Servicios en comunicación Intercultural

Más de 100 fuentes contaminantes perjudican el lago Titicaca

Foto: Municipalidad de Coata

De ellas, 32 corresponden a aguas residuales domésticas, 25 a actividades mineras, 6 a residuos mineros y 50 a residuos sólidos, según un último estudio.

Servindi, 1 de agosto, 2022.- Unas 113 fuentes contaminantes perjudican la calidad de las aguas del lago Titicaca, el navegable más alto del mundo que comparten Bolivia y Perú.

De ellas, 32 corresponden a aguas residuales domésticas, 25 a actividades mineras, 6 a residuos mineros y 50 a residuos sólidos, según el último inventario de la Autoridad Binacional del Lago Titicaca (ATL).

El estudio, publicado a fines de junio de 2022, es la más reciente medición de los contaminantes que afectan al Titicaca. ¿Qué se está haciendo para salvar este maravilloso ecosistema?

El lago Titicaca

Es el lago navegable más alto del mundo, ubicado en los Andes centrales, a una altitud media de 3812 metros sobre el nivel del mar, entre Bolivia y Perú.

Con una antigüedad estimada de 3 millones de años, posee un área de 8300 km² de los cuales el 56 % corresponde a Perú y el 44 % a Bolivia

La temperatura del agua se sitúa en 13° de media y más de 25 ríos vierten sus aguas en este lago que contiene una riqueza cultural, animal y vegetal inigualables.

Sin embargo, este ecosistema no es ajeno a diversas amenazas de contaminación que, tras décadas de persistencia, han perjudicado más que solo la calidad del agua en el lago.
 

Foto: Andina

Factores de contaminación

El reciente inventario de la ATL confirma lo que por años se sospechaba —que la contaminación en el Titicaca proviene de varios actores— y ofrece una proporción de la magnitud de cada uno.

Por ejemplo, revela que el aporte de contaminación de residuos sólidos llega a un 44,25 % y el de las aguas residuales a un 28,23 %.

Además, refiere que la labor minera aporta una contaminación de 22,12 % y el residuo minero de 5,31%.

“El lago Titicaca es el único receptor de toda la carga contaminante que generan las actividades socio-económicas” desarrolladas en el ámbito de sus cuencas, tanto en Perú como en Bolivia, concluye el inventario.

Consecuencias

La contaminación del lago Titicaca ha puesto en riesgo la calidad de sus aguas y de las especies que habitan en ella.

En 2014, una investigación de la Universidad de Barcelona encontró mercurio, zinc, cadmio y cobre en cuatro especies de peces del lago, cuyos niveles están por encima del permitido para el consumo humano.

Además, el estudio determinó que el agua del lago contiene un alto nivel de plomo que tampoco es apto para el consumo humano.

El consumo de residuos de metales pesados puede ocasionar enfermedades como anemia, problemas intestinales, osteoporosis, problemas mentales y hasta ser mortal.

La población tampoco puede usar esta agua contaminada para asearse, pues provocaría granos en la piel y enrojecimiento de los ojos, como ya se veía en muchos niños para 2017, según un informe periodístico.

A esto se suma que, en las últimas tres décadas, el Titicaca ha perdido el 90 % de especies nativas, debido principalmente, a la sobrepesca y la contaminación, según un reciente diagnóstico de la ATL.

Se calcula que 20 especies de peces Orestias se han extinguido en todo el lago durante las últimas seis décadas; mientras tanto, otras seis están al borde de la extinción, según este estudio.

El desastre ecológico también afecta a otras especies como el zambullidor del Titicaca. Unas 119 aves acuáticas de esta especie fueron halladas muertas en 2019, en territorio peruano.
 

Foto: Andina

¿Qué se hace para salvar el Titicaca?

Aunque los reportes sobre la contaminación en el Titicaca datan de hace más de una década, la situación en el lago navegable más alto del mundo no cambiado para bien.

La falta de planificación urbana, la ausencia de una gestión integrada de la cuenca y la carencia de infraestructura adecuada para tratar aguas residuales son algunos factores que mantienen el problema.

A ello, se suman, como ya veíamos, las prácticas insostenibles de uso de suelos y actividades extractivas, como la minería, que impactan los ecosistemas de la cuenca del Titicaca.

No obstante, hay algunas iniciativas que, aunque no atacan el problema de raíz, son valiosas por su incidencia en la conservación y sensibilización de la población frente al problema.

En mayo pasado, la ATL puso en marcha en Bolivia un laboratorio para la reproducción de peces de la cuenca del Titicaca que están en riesgo de extinción por factores como la sobrepesca y contaminación.

Además, desde 2017 existe la red de Mujeres Unidas en Defensa del Agua, que integra a defensoras aymaras y quechuas que reciclan plástico de las playas y sensibiliza a jóvenes en las escuelas.

La red también dialoga con las autoridades y hasta mide la calidad del agua del lago. Actualmente piden que el Titicaca sea declarado sujeto de derechos en Perú, como ocurrió en Bolivia, en 2021.

Desde el Gobierno peruano, por su parte, informaron a mediados del último julio que expertos peruanos y extranjeros trabajarán en la recuperación ambiental del lago Titicaca.

Esto, luego de que el ministro del Ambiente, Modesto Montoya, se reuniera con investigadores de Perú y Bolivia para coordinar la ejecución de acciones conjuntas con este fin.

 

Te puede interesar:

Las defensoras de la vida que se extingue en el lago Titicaca

En las últimas tres décadas, el Titicaca, en su superficie total de 8200 kilómetros cuadrados, ha perdido 90 % de especies de peces nativos debido, principalmente, a la sobrepesca y la contaminación, según un reciente diagnóstico de la Autoridad Binacional Autónoma del Lago Titicaca. Seguir leyendo...

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Comportamientos de subhumanos...
Respetemos la Naturaleza

Añadir nuevo comentario