan las negociaciones del ALCA. El Área de Libre Comercio es la aplicación de un modelo neoliberal que profundiza la pobreza y la exclusión social. Respeten y escuchen las voces discordantes. Es imprescindible aprender a escuchar las voces, posiciones y visiones del nuevo actor emergente de los pueblos indígenas. Deben ser capaces de comprender que hay otras miradas y tener la atención de acercarse a otros enfoques, aunque no compartan necesariamente todos sus puntos de vista. Deben ser flexibles y tolerantes, si no escuchan a tiempo, corren el riesgo de estrellarse con una realidad compleja que será difícil superar. Hace falta un mayor compromiso y voluntad política más firme y leal por parte de ustedes. Hasta ahora no han respondido a la altura de la responsabilidad histórica que sus naciones les confirieron. Hay una agenda de agravios y acumulación de reclamos insatisfechos. Los pueblos indígenas demandan ser escuchados. En el contexto de sus deliberaciones en la Cumbre de las Américas, escuchen la voz enérgica de nuestros pueblos que los interpela: Somos decenas de millones. No es una cifra que puedan darse el lujo de ignorar”.

Señores Presidentes: ¡Escuchen a los Pueblos Indígenas de América!

Marcos Matías Alonso es investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS/México).  Usted  puede escribirle a sus correos: [email protected], [email protected]

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Estuve en la Cumbre de Buenos Aires. Me parece excelente y acertado el informe de Marcos MatÃas Alonso. Creo que la Declaración no sólo plantea las justas demandas y reivindicaciones de los pueblos y las naciones indÃgenas, sino que está proponiendo otro modelo de estado, de desarrollo, de relación con la tierra y las personas, que es válido y necesario para todos. Un cordial abrazo, y gracias por su trabajo! Ramón Minieri. RÃo Colorado. RÃo Negro. Argentina.

YO TAMBIEN ESTUVE EN LA CUMBRE Y SI COMO A TODOS ME APRECIO QUE TODO ESTABA COCINADO DESDE EL SIMPOSIO DE DE JOVENES HASTA LA MISMA CUMBRE Y COINCIDO CON TOODO LO QUE UD. MANIFESTO LA VERDAD ESTE ES UN PASO GRANDE Y UNA GRAN VAKENTIA DE LOS PUEBLOS INDIGENAS AL DECIR NO AL DOCUMENTO UNA VE3Z MAS DEBEMOS SEGUIR LUCHANDO PARA QUE LOS ESPACIOS DE LIDERAZGO INDIGENAS SEAN DE NOSOSTROS LOS INDEGENAS LOS QUE TENEMOS COMUNIDADES Y PUEBLOS, LO FELICITO POR SU CAPACIDAD DE RETERCION DE CADA MOMENTO QUE PASAMOS EN BSAS YO SOY DE JUJUY ARGENTINA DE LA COMUNIDAD TUPI GUARANI 051 03884-424941/15521027 GRACIAS POR LA VIVENCIA DE ESE DIA

yosoy un nativo shuar nasido en macuma yo no estoy acuerdo con este tema dedl petroleo porque nosotros los jovenes shuar somoa avandonados por los autoridades de base como la F.P.S.E Y OTRAS ORGANISACIONES SHUAR elos asen negociasiones muy privado yolo digo bien claro rechaso el igreso delos petroleros en canton taisha y macuma ni pormas que nos paguen millonadas nolo aceptaremos ojo digo bien claro

