Servicios en comunicación Intercultural

Lima: alcaldes de ultraderecha amenazan cultura y memoria histórica

Foto: ANDINA/Juan Carlos Guzmán

No les bastó con borrar el mural de Máxima Acuña. Ahora buscan atentar contra el Lugar de la Memoria y la escultura que honra a víctimas del conflicto armado interno.

Servindi, 9 de enero, 2023.- La ultraderecha que llegó al poder municipal en Lima ha emprendido una arremetida que amenaza la cultura y pretende alterar la memoria histórica en la capital del país.

No satisfechos con borrar el mural de la defensora Máxima Acuña, ahora buscan ceder el Lugar de la Memoria (LUM) a las Fuerzas Armadas y desaparecer la emblemática escultura “El ojo que llora”.

Defensora borrada

La primera señal de esta arremetida que es protagonizada por los nuevos alcaldes que llegaron al poder de la mano del partido ultraderechista Renovación Popular (RP) se dio en Barranco.

El 5 de enero, el mural de la defensora de la tierra Máxima Acuña situado en este distrito limeño apareció sorpresivamente cubierto por una gruesa capa de pintura amarilla.

La eliminación del mural se realizó por obra y gracia de la nueva alcaldesa de Barranco, Jessica Vargas, de Renovación Popular, quien decidió iniciar de esta manera su gestión edil.

El mural, pintado por el artista Erick Cárdenas en 2021 en el marco de las celebraciones del Bicentenario del Perú, graficaba el empuje de las mujeres que lucharon desde el anonimato por su familia y comunidad.

Antes y después del mural de Máxima Acuña que fue borrado por nueva gestión municipal de Barranco. Foto: Internet 

Máxima Acuña es una agricultora y defensora ambiental reconocida por su lucha contra el megaproyecto minero Conga, en Cajamarca, que la llevó a recibir el Premio Medioambiental Goldman, en 2016.

La eliminación del mural solo podría explicarse bajo la óptica ultraderechista que percibía esta obra como una muestra de “odio” y “polarización”, tal y como dio a entender el congresista Alejandro Cavero.

Esto, según un mensaje que publicó en Twitter donde felicitó la decisión de la alcaldesa Jessica Vargas de borrar el mural. “Se tiene que gobernar para todos, sin ideología ni manipulación”, dijo.

Lo cierto es que no todos en el distrito piensan así. Por ello, el 8 de enero un grupo de vecinos se concentró en la Plaza de Barranco para protestar contra este atentado cultural.

En la protesta también se recordó a la artista afroperuana que nos representó en los Grammys, Rosa Guzmán León, quien también tenía un mural en el distrito que ha sido borrado.

Jessica Vargas (alcaldesa de Barranco) y Rafael López Aliaga (alcalde de Lima), ambos de Renovación Popular. Foto: Facebook de RLA

LUM y ojo que llora

Para la ultraderecha esto no parece suficiente, y ahora buscan atentar contra otros dos emblemas de la memoria histórica en la capital de la mano de su figura más notoria: Rafael López Aliaga.

López Aliaga, el nuevo alcalde de Lima, también de Renovación Popular, tiene en la mira al Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social (LUM) y a la escultura “El ojo que llora”.

“Basta ya de estos museos de la memoria y la reconciliación que no tienen nada de memoria y reconciliación. Ahí (…) predican esto, los baños de sangre, esa es su mentalidad”, indicó en un reciente discurso.

El LUM, administrado por el Ministerio de Cultura, es un espacio de conmemoración pedagógico y cultural que alberga la historia de violencia ocurrida en el Perú entre los años 1980 y 2000.

Según López Aliaga, en el lugar “se escribe una narrativa donde los mismos guías te mienten descaradamente poniendo a las Fuerzas Armadas y la Policía como si fueran agresoras”.

Alcalde de Lima ha emprendido contra espacios de memoria histórica en Lima, entre ellos el LUM (arriba) y el Ojo que llora (abajo). Foto: Internet 

Por otra parte, el “Ojo que llora”, ubicado en el Campo de Marte, distrito de Jesús Maria, honra y preserva la memoria de las víctimas del conflicto armado interno que sufrió el país.

Fastidiado por la memoria que protegen estos espacios, el burgomaestre propuso que pasen a ser administrados por las Fuerzas Armadas y la Policía, los supuestos agraviados.

“Que nos cuenten la historia como es. Quien mejor que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para decirnos lo que han sufrido peleando por la patria”, añadió el alcalde de Lima.

Según el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, el conflicto armado interno en Perú dejó unas 69.000 víctimas, el 46% provocado por Sendero Luminoso y 30% por agentes del Estado.

Si bien el grupo subversivo perpetró diversas condenables masacres, esto no elimina los crímenes también efectuados por militares bajo la estrategia de tierra arrasada: matar a sospechosos e inocentes.

 

Te puede interesar:

Perú: 16 heridos en el sur en nueva jornada de protestas

Servindi, 7 de enero, 2023.- Al menos 16 personas resultaron heridas en las protestas registradas el 6 de enero en Puno y que se concentraron en el sur peruano en una nueva jornada de manifestaciones. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

La narrativa de que en el Perú hubo un conflicto armado interno no se ajusta a la realidad; lo que hubo fue el ataque a las estructuras políticas, físicas y humanas de nuestro país por parte de una organización terrorista que, por métodos sanguinarios, como asesinar a machetazos comunidades enteras de hombres-mujeres y niños que se oponían a su ideología, trató de apoderarse del país por la fuerza , la brutalidad y el terror, para imponer dicha ideología; eso fue una verdadera criminalidad de lesa humanidad que ni siquierea se permite mencionar en los libros de historia. Es verdad que en el proceso de combatir el terrorismo las FFAA cometieron muchos excesos execrables y condenables (que si se registran en los libros); pero no por ello se puede olvidar los que cometió Sendero Luminoso o incluso el MRTA; y, valgan verdades, sus actuales seguidores solo tratan de hacernos olvidar aprovechando los requicios que les permite en nuestro país la democracia y la tolerancia que ellos no tienen. Para ser justos, debería existir también un lugar del recuerdo que registre con la misma crudeza y sin sesgos la insanía de esta banda terrorista y la del MRTA, que no se observa en el LUM. La historia de la humanidad demuestra que ningún extremo es bueno porque siempre habrá perdedores. El camino del medio es el que mayores beneficios brinda.

Añadir nuevo comentario