Una cumbre no puede hacerse sin una representación de todos los pueblos indigenas y en otro caso con una mayorÃa significativa, el ausentismo de lÃderes que expresen sus puntos de vista es sumamente importante tanto para el debate, para la participación y para los trabajos de grupo que deben concluir en el plenario. Quiza mas que un análisis minusioso de esta cumbre se puede hacer un aportación que quede como experiencia en otra convocatoria, es por una parte la convocatoria a los lideres y lideresas de las poblaciones indigenas, esto supone no solo tener la relación de las organizaciones representativas y con presencia y experiencia internacional, sino la convocatoria de los grupos al interior de cada pais, donde tambien hay grupos reprensentativos y seudorepresentativos o proclives al gobierno o que no representan verdaderamente a las poblaciones que dicen representar. Por ello es importante tener un mapeo minusioso de que poblaciones existen, la cantidad y ubicación de los grupos poblacionales, asi como de los dirigentes. Ello deberÃa estar censado por los organismos internacionales y por las comisiones que proyectan dicha organizacion. Por el poco conocimiento que tengo de las poblaciones indigenas de la cuenca de Rio Tambo y de la cuenca del Ene, en satipo, Perú, puedo afirmar lo siguiente y que no he visto en las conclusiones de este plenario:
La mayor necesidad de los pueblos indÃgenas es el marco legal de sus territorios, documentos que es obligación del gobierno y que les deben significar el tomar decisiones sobre el lugar que les corresponde ancestralmente. Aqui hay problemas con los colonos ( no con todos, por supuesto)sino con los que comercializan y estafan a estos grupos, con los empresarios madereros, por ejm que desvastan los bosques y no tienen ninguana polÃtica de reforestación, las empresas mineras y petroleras que con anuencia de los gobiernos desvastan la tierra y las politicas asistencialistas que no ayudan, sino perenizan los problemas vigentes.

Por otro lado el respeto a su cultura y cosmovision, esto supone en las politicas nacionales, tanto de educación, salud, agro etc. se respete la cultura, se incentive el desarrollo y estudio de las lenguas nativas, aparte del idioma dominante. Y el respeto a su cultura sin llegar a extremismos de dejarlos como estan, creo que ellos deben aprender a domesticas muchos de los animales que ahora los cazan, pero tambien incorporar animales domesticos ( como lo hacen en la actualidad), ademas de respetar su cosmovision, su mistica y formas chamánicas, que han sido extirpadas por religiones fundamentalistas y muy dogmaticas.

Las generaciones jovenes de indigenas, son grupos que tienen en algun porcentaje acceso a una mejor educación y en muchos casos hay grandes promesas como lÃderes comunitarios entre ellos y ellas, por tanto en las convocatorias se debe impulsar a que tambien vengan representantes jóvenes de estos colectivos y no esten solo los mismos dirigentes, motivo que en muchos casos molesta a estos grupos.

Decia el presidente de Venezuela hace un par de años que mientras los presidentes de las americas andamos de cumbre en cumbre los pobres andaban de abismo en abismo. Lo cual evidencia que muchas cumbres tienen un papel fundamental en la partipación del gran mayorÃa del colectivo convocado y la plenaria son solo lineas guias de posibles programas que deberÃan incorporarse en las polÃticas regionales y nacionales de cada paÃs.

La otra tarea fundamental de estos eventos es la interelación y vinculación de grupos similares, quiza mas por las politicas de exclusion, razon por la que es importante el intercambio de experiencias, de estrategias y de frentes de lucha sobre todo para defender sus derechos.

Con estos comentarios no quiero de ninguna manera opacar la entusista participación y aporte de estos eventos, pero si en dar algunas reflexiones sobre aspectos fundamentales que se deben considerar en la realización de dichos eventos, donde los verdaderos protagonistas deben participar y aprender a participar y sobre todo saber que no estan solos, que hay mucha gente ( quiza no demasiado) que compartimos su larga lucha por sus derechos y los duros golpes que han recibido a lo largo de la historia de la civilización.

nota: creo que hay mucho que tenemos que aprender de estas poblaciones naturales, que durante cientos de años han sabido valorar la naturaleza y han aprendido a convivir con la naturaleza. Muchas de las innumerables especies en extinción son parte de estos lugares en riesgo, y hay muchas especies que estan quebrando la cadena ecológica. Pero sobre todo son estos seres tan humanos como nosotros que siguen excluidos y que tenemos que sumarnos a ese grito de lucha.

daniel alfaro patiño

la informacion esta muy larga no la podrian resumir

Añadir nuevo comentario